Cuaresma 2014
Comunidad de Nazaret
Queridos hermanos y hermanas:
Con ocasión de la Cuaresma os
propongo algunas reflexiones, a
fin de que os sirvan para el
camino personal y comunitario
de conversión. Comienzo
recordando las palabras de san
Pablo: «Pues conocéis la gracia
de nuestro Señor Jesucristo, el
cual, siendo rico, se hizo pobre
por vosotros para enriqueceros
con su pobreza» (2 Cor 8, 9). El
Apóstol se dirige a los cristianos
de Corinto para alentarlos a ser
generosos y ayudar a los fieles de
Jerusalén que pasan necesidad.
¿Qué nos dicen, a los cristianos
de hoy, estas palabras de san
Pablo? ¿Qué nos dice hoy, a
nosotros, la invitación a la
pobreza, a una vida pobre en
sentido evangélico?
Papa Francisco
Mt 6,
1-6. 16-18
1. Cuidad de no practicar vuestra justicia a la vista de los hombres con el objeto de ser
mirados por ellos; de otra manera no tendréis recompensa de vuestro Padre celestial.
2. Cuando, pues, haces limosna, no toques la bocina delante de ti, como hacen los
hipócritas en las sinagogas y en las calles, para ser glorificados por los hombres; en
verdad os digo, ya tienen su paga.
3. Tú, al contrario, cuando haces limosna, que tu mano izquierda no sepa lo que hace tu
mano derecha,
4. para que tu limosna quede oculta, y tu Padre, que ve en lo secreto, te lo
pagará".5. "Cuando oréis, no seáis como los hipócritas, que gustan orar de pie en las
sinagogas y en las esquinas de las calles, para ser vistos de los hombres; en verdad os
digo, ya tienen su paga.
6. Tú, al contrario, cuando quieras orar entra en tu aposento, corre el cerrojo de la
puerta, y ora a tu Padre que está en lo secreto, y tu Padre, que ve en lo secreto, te lo
pagará. 16. "Cuando ayunéis, no pongáis cara triste, como los hipócritas, que fingen un
rostro escuálido para que las gentes noten que ellos ayunan; en verdad, os digo, ya
tienen su paga. 17. Mas tú, cuando ayunes, perfuma tu cabeza y lava tu rostro,
18. a fin de que tu ayuno sea visto, no de las gentes, sino de tu Padre, que está en lo
secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te lo pagará".
Comentario
2.No toques la bocina: El Padre Celestial no necesita ya de esta advertencia,
según vemos en el v. 4.
3. Tu izquierda, es decir que no hemos de huir tan sólo de la ostentación ante los
demás, sino también de la propia complacencia que mostraba el fariseo del
templo (Luc. 18, 11 s.).
6. s. Dios, que quiere ser adorado en espíritu y en verdad (Juan 4, 23), nos muestra
aquí, por boca de su Hijo y Enviado, que el valor de la oración estriba
esencialmente en la disposición del corazón más que en las manifestaciones
exteriores. Cf. 15, 8; Is. 1, 11 y nota.
16. El ayuno no era, como hoy, parcial, sino que consistía en la abstinencia total de
todas las comidas y bebidas durante el día. Era, pues, una verdadera privación,
una auténtica señal de penitencia, que practicaban también los primeros
cristianos, principalmente el viernes de cada semana, por ser el día en que "el
Esposo nos fue quitado" (9, 15).
¿Cuestiónate?
2.No toques la bocina: ¿Necesitas hacer ver a los demás lo bueno y
amoroso qué eres?
3. Tu izquierda: ¿huyes de la ostentación ante los demás? ¿huyes
también de la propia complacencia?
6. Oración: ¿Qué primas más, la disposición del corazón o tus
manifestaciones externas?
16. El ayuno: ¿Cuál es tu penitencia?
Este es tu momento, ora a Dios en lo escondido…
I Domingo
Mt 4,
1- 11
En aquel tiempo, Jesús fue llevado al desierto por el Espíritu para ser tentado por el diablo. Y después de
ayunar cuarenta días con sus cuarenta noches, al fin sintió hambre.
El tentador se le acercó y le dijo:
-« Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en panes. »
Pero él le contestó, diciendo:
-«Está escrito: "No sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios."»
Entonces el diablo lo lleva a la ciudad santa, lo pone en el alero del templo y le dice:
-«Si eres Hijo de Dios, tírate abajo, porque está escrito: «Encargará a los ángeles que cuiden de ti, y te
sostendrán en sus manos, para que tu pie no tropiece con las piedras."»
Jesús le dijo:
-«También está escrito: "No tentarás al Señor, tu Dios."»
Después el diablo lo lleva a una montaña altísima y, mostrándole los reinos del mundo y su gloria, le
dijo:
-«Todo esto te daré, si te postras y me adoras.»
Entonces le dijo Jesús:
-«Vete, Satanás, porque está escrito: "Al Señor, tu Dios, adorarás y a él solo darás culto."»
Entonces lo dejó el diablo, y se acercaron los ángeles y le servían.
¿Cuestiónate?
En este tiempo, eres llevado al desierto .
Y en el día a día, en el trato con las hermanas y hermanos te ves tentado:
-« Si eres Cristiano, di que estas piedras se conviertan en panes. »
¿Contestas diciendo?:
-«Está escrito: "No sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios."»
