Discapacitados espirituales
Andá pronto por las plazas y las
calles de la ciudad, y trae acá a
los pobres, los mancos, los cojos
y los ciegos.
Lucas 14.21
Envió a decir a los convidados:
“Vengan que ya todo está
preparado”
Lucas 14.17
Vos estás convidado a la fiesta de
Jesús.
Las excusas de los “sanos”
Lucas 14.18-20
• He comenzado un campo
• He comprado tractores
• Me he casado
Hay muchos que están disfrutando
de “su fiesta”, y no se dan cuenta
que hay una fiesta mejor.
El que tiene algunas bendiciones
no se da cuenta que en la fiesta de
Jesús todavía hay mucho más
“Entonces enojado el Padre de
familia, dijo a su siervo: Andá
pronto por las plazas y las calles
de la ciudad, y traé acá a los
pobres, a los mancos, a los cojos y
a los ciegos”
Lucas 14.21
El diablo ha empobrecido en
extremo a la gente:
• Pobres: les faltan bienes
• Mancos: no saben agarrar las bendiciones
• Los cojos: no saben caminar hacia la
bendición
• Los ciegos: no tienen ojos para ver el
mundo espiritual
El diablo le ha robado a la mayoría
de la gente todo lo que Dios ha
creado para que vivan en súper
abundancia
Muchos se proponen metas en la
vida, pero cuando están a punto de
alcanzarlas, de llegar a la cumbre,
el diablo se las arrebata. Son
mancos espirituales.
Otros deciden comenzar a transitar
un tiempo nuevo en su vida, pero
no conocen el camino, se desvían
rápidamente, se dejan engañar
fácilmente por el diablo. Son cojos
espirituales.
Cuántos se conforman con lo poco,
se resignan a lo que les ha tocado
en suerte, no luchan por salir de su
estado actual. Son ciegos
espirituales que no pueden ver el
plan de Dios para sus vidas.
Son “discapacitados espirituales”.
El diablo les ha robado las grandes
capacidades con que Dios los
había dotado.
Quizás muchas veces pensaste
que se te está escapando la vida
sin disfrutar ni alcanzar los grandes
sueños y planes que tenías…
¡Pero a vos el Señor te está
convidando a su fiesta!
¡Voy a llegar a la cumbre!
“Señor, se ha hecho como
mandaste, y aún hay lugar”
Lucas 14.22
Andá por los caminos y por los
valles, y forzalos a entrar, para que
se llene mi casa.
Lucas 14.23
El deseo del Señor es que su casa
esté llena
• Todavía hay lugar para muchos otros
El deseo del Señor es que su casa
esté llena
• Todavía hay lugar para muchos otros
• Andá pronto por las calles a invitar a la
cena
El deseo del Señor es que su casa
esté llena
• Todavía hay lugar para muchos otros
• Andá pronto por las calles a invitar a la
cena
– Hacé un listado con 12 personas
El deseo del Señor es que su casa
esté llena
• Todavía hay lugar para muchos otros
• Andá pronto por las calles a invitar a la
cena
– Hacé un listado con 12 personas
– Visitalos
El deseo del Señor es que su casa
esté llena
• Todavía hay lugar para muchos otros
• Andá pronto por las calles a invitar a la
cena
– Hacé un listado con 12 personas
– Visitalos
– Sanalos
El deseo del Señor es que su casa
esté llena
• Todavía hay lugar para muchos otros
• Andá pronto por las calles a invitar a la
cena
– Hacé un listado con 12 personas
– Visitalos
– Sanalos
– Deciles que están invitados a la fiesta de
Jesús
El deseo del Señor es que su casa
esté llena
• Todavía hay lugar para muchos otros
• Andá pronto por las calles a invitar a la
cena
– Hacé un listado con 12 personas
– Visitalos
– Sanalos
– Deciles que están invitados a la fiesta de
Jesús
• Insistí a que entren
– Cada semana seguí haciendo lo mismo
“Ninguno de aquellos hombres que
fueron convidados, gustará mi
cena”.
Lucas 14.24
Hay algunos que ya no son más
discapacitados espirituales. No son
más pobres. No están más
mancos. Tienen pies. Tienen ojos
espirituales.
“Ninguno de aquellos hombres que
fueron convidados, gustará mi
cena”.
Lucas 14.24
Sin embargo corren el riesgo de no
disfrutar de otras cosas mayores
que Dios creó para ellos por no
seguir buscando a Dios, por
aferrarse de las cosas materiales,
por perder la sensibilidad espiritual.
El grito del Señor es:
•
•
•
•
•
¡Que se llene mi casa!
¡Hay lugar en mi fiesta!
¡Estás convidado!
¡Pasá!
¡No hay nada mejor para vos!
Descargar

Discapacitados espirituales