EL OCTAVO MANDAMIENTO
No darás testimonio falso contra tu prójimo
(Ex 20, 16).
Se dijo a los antepasados: No perjurarás, sino que
cumplirás al Señor tus juramentos (Mt 5, 33).
Padre Marcelo Rivas S.
Cumaná, 19,07,05
Vivir en la mentira es vivir en la oscuridad
Cuidado con aquello …
Se puede mentir de forma blanca o las llamadas mentiras
Piadosas. Se dice que frente al enfermo se le oculta la gravedad de
su enfermedad. Mamá no le dice toda la verdad al esposo acerca de
sus hijos para no acusarle molestias. Frente al retardo inventamos
una excusa para justificarnos.
Pero, de verdad y nada más que la verdad, nunca es lícito
mentir. Ni siquiera para evitar males mayores. Ese nunca no admite
excepciones.
De plano la mentira es intrínsicamente mala, es decir, que no
es mala porque se prohíba, sino que es mala en si misma.
Vivir en la mentira es vivir en la oscuridad
Aclaremos …
Mentir es falsear la verdad en las relaciones con el prójimo.
Hay que vivir en la verdad.
Antiguo Testamento:
Dios es la fuente de toda la verdad (Proverbios 8,7.
La ley es fuente de la verdad (Salmo 119)
NUEVO TESTEMENTO:
Jesucristo es la verdad (Juan 1,14)
Permanecer en él es vivir en la verdad (Juan 12,46)
Jesús enseña a sus discípulos cuando es Sí, es Sí y cuando
es no, es no. (Mateo 5,37)
Vivir en la mentira es vivir en la oscuridad
CAUSAS …
•En la familia se nos enseñó o se nos permitió mentir.
•Pensar que nadie es sincero y por tanto se puede vivir
mintiendo.
•Tener miedo a la verdad por eso se miente constantemente.
Por miedo a volver a fracasar no se sigue estudiando o
buscando trabajo.
•Por temor o falso respeto a la autoridad se miente y se
oculta la verdad.
Vivir en la mentira es vivir en la oscuridad
Se hace necesario …
Cultivar la sinceridad. Se hace necesario que
todos tengan la verdad en sus palabras, evitando la
duplicidad y por ende la hipocresía.
Sería imposible vivir en la mentira. Sería
insoportable la convivencia.
Todo el que quiera vivir cristianamente tiene la
necesidad de “vivir en la verdad” (Juan 1,6)
El mismo Jesús declara delante de Pilato que ha
venido al mundo para dar testimonio de la verdad.
(Juan 18,37)
Vivir en la mentira es vivir en la oscuridad
Cierto día un mercader ambulante por el camino encontró una bolsa con
800 dólares. El mercader decidió buscar a la persona que había perdido el dinero
para entregárselo Cuando llegó a la ciudad, fue a visitar un amigo.
¿Sabes quién ha perdido una gran cantidad de dinero? - le pregunto a éste. Sí, sí.
Lo perdió Juan, nuestro vecino, que vive en la casa del frente. El mercader fue a
la casa indicada y devolvió la bolsa. Juan era una persona avara y apenas terminó
de contar el dinero grito: Faltan ¡100 dólares! Esa era la cantidad de dinero que yo
iba a dar como recompensa. ¿Como lo has agarrado sin mi permiso? Vete de una
vez. Ya no tienes nada que hacer aquí. El honrado mercader se sintió indignado
por la falta de agradecimiento. No quiso pasar por ladrón y fue a ver al juez.
El avaro fue llamado a la corte. Insistió ante el Juez que la bolsa contenía 900
dólares. El mercader aseguraba que eran 800. El juez, que tenia fama de sabio y
honrado, no tardó en decidir el caso. Le pregunto al avaro:
Tu dices que la bolsa contenía 900 dólares ¿verdad?
Si, señor, respondió Juan.
Tu dices que la bolsa contenía 800 dólares - le preguntó el juez al mercader.
Si, señor. Pues bien - dijo el juez - considero que ambos son personas honradas
e incapaces de mentir. A ti porque has devuelto la bolsa con el dinero, pudiéndote
quedar con ella. A Juan porque lo conozco desde hace tiempo. Esta bolsa de
dinero no es la de Juan; aquella contenía 900 dólares. Esta solo tiene 800. Así
pues, quédate tu con ella hasta que aparezca su dueño. Y tú, Juan, espera que
alguien te devuelva la tuya.
Vivir en la mentira es vivir en la oscuridad
Resumen …
Se está mandado no dar falso testimonio contra el prójimo (Éxodo
20,16). Hay que vivir en la verdad (Efesios 4,24)
Sinceros, es decir con la verdad en las palabras y en los actos.
La mentira es cobardía. Esa cobardía nos hace temerosos y llenos
de muchos miedos por eso seguimos mintiendo hasta llegar a un extremo.
Se debe, ante la mentira, reparar.
La sociedad tiene derecho a una información fundada en la verdad,
la libertad y la justicia.
La calumnia lleva tres pecados. Uno contra la veracidad (mentir),
otro contra la justicia (Herir el buen nombre de las personas) el tercero
contra la caridad (fallar al amor debido al prójimo)
Si a un hombre le robamos su reloj, puede enojarse o entristecerse,
pero normalmente al cabo del tiempo quizá compre otro. Pero si lo
perdido es su buen nombre, lo privamos de algo que no podrá
comprar con dinero. Es fácil entender, pues, que el pecado de
calumnia es mortal si con él dañamos gravemente el honor del
prójimo, aunque sea en la estimación de unas pocas gentes. Y esto es
así incluso aunque ese mismo prójimo no se entere del daño que le
hemos causado.
Vivir en la mentira es vivir en la oscuridad
Descargar

Diapositiva 1 - diosbendice.org