Jano e Inma son un matrimonio del Camino Neocatecumenal.
Son padres de 7 hijos, 6 chicas y 1 chico. En la reciente
fiesta del Corpus Christi, contaron su historia, hicieron una
oración-testimonio ante los miles de fieles madrileños
congregados en la Plaza de Oriente. Su relato no dejó
indiferente a nadie, ni siquiera a ellos mismos. "Aquel día
nos sentimos una familia tocada por Dios. Sentimos la
bendición y la oración de la Iglesia de Madrid". Aquella
tarde la vivieron como "un último regalo", antes de
acompañar a la quinta de sus hijas al convento de clausura
de Lerma, Burgos
Publicamos de manera íntegra el relato que hicieron Inma,
Jano, y su hija Elena, días antes de ingresar en el
convento de las clarisas.
Inma:- Señor, hoy estamos delante de Ti para darte las
gracias por todo lo que has hecho con nuestras familia.
Tú lo sabes bien, no siempre ha sido fácil.
Cuántas veces te he preguntado: ¿qué quieres?;
¿para qué nos envías tantos hijos?, ¿por qué el
paro (desempleo) de Jano?; ¿para qué el cáncer del niño?;
¡Que difíciles fueron los embarazos de los 7 hijos!; ¡Cinco
nacieron por cesárea!
Cada hijo venía con un sufrimiento añadido porque nos
atacaban, en la familia, en el trabajo, en algunos ambientes
que se llaman cristianos...,¡hasta los médicos que me
atendían!
Jano: Señor, cada nuevo embarazo, había médicos que me
trataban como si fuera un asesino y me preguntaban
cuando llegábamos al centro sanitario: ¿otra vez por aquí?;
¿pero usted qué es lo que quiere?; ¿matar a su mujer?
Y nos echaron de la Seguridad Social porque nos negamos
a firmar un papel autorizándoles a ligar las trompas a Inma.
Nos llamaban integristas y no sé cuántas cosas más.
Al final, acudimos a un ginecólogo con sentido cristiano y
decidimos seguir tus planes, aunque (perdónanos Señor,
a veces tampoco nosotros, ni Inma ni yo, los entendíamos.
¡Seis chicas y por último un chico! No me lo esperaba,
Señor, y me asombraban tus planes.
Inma: Poco a poco fue pasando el tiempo y nuestros hijos
fueron creciendo...los problemas de pañales se convirtieron
en rebeldías, en querer encontrar respuestas, a veces
equivocadas, al deseo que tenían en el corazón.
Una de nuestras hijas, Esther, cuando estudiaba
enfermería, pasó por unos momentos difíciles. Entonces le
aconsejamos que fuera unos días de descanso a la
hospedería de un convento de clausura. Antes de irse, nos
dijo que iba con la intención de demostrar a las monjas que
Dios NO existía. ¡Que Tú, Señor, no existías!
Y lo que sucedió es que, pocos meses después, no sólo te
encontró, sino que decidió hacerse monja de clausura y
entrar en el convento de las Clarisas de Lerma.
Jano: ¡Y se montó de nuevo el escándalo!: ¿La vais a dejar
ir, ahora que está en la plenitud de la vida?; "¿Estáis locos?"
Pero aunque a mi mujer y a mí, nos costaba mucho,
nosotros sabíamos, Señor, que esa era una nueva forma
que tenías de bendecirnos. Se fue al convento, y un año
después llegó el día en que Ester tomó el hábito.
Inma: Ese día, durante la ceremonia, mis hijas Raquel y
Berta, encontraron la respuesta, pusieron nombre al anhelo
más profundo de su corazón y decidieron seguir el mismo
camino que su hermana. Y tras hacer el discernimiento
oportuno de cada una de ellas, poco tiempo después ya
teníamos tres hijas monjas de clausura. ¡Se dice pronto,
Señor!
Nuestra hija Inma estaba en Uruguay haciendo un
voluntariado, se iba enterando de todo esto por teléfono.
