En el nombre del Padre y del Hijo
y del Espíritu Santo estamos aquí
(bis)
Para alabar y agradecer
bendecir y adorar estamos aquí,
Señor, a tu disposición
Para alabar y agradecer
bendecir y adorar
te aclamamos Dios lleno de amor.
Festividad: 6 de Agosto
Niños mártires
que fueron
degollados por su
amor a Cristo.
Patronos de Alcalá de Henares
Los que gobernaban en la
Hispania Cartagiennse,
convencieron al emperador
Diocleciano de que los
verdaderos enemigos del
Imperio romano eran los
llamados cristianos, quienes no
compartían las prácticas
normales de la vida romana, ya
que:
•no iban al circo
•ponían auténtico reparo a verse
en las termas;
•su matrimonio les dura para
toda la vida
•a los hijos no los exponen jamás
a la muerte;
•comparten el pan y las casas,
pero no la cama.
Estas cosas podían
perdonárseles porque son
honestas, pero son considerados
peligrosos porque rechazan a los
dioses romanos y adoran a Cristo
más que a su propia vida. Por
ello, son una fuerza potencial
inmensa que puede volverse
contra el Imperio si se lo
proponen.
Escapan a la autoridad del César
y por tanto deben ser
destruidos.
Empieza una persecución fuerte
y cruel que deja un rastro de
sangre cristiana, entre ellos los
niños Justo y Pastor.
Sólo sabemos de Justo y Pastor
que eran dos niños, como de
siete y nueve años, y que
murieron degollados por
presentarse espontáneamente
ante Daciano, manifestando su
condición de discípulos de
Cristo; sufrieron martirio los
dos hermanos al ser degollados
probablemente en las afueras de
la ciudad llamada entonces
Complutum y ahora Alcalá de
Henares.
Llegan a ser nombrados los
Patronos de Alcalá y de toda la
archidiócesis de Madrid.
No quiso Asturio, el obispo de
Toledo, dejar ya la ciudad
complutense después del
hallazgo de sus restos. Así llegó
Complutum a ser sede episcopal
y él su obispo primero. Allí
mismo edificó en su honor la
primera basílica.
Festividad: 6 de julio
“Pequeña y dulce
mártir de la
pureza”
María nace el 16 de octubre de
1890, en Corinaldo (Ancona,
Italia), en el seno de una familia
pobre de bienes terrenales pero
rica en fe y virtudes. Al día
siguiente de su nacimiento es
bautizada y consagrada a la
Virgen. Recibirá el sacramento de
la Confirmación a los seis años.
María no tarda en revelar una
inteligencia y una madurez
precoces. Es como el ángel de la
familia: no hay en ella atisbo de
capricho, desobediencia o
mentira.
Su madre contará que el rosario
le resultaba necesario y, de
hecho, lo llevaba siempre
enrollado alrededor de la muñeca.
De la contemplación del crucifijo,
María se nutre de un intenso
amor a Dios y de un profundo
horror por el pecado.
Hace la Primera
Comunión el 29 de
mayo de 1902.
La recepción de la
Eucaristía aumenta
su amor por la
pureza y la anima a
tomar la resolución
de conservar esa
virtud a toda costa.
Su padre se había asociado con
Giovanni Serenelli y su hijo
Alessandro.
Desde la muerte del padre, su
madre siempre está en el campo
y ni siquiera tiene tiempo de
ocuparse de la casa, ni de la
instrucción religiosa de los más
pequeños. María se encarga de
todo. Por su parte, Giovanni, cuya
esposa había fallecido, no se
preocupa para nada de su hijo
Alessandro, joven robusto de
diecinueve años, grosero y
vicioso.
Alessandro hace proposiciones
deshonestas a la inocente María
que rechaza la adulación y las
amenazas. Suplica a su madre que
no la deje sola en casa, pero no
se atreve a explicarle claramente
las causas de su pánico, pues
Alessandro la ha amenazado. Su
único recurso es la oración.
El 5 de julio, Alessandro trata de
abusar de María, ante su
resistencia, la atraviesa a
cuchilladas.
En el hospital no hay nada que
hacer. María se confiesa con toda
lucidez. No se lamenta, y no deja
de rezar y de ofrecer sus
sufrimientos a la santísima
Virgen.
El capellán del hospital la asiste,
en el momento de darle la
sagrada Comunión, la interroga:
"María, ¿perdonas de todo
corazón a tu asesino?". Ella le
responde: "Sí, lo perdono por el
amor de Jesús, y quiero que él
también venga conmigo al
paraíso”.
El día 6 de julio de 1902 muere a
las tres de la tarde. No había
cumplido los doce años.
