20º Domingo del Tiempo Ordinario – Ciclo B
- Dijo Jesús: - Mi carne es verdadera comida y
mi sangre es verdadera bebida. El que come mi carne
y bebe mi sangre, habita en mí y yo en él. (Jn 6, 53-56)
“Venid a comer mi pan
y a beber el vino
que he mezclado”.
(Prov 9, 1-6)
Alegoría de la Sabiduría
El libro de la Sabiduría contrapone la sensatez a la necedad.
La sensatez es diligente y activa:
• edifica,
• labra,
• prepara el banquete,
• mezcla el vino,
• dispone la mesa,
• despacha criados,
• y anuncia un mensaje.
Alegoría de la Sabiduría
La sabiduría prepara un banquete y nos invita.
Si la aceptamos encontramos la paz y la alegría.
El que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna
La sabiduría preparaba un banquete.
Jesús se ofrece como alimento a quien lo sigue.
La Sabiduría prometía
la vida:
“dejad la inexperiencia
y viviréis”.
Jesús promete también la vida
-¡ pero una vida sin término!a quien lo acepta como su comida y su bebida.
“El que come mi carne y bebe mi sangre…
Vivimos demasiado lejos los unos de los otros.
Sólo a veces la vecindad se vive en el amor.
…habita en mí y yo en él”
No podemos vivir
los unos en los otros.
No lo deseamos ni
por asomo.
Pero Jesús se atreve
a proponerlo
como ideal de vida.
Señor Jesús, tú nos ofreces
tu carne como comida
y tu sangre como bebida.
Ayúdanos a identificarnos
contigo.
Que tu vida sea nuestra
vida. Amén.
Texto:
José Román Flecha Andrés
PALABRA DEL SEÑOR –Salamanca
Presentación: Antonia Castro Panero
Descargar

Comentario Evangelio