Volvió para la entrada de Raquel en el convento, y su
corazón reconoció que también ese era su sitio.
Pidió consejo espiritual y un sacerdote le dijo:
"Lo mejor es que te vayas a tomar el Sol". Ella entendió
bien.....y se fue a tomar el Sol ante el Sagrario, donde estás
Tú, Señor, que eres el Sol del mundo, el que da la verdadera
luz, el calor y el color a nuestras vidas.
Jano: Y también decidió ingresar en el Convento. Señor,
esto parecía de risa, 4 hijas monjas de clausura. Y más
incomprensión a nuestro alrededor. ¡Cuántas horas
pasamos rezando frente a Tí, en la Eucaristía, frente a Tu
Madre! Han sido años muy duros, vividos también con
mucho gozo.
Pero no acaba ahí la cosa. Nuestra hija Elena, ha
terminado la semana pasada la carrera de magisterio infantil.
Tiene 23 años, y,. ¡El sábado que viene ingresa en el
Convento! ¡Señor, 5 hijas monjas de clausura! Al final, "nos
vamos a quedar con la parejita", con Mar y con Alejandro,
que están aquí hoy dándote las gracias, Señor.
Inma: Señor, nos cuesta mucho, pero nos sentimos
profundamente agradecidos por el don maravilloso de tener 5
hijas entregadas a Dios. Tú sabes Señor, que estos no eran
nuestros planes. Nosotros queríamos que se casaran, y
soñábamos con tener un montón de nietos...
¡Pero son las mujeres más felices del mundo!
Esto llama la atención...
La Virgen María, tu Madre, nos enseña a entregártelas
todos los días.
Jano: Y ahora, dinos Señor: ¿qué hacemos con la
furgoneta?, ¿qué hacemos con la casa que antes era
pequeña y ahora se nos ha quedado tan grande?
Pero dice el salmo, "me encanta mi heredad, ¿cómo
pagaré al señor todo el bien que me ha hecho?
Gracias Jesús.
Ahora va hablar contigo Elena.
Elena: A una semana de entrar en el Convento, solo puedo
decirte lo mismo que mis padres: ¡GRACIAS!
Gracias por haberte fijado en mí a pesar de tantas veces
como te he negado, gracias por haberme reservado un
lugar en el cual estoy llamada a ser tuya.
Sabes bien Señor que no me lo merezco, que no me veo
capaz, que tengo miedo.... pero tú me conoces y aun así
me has amado y me has llamado.
Te agradezco de todo corazón los padres que me has
dado y la Fe que me han trasmitido. Sé, Señor, que vas
a cuidar muy bien de ellos y mis dos hermanos Mar y
Alejandro. Bendícelos siempre.
Te agradezco, Jesús, las gracias que hemos recibido
toda la familia en el Camino Neocatecumenal.
En esta tarde del Corpus, te pido Señor, por todos los
que están sufriendo las consecuencias de la crisis
económica y moral que estamos sufriendo, cuánto dolor,
cuánto paro, cuántas situaciones difíciles.
También te pido especialmente por el Convento de
Lerma, mis Hermanas, y por todos los religiosos y
religiosas del mundo entero. Danos la Gracia de
perseverar en tu Amor.
Te pido también por todas las jóvenes y los jóvenes
que quieres tocar el corazón, para que, ante el miedo
de la llamada sean valientes y respondan con
generosidad a la vocación a tu grito de Amor.
Señor que sean muchos los jóvenes que te digan que
sí, como la Virgen María, nuestra Madre de la
Almudena. Sólo con Tu Amor Basta
GRACIAS SEÑOR
Boletín diario sobre temas de interés general
y de reflexión personal con orientación cristiana.
Puedes leerlas actualizadas diariamente en el blog:
http://peque-semillitas.blogspot.com/
Descargar

5 HIJAS MONJAS EN LERMA BURGOS