¿ Te has preguntado . . .
. . . donde irías si . . .
. . . MURIESES ESTA NOCHE ?
Si te dijera que puedes saberlo . . .
¿ Te gustaría enterarte ?
Y si te dijera que una religión no es la
solución . . .
¿ Cual sería tu reacción ?
La Biblia nos dice “No hay justo, ni aun uno”
(Romanos 3:10)
y también que “por cuanto todos pecaron, y
están destituidos de la gloria de Dios”
(Romanos 3:23)
Esto, amigo mío, nos dice que somos pecadores,
tu y yo. ¡El género humano por completo esta
separado de Dios!
“Por tanto, como el pecado entró en el mundo
por un hombre, y por el pecado la muerte, así
la muerte paso a todos los hombres por
cuanto todos pecaron” (Romanos 5:12)
Así es como, por la desobediencia, Adán perdió
la comunión que tenía con Dios . . . muriendo
física y espiritualmente . . . ahora nosotros
heredamos aquella muerte.
Pero . . . espera . . . !!
“Mas Dios muestra su amor para con nosotros,
en que siendo aún pecadores, Cristo murió
por nosotros” (Romanos 5:8)
Tan grande era el amor del Padre que dio a su
hijo para que muriera en nuestro lugar,
cuando la muerte era nuestro castigo . . .
“Porque la paga del pecado es muerte, más la
dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús
Señor nuestro” (Romanos 6:23)
¡Merecíamos la muerte, pues este era el castigo
por nuestros pecados! Sin embargo Dios nos
hizo el regalo más grande y una promesa . . .
“porque todo aquel que invocare el nombre del
Señor será salvo” (Romanos 10:13)
¡Si! Esta es la promesa y la seguridad de
salvación, no dice que tal vez nos salvemos . . .
Dice que SEREMOS SALVOS
Apocalipsis 3:20 tiene otra promesa: “He aquí,
yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi
voz y abre la puerta, entaré a él, y cenaré con
él, y él conmigo.”
El está a la puerta de nuestras vidas y quiere
entrar en nuestro corazón y ser el centro de
nuestras vidas.
Por último nos dice “que si confesares con tu
boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu
corazón que Dios le levantó de los muertos,
serás salvo” (Romanos 10:9)
No necesitas que otra persona te perdone, Dios
te ofrece la remisión de tus pecados
solamente a través de su Hijo, y es ahora
donde debes tomar una decisión muy
importante . . .
. . . aceptas a Jesucristo como tu Salvador?
Para hacerlo solo debes pedirle que entre a tu
corazón. ¿Cómo hacerlo? Te propongo un
modelo de oración, luego hazla con tus
propias palabras:
Señor Jesucristo, gracias porque me amas y
entiendo que necesito relacionarme con vos,
gracias por morir en la cruz por mis pecados.
Entra a mi vida y sé mi Señor y mi Salvador,
toma el control de mi vida, hazme un cristiano
íntegro. Gracias por perdonar mis pecados.
¡Felicitaciones! Si hiciste esta
oración diste el paso más
importante de tu vida. Ahora
permite que este mensaje
llegue a más personas que
lo necesitan . . .
Es importante que asistas a una Iglesia donde se
predique La Palabra de Dios. (Para consultar
información chequea nuestro sitio)
http://jlnougues.tripod.com
¡ Dios te bendiga !
Descargar

El Camino de los Romanos