Años más tarde su asesino, tras
haber cumplido casi entera su
condena, se arrepiente
profundamente de lo hecho e
ingresa en la orden tercera de
San Francisco.
El papa Pío XII la canonizó el día
24 de junio de 1950 y la definió
como “pequeña y dulce mártir de
la pureza”
El Papa Juan Pablo II la presenta
especialmente como modelo para
los jóvenes: "Nuestra vocación
por la santidad, que es la
vocación de todo bautizado, se ve
alentada por el ejemplo de esta
joven mártir…” Por eso el Papa no
teme decir a los jóvenes: "No
tengáis miedo de ir
contracorriente, de rechazar los
ídolos del mundo". y explica:
"Mediante el pecado, damos la
espalda a Dios, nuestro único
bien, y elegimos ponernos del
lado de los ídolos que nos
conducen a la muerte y a la
condenación eterna, al infierno".
María Goretti "nos alienta a
experimentar la alegría de los
pobres que saben renunciar a
todo con tal de no perder lo único
que es necesario: la amistad de
Dios...
VEN ESPÍRITU SANTO
Ven, ven, ven, Espíritu Santo
transforma mi vida
quiero renacer (bis)
Quiero abandonarme
en tu amor,
encharcarme en tus ríos Señor,
derribar las barreras en
mi corazón (bis)
Festividad: 9 de marzo
Patrono de los
monaguillos y
coros de niños.
Nace en Riva de Chieri, Italia, el
2 de abril de 1842.
Durante su infancia la madre lo
lleva a la Iglesia, muchas veces la
puerta del templo está cerrada.
Entonces se arrodilla. Su mente y
su corazón vuelan al Sagrario.
Aprende a ayudar a Misa. Llegará
a ser un monaguillo ideal.
En el año de 1849, a los siete años
de edad, hizo la Primera
Comunión, sus propósitos fueron:
1. "Me confesaré muy a menudo y
recibiré la Sagrada Comunión
siempre que el confesor me lo
permita".
2. "Quiero santificar los días de
fiesta".
3. "Mis amigos serán Jesús y
María".
4. "Antes morir que pecar".
Don Bosco dijo que estos
recuerdos fueron la norma de
todos sus actos hasta el fin de su
vida.
Domingo 29 de octubre de 1854.
Fecha histórica. Domingo entra a
formar parte de la familia de Don
Bosco en Turín.
Don Bosco dijo en el sermón de un
domingo de Cuaresma: “Dios
quiere que todos nos hagamos
santos”.
Don Bosco le hizo ver a Domingo,
en qué hacía él consistir la
santidad.
Nada de obras extraordinarias,
sino exactitud y fidelidad en el
cumplimiento de los propios
deberes de piedad y estudio. Y
estar siempre alegres.
"No necesitas ningún cilicio, le
había dicho Don Bosco. Con
soportar pacientemente y por
amor a Dios, el calor, el frío, las
enfermedades, las molestias, y a
los compañeros y superiores, ya
tienes bastante".
Su salud era delicada, sufrió una
pleuresía y murió el 9 de marzo de
1857. En abril iba a cumplir los
quince años.
Cuando se planteó la causa de su
Beatificación y Canonización se
preguntaron si podía un joven de
15 años practicar una virtud
heroica.
Hasta el presente la Iglesia no
había canonizado a ningún
adolescente que no fuera mártir.
El Papa Pío X no tuvo dificultad en
dar su opinión:
“Es una razón más
para canonizarlo.
¡Es tan difícil para
un joven practicar
de un modo
perfecto la
virtud!.
La vida que de él escribió Don
Bosco y que he leído, nos ha dado
la idea de un joven ejemplar que
merece ser presentado como
modelo de perfección. Todo lo que
se puede decir de bueno sobre
Domingo es poco. “
MOMENTOS DE LA VIDA DE
SANTO DOMINGO
Un castigo injusto
Un día el maestro
ve la estufa llena
de piedras. Se
enfada mucho.
Un alumno, con fama de travieso,
culpa a Domingo, ya que era el
único que había estado dentro de
la clase. Domingo baja los ojos y
cambia de color. Comprende que
el momento es penoso y difícil.
Se pone a prueba su virtud.
Nadie puede creer que haya sido
Domingo. Los culpables del hecho
lo habían planeado todo bien.
Ellos hablan y acusan. Domingo
calla.
El maestro se dirige finalmente a
Domingo y lo reprende
fuertemente.
Todo se supo al día siguiente,
cuando aparecieron los
verdaderos culpables. La
reputación de santo que tenía
Domingo aumentó
considerablemente desde aquel
día.