¿ Te alejas de la palabra, dejas tu oración, tu participación en la eucaristía por estar cansado, por estar
de vacaciones, por qué mis hermanos no saben, por…?
Entonces el día a día, el trato con las hermanas y hermanos te lleva al alero y decides:
Dejarlo todo, te dejas llevar por la corriente, “yo” soy más que estos o aquellos, solo te escuchas a ti
mismo, te lanzas a los brazos de la indiferencia…
Entonces el día a día, el trato con las hermanas y hermanos te lleva a lo más alto:
Eres el o la mejor, mis ideas son las mejores, mi fe es un grado superior a la de los demás, soy el más
comprometido…
Entonces ¿Qué contestas?:
-«Vete, Satanás, porque está escrito: "Al Señor, tu Dios, adorarás y a él solo darás culto."»
- ¿Te arrodillas a los pies del hermano ? o ¿son ellos los que se tienen que arrodillar? ¿Ves a Dios en tus
hermanos?
II Domingo
Mt 17,
1- 9
En aquel tiempo, Jesús tomó consigo a Pedro, a Santiago y a Juan, el hermano de éste, y los hizo
subir a solas con él a un monte elevado. Ahí se transfiguró en su presencia: su rostro se puso
resplandeciente como el sol y sus vestiduras se volvieron blancas como la nieve. De pronto
aparecieron ante ellos Moisés y Elías, conversando con Jesús.
Entonces Pedro le dijo a Jesús: “Señor, ¡qué bueno sería quedarnos aquí! Si quieres, haremos aquí
tres chozas, una para ti, otra para Moisés y otra para Elías”.
Cuando aún estaba hablando, una nube luminosa los cubrió y de ella salió una voz que decía: “Este
es mi Hijo muy amado, en quien tengo puestas mis complacencias; escúchenlo”. Al oír esto, los
discípulos cayeron rostro en tierra, llenos de un gran temor. Jesús se acercó a ellos, los tocó y les
dijo: “Levántense y no teman”. Alzando entonces los ojos, ya no vieron a nadie más que a Jesús.
Mientras bajaban del monte, Jesús les ordenó: “No le cuenten a nadie lo que han visto, hasta que
el Hijo del hombre haya resucitado de entre los muertos”.
¿Cuestiónate?
Jesús se transfiguró ante sus discípulos mientras oraba en la cumbre del monte. Se
encontraba sumergido en un diálogo personal, íntimo y profundo con su Padre, cuando
de su persona comenzó a irradiar una luz resplandeciente. Es así como en medio de la
Cuaresma, Jesús nos invita a seguir su ejemplo de oración. En su conversación con el
Padre, Jesús no le pide que lo saque del mundo, ni que le quite la cruz, más bien, busca
adherirse con todo su ser a la voluntad del Padre. Así nos demuestra que la verdadera
oración es unir nuestro querer al de Dios. Para un cristiano, rezar no es evadir la realidad
sino enfrentarla a fondo. Tampoco es algo accesorio u opcional para cuando no se tiene
nada más que hacer. La oración es cuestión de “vida o de muerte”.
¿Cuánta necesidad tenemos de encontrarnos con Jesús en la oración? ¿De salir de las
tinieblas del mal, de la indiferencia, de la tibieza ?
Buscas el encuentro con Dios, a través de la oración, de la eucaristía, solo, en
comunidad, preparándose para servir al los hermanos, escuchado lo que el Señor
quiere de ti, no lo que tú quieres, o lo que la sociedad espera de ti…
III Domingo
Jn 4,
5- 42
Ver el vídeo: Parte de la película
https://www.youtube.com/w
atch?v=Y_LeUeKUdbA
¿Estás atento a los momentos en los que Dios se hace el
encontradizo? ¿Cómo no es de los tuyos miras para otro lado?
¿Bebes el agua pero no la sientes? ¿Qué objeciones le pones? ¿Lo
aceptas poco a poco o sólo bebes agua de la que te interesa?
¿Intentas hacer beber de tu agua a los otros impidiendo que se
acerquen a beber?
IV Domingo
Jn 9,
1 - 41
Ver el vídeo: Parte de la película
https://www.youtube.com/w
atch?v=sXuKIFjbA-g
¿Qué cosas no te dejan ver al hermano que están
impidiendo que le ayudes?
¿Buscas el barro que te cure tu ceguera?
V Domingo
Jn 11,
1 - 45
Ver el vídeo: Parte de la película
https://www.youtube.com/w
atch?v=jUldRLYjLDg
Tu fe y tus actitudes pueden convertir las situaciones de muerte en
cantos de alabanza.
¿Tus actos están guiados por el amor de Dios o por el contrario con
ellos, te olvidas de los hermanos o los matas en el corazón del
otro con tus opiniones , tus actos…?
La pulsera, que ahora
recibes, te acompañará a
lo largo de toda la
cuaresma, en ella guarda
todo lo viejo, lo que te
mancha, lo que te aleja
del Amor de Dios.
Durante la semana santa
acércate al sacramento de
la reconciliación, y limpio
de tus pecados arrójala al
fuego el sábado santo
para que salgas de la
oscuridad hacia la luz de
nuestro Señor Jesucristo,
principio y fin de nuestra
vida.
Descargar

Cuaresma 2014 Comunidad de Nazaret