no
contra
carne
y
sangre
Efes. 6:10/ Jueces 7
nuestra realidad
• unos a otros / unos contra otros
• me siento mal / culpo a otra persona
• no tengo lugar en la iglesia / culpo a la
organización
• no me usan / es que no me quieren
• hoy no me ha saludado/ es que no importo
• ______
la verdad
lo que hay
• cizaña, chisme, malos entendidos, quejas,
enemistades, críticas, desengaños, engaño,
frustraciones, egoísmo, protagonismo, celos,
envidias, desobediencia a Dios, apatía,
desamor, rutina, poco esfuerzo, …
¿Por qué?
La armadura de Dios
Finalmente, dejen que el gran poder de Cristo les dé las fuerzas necesarias.
Protéjanse con la armadura que Dios les ha dado, y así podrán resistir los ataques
del diablo. Porque no luchamos contra gente como nosotros, sino contra espíritus
malvados que actúan en el cielo. Ellos imponen su autoridad y su poder en el
mundo actual. Por lo tanto, ¡protéjanse con la armadura completa! Así, cuando
llegue el día malo, podrán resistir los ataques del enemigo y se mantendrán firmes
hasta el fin.
¡Manténganse alerta! Que la verdad y la justicia de Dios los vistan y protejan como
una armadura. Compartan la buena noticia de la paz; ¡estén siempre listos a
anunciarla! Que su confianza en Dios los proteja como un escudo, y apague las
flechas encendidas que arroja el diablo. Que la salvación los proteja como un
casco, y que los defienda la Palabra de Dios, que es la espada del Espíritu Santo.
No se olviden de orar. Y siempre que oren a Dios, dejen que los dirija el Espíritu Santo.
Manténganse en estado de alerta, y no se den por vencidos. En sus oraciones,
pidan siempre por todos los que forman parte del pueblo de Dios.
(Efesios 6:10-18)
Vamos mal vestidos
Por lo tanto, ¡protéjanse con la armadura
completa! Así, cuando llegue el día malo,
podrán resistir los ataques del enemigo y se
mantendrán firmes hasta el fin.
Usamos nuestra fuerza
dejen que el gran poder de Cristo les dé las
fuerzas necesarias
Somos “religiosos” no “seguidores”
¡Manténganse alerta! Que la verdad y la justicia
de Dios los vistan y protejan como una
armadura. Compartan la buena noticia de la
paz; ¡estén siempre listos a anunciarla! Que su
confianza en Dios los proteja como un escudo,
y apague las flechas encendidas que arroja el
diablo. Que la salvación los proteja como un
casco, y que los defienda la Palabra de Dios,
que es la espada del Espíritu Santo.
callemos y oremos
No se olviden de orar. Y siempre que oren a
Dios, dejen que los dirija el Espíritu Santo.
Manténganse en estado de alerta, y no se den
por vencidos. En sus oraciones, pidan siempre
por todos los que forman parte del pueblo de
Dios.
estamos en batalla
¿qué vas a hacer?
Descargar

no contra carne y sangre