La
Costa Rica
que tenemos…
la
Costa Rica
que queremos
Msc. Gustavo Adolfo Ortiz Estrada
2010
Nostalgia...
Ha oído hablar a
sus padres y
abuelos sobre una
Costa Rica distinta
a la que tenemos
hoy.
Hasta hace muy pocos
años, todas y todos
vivíamos en una Costa
Rica, libre, pacífica, sin
grandes sobresaltos,
unidos en familia,
consolidando los valores
que construyeron
nuestros antepasados y
trabajando por una
mejor calidad de vida.
Cada quien en los suyo; mamá y
papá, en medio de las
limitaciones de ese tiempo,
creando las condiciones para que
viviéramos felices y lográramos
aprovechar las oportunidades que
la vida nos ofrecía para construir
un futuro mejor, como gente
escolarizada y provechosa para
nosotros mismos y el país.
Había problemas... sí





Pobreza.
Las mujeres no podían votar, si trabajaban, ganaban mucho menos y
tenían que seguir haciendo las labores del hogar.
Cuando alguien del campo quería estudiar tenía que trasladarse hasta
la ciudad.
Había que trabajar muchas horas por un salario reducido.
En el hogar se seguían solo las órdenes de papá.
Y muchos otros inconvenientes que se convirtieron en retos para las y los
costarricenses
Pero, salvo muy pocas
excepciones, todos y todas
nos sentíamos iguales y nos
preocupábamos por los
demás...
quien tenía compartía...
quien recibía agradecía
Una Costa Rica que,
ante nuestros ojos,
era
justa,
igualitaria
y equitativa.
Educación
Salud
Trabajo
Con verdaderas oportunidades
de movilidad social y
mayor acceso al desarrollo,
al consumo,
a una mejor calidad de vida
Pero... algo pasó
A finales de los años setentas nos atrapó la crisis
económica mundial del petróleo y los avances y la
equidad social empezaron a desquebrajarse.
Fue más difícil conseguir trabajo, los alimentos y
demás bienes de consumo se encarecieron, hubo
más dificultades para estudiar...
la inequidad se apoderó de nosotros
Y afectó con mayor
fuerza a los sectores
tradicionalmente más
frágiles de la sociedad
Mujeres; en especial,
las jefas de hogar
Jóvenes con aspiraciones de
estudio y trabajo
Adultos mayores
Habitantes de las zonas
rurales
Así, la inequidad se hizo visible...
Y, la equidad social
se convirtió en una
aspiración nacional
Pero...
¿Qué es la equidad social?
La garantía que tiene cada persona de
recibir lo que le corresponde y merece; de
tener las mismas posibilidades,
de disfrutar los mismos derechos
y de cumplir con los mismos deberes.
Recordemos que el artículo 33 de la
Constitución Política nos garantiza esa
igualdad.
“Toda persona es igual ante la ley
y no podrá
practicarse discriminación alguna
contraria a la dignidad humana.”
También debemos recordar que la falta
de equidad se manifiesta en ...




La injusta distribución del
ingreso y la brecha entre
ricos y pobres.
Los límites al acceso real a
la educación, la salud, el
trabajo y los servicios
públicos.
Las desigualdades sociales
y de oportunidades entre el
campo y la ciudad.
La exclusión social, el
rechazo y la discriminación
de género, etnia, religión...
que...



La inequidad es un problema social que genera
más males sociales.
La falta de oportunidades contribuye al
resentimiento y descontento sociales y al aumento
de la inseguridad ciudadana.
Es un freno para el progreso; especialmente de
las zonas rurales, las mujeres, las personas
adultas mayores, la juventud y las personas con
escasa escolaridad, que ven limitadas su calidad
de vida y las oportunidades para mejorarla.
Por eso...
Como constructores del futuro, les
corresponde a ustedes asumir el
desafío de consolidar una Costa
Rica justa, con equidad social y
económica, sin discriminación ni
exclusión de ninguna índole.
¿Cómo hacerlo?
Solo usted
conoce
la respuesta ...
Pero, unas buenas sugerencias
le pueden ayudar...

Asumir responsablemente su ciudadanía, joven o adulta.
 Participar en las instituciones y agrupaciones comunales en las cuales pueda
externar sus opiniones, plantear proyectos y trabajar por ellos.
 Elegir, de manera razonada, a los gobernantes; en especial a sus
representantes en el Poder Legislativo, que son quienes aprueban las leyes.
 Cumplir con sus deberes y reclamar sus derechos.
 Erradicar de su vida toda práctica de discriminación y exclusión; recuerde que
todos necesitamos de los demás.
 Respetar las leyes y utilizar los mecanismos democráticos para cambiar
aquello con lo que no está de acuerdo. Sea consciente de que su interés está
supeditado a los derechos de las mayorías.
 Practicar los valores cívicos, morales y nacionales en su vida cotidiana.
De usted depende
cambiar la Costa
Rica que tenemos
por la Costa Rica
que queremos y
merecemos...
¡Manos a la obra!
Descargar

La Costa Rica que tenemos… la Costa Rica que queremos