"Vemos aquí el ejercicio heroico
de tres virtudes: La humillación
libremente aceptada y
practicada delante de los
compañeros y del maestro. La
caridad para con los culpables,
cuya culpa acepta, y un inmenso
amor a Dios, en cuyo nombre
sufre pacientemente la calumnia,
que recuerda al Divino Salvador
injustamente acusado por los
hombres".
Ejemplos edificantes
1. A uno que acaba de
blasfemar se le acerca
bondadosamente y lo lleva a la
Capilla.
-Arrodíllate aquí, a mi lado le
dice. Mira hacia allá. Ahí donde
ves una lamparita, ¡ahí está
Cristo! Tú le has ofendido con
esa blasfemia que has
pronunciado. Ahora vas a repetir
conmigo lo siguiente: "Sea
alabado y reverenciado en todo
momento el santísimo y divinísimo
Sacramento".
Aquel muchacho que momentos
antes parecía un perro rabioso,
se ve ahora transformado en un
manso corderito en manos de
Domingo, que es todo caridad y
paciencia.
2. Un día se le acercó un
muchacho y le gritó:
-¡Cállate, santurrón, vete a
predicar a la Iglesia! Deja a los
otros en paz, ¿qué te importa a
ti?
-Me importa mucho -le respondió
Domingo sin acobardarse-. Me
importa porque todos somos
hermanos. Me importa porque
Dios nos manda que nos ayudemos
mutuamente. Me importa porque
Cristo murió por todos y también
por ti. Me importa porque si yo
logro salvar un alma, salvo
también la mía.
Fueron muchos los jóvenes que
Domingo ganó para Cristo
Un ejemplo heroico de caridad
Dos muchachos acaban de tener
una pelea muy fuerte y deciden
continuar con un duelo a
pedradas.
Domingo reza y se encomienda al
Señor,
Domingo insiste,... les habla,... les
amenaza con decírselo a los
padres y maestros. Todo inútil.
Antes de empezar el duelo,
Domingo saca un crucifijo, lo
levanta en alto y les dice:
-Mirad a este crucifijo, arrojad
la primera piedra contra mí y
decid en voz alta estas palabras:
Jesucristo murió perdonando a
los que le crucificaban, y yo,
pecador, quiero ofenderle y
vengarme bárbaramente.
Dicho esto, corre a arrodillarse
ante el que parecía más furioso y
le dice:
-¡Lanza primero la piedra contra
mi cabeza!.
-El muchacho que no se esperaba
tal cosa, queda sorprendido y, al
ver a Domingo arrodillado en
tierra como una víctima que
esperaba el golpe fatal, se
conmueve.
-No, Domingo -grita-, no me pidas
eso. No tengo nada contra ti. Tú
eres mi amigo.
Domingo se levanta y corre hacia
el otro y le pide lo mismo.
También este se conmueve y baja
la mano.
Domingo se alza de nuevo y
abraza a uno y a otro e impide
que sigan peleando.
Otra intervención heroica
Un día Urbano Ratazzi y un grupo
de compinches llenan de nieve la
estufa del salón donde están
jugando los demás compañeros, y
estropean la calefacción.
Urbano se enciende, la ira se le
sale por los ojos y la boca e
insulta a Domingo.
Al ver la serenidad de Domingo,
Ratazzi se enfurece más y le
descarga dos fuertes puñetazos.
Domingo baja la cabeza en
silencio. Ha ofrecido sus dos
mejillas y su pensamiento vuela al
altar del sacrificio, donde a
diario pasaba él sus ratos
contemplando el rostro
ensangrentado de Cristo.
Domingo, como si nada hubiera
pasado, ayuda a ordenar el local.
A quien le pregunta porqué ha
permanecido en silencio,
responde con sencillez, que ha
trabajado tanto en dominar el
carácter, en no perder el control,
en imitar a Cristo, que en aquel
momento ha sabido poner freno
sus pasiones, con la ayuda de
Dios.
