Vivimos en un mundo
en que la vida humana
se ha transformado en
un gran comercio,
donde todo se compra
y todo se vende ...
Ante esta realidad,
muchos han perdido
el valor de lo
GRATUITO
y de la GRATITUD.
La Liturgia de hoy
nos presenta el
pensamiento de Dios:
En la 1ª Lectura: El Profeta
Eliseo cura al leproso Naamán.
(2R 5,14-17)
El General sirio se presenta al
Profeta para ser curado...
Eliseo, sin recibirlo,
manda que se bañe siete
veces en el Río Jordán.
El General humillado
está decidido a desistir
y volver a su tierra...
Pero la comitiva insiste y
él obedece... Y queda curado...
Agradecido, proclama
su fe en el Dios de Israel
y, como señal de su gratitud,
lleva consigo de Israel
un poco de tierra, para dar
culto en su popria tierra al
Dios verdadero.
En la 2ª Lectura,
Pablo, muy consciente
de haber sido como un
"leproso", en medio de
los sufrimientos y
privaciones de la prisión,
encuentra motivos
de alegría, de esperanza
y de gratitud a Dios,
por los favores recibidos,
llegando a afirmar:
"Estoy encadenado
como un prisionero,
pero la Palabra de Dios
no está encadenada".
(2Tm 2,8-13)
En el Evangelio, Jesús,
de camino a Jerusalén,
cura diez leprosos.
(Lc 17,11-19)
Los leprosos debían vivir
fuera de poblado, lejos
del trato humano
para no contaminar a los
demás con su impureza
física y religiosa.
- Ellos gritan de lejos:
"Jesús, maestro, ten
compasión de nosotros..."
- Jesús se "compadece" y
les manda que se
presenten a los sacerdotes,
que eran los responsables
para comprobar su
curación y llevarlos a la
reintegración en la
Comunidad.
- Los diez obedecen y “en el
camino" se vieron curados.
mas sólo uno volvió para
agradecer... y era samaritano,
considerado extranjero
y despreciado por los judíos...
- Cristo pregunta:
“¿No han quedado limpios los
diez?; los otros nueve, ¿dónde
están?"
Y añade: "Levántate, vete.
TU FE te ha salvado".
* El episodio manifiesta
el CAMINO DE LA FE:
la fe nace de la esperanza
en Jesús que cura,
se concreta “en camino“,
en la obediencia a la Palabra
de Jesús y se manifiesta
plenamente en la gratitud.
Pormenores significativos de la narración del milagro:
- “La lepra" representa el mal que afecta a toda la humanidad,
produciendo exclusión e injusticia (el número 10 significa "totalidad").
A todos los que se sienten "leprosos", Dios les hace encontrar
la vida plena, en la reintegración total en la familia de Dios
y en la comunidad de los hombres.
- Judíos y Samaritanos juntos y solidarios:
Dos pueblos enemigos, unidos por la desgracia y por el dolor.
La lucha por la vida supera diferencias religiosas, políticas o raciales.
Y juntos van a pedirle a Jesús: "Ten compasión de NOSOTROS".
- La lepra desaparece “en el camino": La acción salvadora de Jesús
es un proceso progresivo, en el que el creyente va descubriendo
e interiorizando los valores de Jesús, hasta la adhesión plena
a sus propuestas y a la efectiva transformación del corazón.
- Sólo uno vuelve para agradecer:
El Leproso curado vuelve "glorificando a Dios a grandes gritos".
Reconoce a Jesús como liberador y está dispuesto a seguirlo.
Agradece, cree, y recibe más: "Vete: tu fe te ha salvado".
La fe de los demás llega hasta la curación; su fe hasta la Salvación.
- “Y es un Samaritano" (extranjero)
Los "de casa" no sienten necesidad de agradecer.
El extranjero vuelve para agradecer.
* La gracia de Dios es más valorada por quien no pertenece a la
Comunidad... - ¿Qué nos dice este hecho?
+ ¿Quiénes son los leprosos de hoy, que marginados y discriminados
por la comunidad, continúan aún hoy sufriendo en la propia piel las
consecuencias de las heridas de la lepra del pecado?
+ El agradecimiento: es una de las virtudes que ennoblece a la persona.
Desde niños, se nos educa a agradecer los favores recibidos.
La gratitud es la actitud que brota del corazón
de quien se siente amado por el amor de Dios...
No todos saben agradecer. No basta en la hora de la
necesidad gritar: “¡Señor, ten
piedad de mí!".
Es necesario también
manifestar nuestra gratitud
por la liberación que ha
acontecido en nosotros,
comprometiéndonos con Él.
- Saber agradecer a tantas
personas, que han hecho
nuestra vida más feliz:
nuestros padres, los
profesores, el sacerdote, el
médico, el catequista, los
compañeros de estudio, de
trabajo, de deporte y tantos
otros.
- No basta sentir... Es importante también manifestar...
- “Gracias" es una palabra tan sencilla, pero tan olvidada.
Ella valora el don recibido y dispone aún más al donante.
+ EUCARISTÍA quiere decir: "acción de gracias".
Aprovechemos este momento privilegiado para agradecer
a Dios todos los favores recibidos en nuestra vida,
y salgamos de aquí dispuestos a reconocer agradecidos
también los innumerables favores recibidos de nuestros hermanos.
¡Gracias, Señor!
P. Antonio Geraldo Dalla Costa CS
- 13.10.2013
MI DOMINGO
Con la Palabra de Dios
Meditada por: P. Antonio Geraldo Dalla Costa CS
Ilustración: Nelso Geraldo Ferronatto
Traducción: P. José Luis Uranga, CMF
Música: Obrigado Senhor
D.R.
Busca la dirección: http://www.buscandonovasaguas.com
Descargar

Slide 1