Lectio divina domingo I Cuaresma
Ciclo A. 2Marzo 2014
Secretariado Dioc. Cádiz y Ceuta
Música: Conquest Of Paradise
Montaje: Eloísa DJ
Avance Manual
Oración inicial
“Perdona nuestras ofensas, así como nosotros perdonamos a los
que nos ofenden”
Señor, haznos ver que la tentación está presente en nuestra
vida personal, familiar y social,
que en nuestra realidad cotidiana reconozcamos el mal que
hacemos y el mal que nos hacen.
Señor, que sintamos la necesidad de la fuerza evangélica del
perdón.
Padre,
“Perdona nuestras ofensas, así como nosotros perdonamos a los
que nos ofenden”.
Texto bíblico. Mt. 4, 1-11 6
Tentaciones de Jesús
1 Entonces Jesús fue llevado al desierto por el Espíritu para
ser tentado por el diablo. 2 Y después de ayunar cuarenta
días con sus cuarenta noches, al fin sintió hambre.
3 El tentador se le acercó y le dijo: «Si eres Hijo de Dios, di
que estas piedras se conviertan en panes».
4 Pero él le contestó: «Está escrito: “No solo de pan vive el
hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios”».
5 Entonces el diablo lo llevó a la ciudad santa, lo puso en el
alero del templo 6 y le dijo: «Si eres Hijo de Dios, tírate
abajo, porque está escrito:
“Ha dado órdenes a sus ángeles acerca de ti y te sostendrán
en sus manos, para que tu pie no tropiece con las piedras”».
7Jesús le dijo: «También está escrito: “No tentarás al Señor,
tu Dios”».
8 De nuevo el diablo lo llevó a un monte altísimo y le mostró los
reinos del mundo y su gloria, 9 y le dijo:
«Todo esto te daré, si te postras y me adoras».
10 Entonces le dijo Jesús: «Vete, Satanás, porque está escrito:
“Al Señor, tu Dios, adorarás y a él solo darás culto”».
11 Entonces lo dejó el diablo, y he aquí que se acercaron los
ángeles y lo servían.
lectura
¿Qué dice el texto?
Comenzamos el fuerte tiempo litúrgico de la Cuaresma.
Caminamos hacia la Pascua de
Resurrección.
Es tiempo de
conversión, de salir de
nuestras rutinas y
perezas.
Tiempo de cambio en
nuestro modo de entender
la vida en el Espíritu.
Es Tiempo de
conversión a la vida
de confianza,
optimismo, alegría,
que el Resucitado
nos ofrece.
Los acontecimientos que hoy leemos tuvieron lugar a
comienzos del ministerio de Jesús y se desarrollaron según
los planes de Dios.
Mateo nos presenta a
Jesús como el nuevo
Moisés, al citar el ayuno de
cuarenta días y cuarenta
noches, y la mención del
"monte altísimo" desde
donde el diablo le muestra
todos los reinos de la
tierra.
Estos cuarenta días en el desierto preparan a Jesús para que
asuma la guía del nuevo pueblo de Dios, a quien ofrece la Ley
nueva.
Mateo solamente menciona tres tentaciones concretas.
En la primera, el Diablo tienta a Jesús para que utilice sus
poderes sobrenaturales a fin de satisfacer sus propias
necesidades físicas.
Jesús lo rechaza,
identificándose con
nosotros:
necesitamos algo más que
la sola comida material.
A continuación, el Diablo
tienta a Jesús para que
demuestre su naturaleza
divina tirándose desde lo alto
del templo para que Dios envíe
a sus ángeles a rescatarlo.
Por último, ofrece a Jesús
el poder sobre las naciones
si le adora.
Es cierto que Jesús ha venido a
salvar a su pueblo del poder del
Diablo, pero no de aquella
manera.
Los tres ejemplos
ilustran el núcleo
de cualquier
tentación:
el deseo de “ser como
Dios”,
de considerarle como algo
secundario y superfluo,
de apoyarnos tan sólo
en nuestras propias
fuerzas para
arreglar el mundo sin
Dios.
meditación
¿Qué me dice el Señor en el texto?
Las tentaciones que
sufrió Jesús son las que
tienen las personas,
especialmente las que
quieren seguir a Jesús
con fidelidad.
¿Cuáles son mis tentaciones más fuertes:
dinero, ambición vanidad, soberbia, sensualidad,
insensibilidad ante el dolor ajeno?
¿Ante las tentaciones que tengo
en mi vida, suelo proclamar como
Jesús, desde lo profundo de mi
corazón y vida,
“Al Señor, tu Dios, adorarás y a él solo darás culto”?
¿Considero la palabra de
Dios como parte esencial
de mi alimento cotidiano
para vencer el mal?
¿De qué manera dejo que
me nutra la palabra de
Dios?
oración
¿Qué respondo al Señor que me habla en el texto?
Suplica al Señor desde el fondo de tu corazón:
No nos dejes caer en tentación.
Pide a Jesús
que sea Él tu
fuerza para
vencer toda
tentación.
Confía en Dios que perdona y repite:
Padre,
“Perdona nuestras ofensas, así como nosotros perdonamos a los
que nos ofenden”.
Contemplación
¿Cómo reflejo en mi vida lo que me dice Dios en el texto?
Contempla como Jesús no se
deja arrastrar por la
tentación:
de tener o poseer
en vez del ser;
del placer: corrupción,
injusticia, vida fácil…
del poder o dominio de los
demás.
Reflexiona como
Jesús a las
tentaciones opone
otros criterios y
otras normas:
No se puede servir a Dios y al
dinero;
El Hijo del hombre no ha venido a ser
servido, sino a servir;
Adorarás al Señor tu Dios y sólo a él le darás culto.
acción
¿A qué me comprometo?
No nos dejes caer en la tentación
Vive la humildad en los
acontecimientos de
cada día.
Que donde pueda deslumbrar
con mi poder, sabiduría… sepa
dejar que aparezca con más
fuerza El.
Proponte en esta semana algún gesto, que te ayude a
vivir la sencillez de Jesús.
Siéntete pobre ante Dios y encuentra en El, la
referencia de tu vida.
Comprométete a poner
siempre a Dios por encima
de todo poder, sabiduría,
honor…
Proponte crecer en la
confianza en Jesús.
FIN
Descargar

Diapositiva 1