GLORIA
Gloria
Gloria a Dios Padre
Creador del cielo, tierra y mar (bis)
Ni las murallas de Jericó
Resistieron tanto poder (bis)
Gloria
Gloria a Jesús
Salvador del cielo, tierra y mar (bis)
Ni las murallas de Jericó
Resistieron tanto poder (bis)
Gloria
Gloria al Espíritu
Santificador del cielo, tierra y mar
(bis)
YO TENGO UN AMIGO QUE ME AMA
Yo tengo un amigo que me ama
Me ama, me ama
Yo tengo un amigo que me ama
Su nombre es Jesús
Y estaremos en su viña, trabajando
En la viña del Señor (bis)
Tú tienes un amigo que te ama
Te ama, te ama
Tú tienes un amigo que te ama
Su nombre es Jesús
Tenemos un amigo que nos ama
Nos ama, nos ama
Tenemos un amigo que nos ama
Su nombre es Jesús
REY DAVID
Cuando el espíritu de Dios está en mí
Yo canto como el rey David (bis)
Yo canto, yo canto, yo canto
Como el rey David. (bis)
Cuando el espíritu de Dios está en mí
Yo rezo como el rey David (bis)
Yo rezo, yo rezo, yo rezo
Como el rey David. (bis)
Cuando el espíritu de Dios está en
mí
Me muevo como el rey David (bis)
Me muevo, me muevo, me muevo
Como el rey David. (bis)
Cuando el espíritu de Dios está en mí
Yo aplaudo como el rey David (bis)
Yo aplaudo, yo aplaudo, yo aplaudo
Como el rey David. (bis)
Cuando el espíritu de Dios está en mí
Yo canto, yo rezo, me muevo y
aplaudo
como el rey David (bis)
AVE MARIA DE LOS NIÑOS
Yo era pequeño, casi no me
acuerdo, cuando era de noche al
pie de la cama
Juntaba las manos y rezaba
deprisa pero rezaba como alguien
que ama
En las AVES MARÍAS
que yo rezaba
siempre me comía
algunas palabras
Estaba rezando
y acababa dormido
pero dormido
como alguien que ama.
Ave María madre de Jesús,
el tiempo pasa no vuelve más,
Echo de menos aquellos días
que te llamaba mamá
Ave María madre de Jesús (bis)
TOMADO DE LA MANO
Tomado de la mano con Jesús
yo voy
le sigo como oveja
que encontró al pastor
Tomado de la mano con Jesús
yo voy
a donde Él va (bis)
Si Jesús te dice: Amigo,
deja todo y ven conmigo
donde todo es más hermoso
y más feliz (bis)
Tomado de la mano con Jesús
yo voy
le sigo como oveja
que encontró al pastor
Tomado de la mano con Jesús
yo voy
a donde Él va (bis)
ORACIÓN POR LAS FAMILIAS
Bendecid, Oh Señor
las familias, amén
Bendecid, Oh Señor,
la mía también (bis)
La familia comience sabiendo
porqué y dónde va
y que el hombre retrate la gracia
de ser un papá
La mujer sea cielo, ternura,
afecto y calor
y los hijos conozcan la fuerza
que tiene el amor.
Bendecid, Oh Señor,
las familias, amén
Bendecid, Oh Señor,
la mía también (bis)
Que ninguna familia comience
En cualquier de repente
Que ninguna familia se acabe
por falta de amor
La pareja sea el uno en el otro
de cuerpo y de mente
Y que nada en el mundo separe
un hogar soñador
La familia comience sabiendo
porqué y dónde va
y que el hombre retrate la gracia
de ser un papá
La mujer sea cielo, ternura,
afecto y calor
y los hijos conozcan la fuerza
que tiene el amor.
Bendecid, Oh Señor,
las familias, amén
Bendecid, Oh Señor,
la mía también (bis)
CELEBRA LA VIDA
No se si soñaba,
No se si dormía,
y la voz de un ángel dijo que te diga,
Celebra la Vida.
Piensa libremente
ayuda a la gente
y por lo que quieras
lucha y sé paciente
lleva poca carga,
a nada te aferres,
porque en este mundo,
nada es para siempre.
Búscate a Jesús,
que sea tu guía,
no hieras a nadie,
reparte alegría.
Celebra la vida,
celebra a Jesús,
que nada se guarda
que todo te brinda.
Celebra la vida,
celebra a Jesús,
segundo a segundo,
y todos los días.
Y si alguien te engaña,
al decir te quiero,
pon más leña al fuego
y empieza de nuevo.
No dejes que caigan
tus sueños al suelo
que mientras mas amas
mas cerca esta el cielo.
Grita contra el odio,
contra la mentira,
que la guerra es muerte
y la paz es vida.
Celebra la vida,
celebra a Jesús,
que nada se guarda
que todo te brinda.
Celebra la vida,
celebra a Jesús,
segundo a segundo.
VEN ESPÍRITU SANTO
Ven, ven, ven, Espíritu Santo
transforma mi vida
quiero renacer (bis)
Quiero abandonarme
en tu amor,
encharcarme en tus ríos Señor,
derribar las barreras en
mi corazón (bis)
Descargar

Diapositiva 1