Los pedidos de la frutería
Marta trabaja en una frutería.
Cada mañana vienen los mismos clientes y
compran más o menos las mismas cosas.
Ella está preocupada porque, al pesar la
fruta frente a los clientes, pierde mucho
tiempo que podría ganar organizándose de
otra manera.
Un día, a Marta se le ocurre una idea
brillante:
“¡Ya sé! Para ahorrar tiempo de espera a los
clientes habituales, les pediré que dejen sus
pedidos en un papel para que yo los
prepare durante la mañana, así cuando
llegan podrán encontrar todo listo.”
Cuando llegó la hora de entregar los pedidos, tuvo un
problema terrible a medida que llegaban los clientes a
buscarlos...
“Yo pedí 1,5 kg. De cebollas”, dice una clienta.
“Yo también pedí cebollas, pero 2,25 kg.”, responde otro
cliente.
“Yo pedí 0,75 kg. De cebollas”, dice una señora bastante
preocupada por el tiempo que estaban perdiendo para
encontrar los pedidos.
“Oye, niña, ¿por qué no ordenas los pedidos de menor a
mayor, así podemos encontrar fácilmente cada uno?”
“¡Es cierto! Mañana cuando vengáis a retirarlos, tendré
todos los pedidos ordenados, ¡gracias por la idea!”
¿Podemos ayudar a Marta a organizar sus pedidos?
¿Cómo ordenaríais estas cantidades?
“1,5 kg. De cebollas”
“2,25 kg. De cebollas”
“0,75 kg. De cebollas”
“1,75 kg. De manzanas”
“2,5 kg. De manzanas”
“0,75 kg. De tomates”
“1 kg. De brócoli”
“0,3 kg. De lechuga”
Los pedidos de la frutería
Descargar

Diapositiva 1