Lectio divina Domingo de Resurrección
Ciclo A. 20 Abril 2014
Secretariado Dioc. Cádiz y Ceuta
Música: Este es el día del Señor
Montaje: Eloísa DJ
Avance Manual
ORACIÓN INICIAL
Cristo Resucitado,
que el resplandor de tu Resurrección venza las tinieblas de
nuestra conciencia,
y nos descubra el valor auténtico de nuestra vida.
Jesús Resucitado, que nuestra existencia tenga siempre
sentido,
lo que hacemos, lo que pensamos, lo que no realizamos por
nuestra limitación.
Llena Tú nuestra insuficiencia y limitación.
¡Cristo ha Resucitado! Aleluya, Aleluya.
TEXTO BÍBLICO Juan 20, 1-9
Resurrección de Jesús
El sepulcro vacío
1 El primer día de la semana, María la Magdalena fue al
sepulcro al amanecer, cuando aún estaba oscuro, y vio la losa
quitada del sepulcro.
2 Echó a correr y fue donde estaban Simón Pedro y el otro
discípulo, a quien Jesús amaba, y les dijo: «Se han llevado del
sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto». 3
Salieron Pedro y el otro discípulo camino del sepulcro.
4 Los dos corrían juntos, pero el otro discípulo corría más que
Pedro; se adelantó y llegó primero al sepulcro; 5 e,
inclinándose, vio los lienzos tendidos; pero no entró.
6 Llegó también Simón Pedro detrás de él y entró en el
sepulcro:
vio los lienzos tendidos 7 y el sudario con que le habían
cubierto la cabeza, no con los lienzos, sino enrollado en un
sitio aparte.
8 Entonces entró también el otro discípulo, el que había
llegado primero al sepulcro; vio y creyó.
9 Pues hasta entonces no habían entendido la Escritura:
que él había de resucitar de entre los muertos.
10 Los dos discípulos se volvieron a casa.
LECTURA
¿Qué dice el Texto?
El acontecimiento de
la resurrección no se
describe con las
formas
espectaculares y
apocalípticas de los
evangelios sinópticos:
para Juan la vida
del Resucitado es
una realidad que
se impone sin
ruido y se realiza
en silencio, en la
potencia discreta
e irresistible del
Espíritu.
El hecho de la fe de los discípulos se anuncia "cuando todavía
estaba oscuro" y se inicia mediante la visión de los signos
materiales que los remiten a la Palabra de Dios.
Jesús es el
gran
protagonista
de la narración,
pero no
aparece ya
como persona.
El primer día de la semana…
Este es un título para significar lo que para el evangelista
quiere decir la Resurrección:
Es el día de la verdad
(el día después del sábado);
“aquel día”, anunciado por
los profetas;
de los nuevos tiempos, de la
nueva creación.
Jesús Resucitado
inaugura la nueva
creación, la definitiva,
la novedad de la
restauración de todas las
cosas en Cristo.
El evangelista pasa de “ver” la realidad a “creer” en otra
realidad más profunda, más total:
Cristo Resucitado.
Cuanto más se deja
uno conducir por la
luz de la fe más “ve”
de otro modo la
realidad, exterior e
interior.
Hay un cambio en el
mirar y en el
contemplar a las
personas y a las cosas,
cuando la Resurrección
lo ilumina todo.
La Resurrección de Cristo
transforma la creación.
Ha muerto el hombre
viejo y su vida está
iluminada en Dios.
Primero, transforma a sus discípulos:
de hombres tímidos y cobardes a
personas valientes y entregadas.
La fe en Cristo Resucitado conduce al creyente a sentirse
criatura nueva.
Ha sido sepultado con Cristo
en el bautismo y con Él ha
resucitado.
La fe transforma la
dura realidad de
sufrimiento y
desesperanza,
en un nuevo modo de
vivir, de ver, de
entender…
La fe nos conduce a
llenar la vida del gozo
de la Resurrección
para recrear todos
nuestros valores,
sentimientos,
actitudes y conducta.
meditación
¿Qué me dice el Señor en el Texto?
¿Qué quiere decir
concretamente, para ti,
"creer en Jesús
Resucitado"?
¿Qué dificultades
encuentras?
¿La resurrección es sólo propia de
Jesús o es verdaderamente el
fundamento de tu fe?
La relación que vemos entre Pedro, el otro discípulo y María
Magdalena es evidentemente de gran comunión en torno a
Jesús.
¿En qué, o
quienes,
encuentras
hoy esta
alianza de
amor y de
"común unión"
fundada en
Jesús?
¿Dónde puedes leer los
signos concretos del gran
amor por el Señor y por
los "suyos" que mueve a
todos los discípulos?
Cuando observas
tu vida y la
realidad que te
rodea ¿tienes la
mirada de Pedro
(ve los hechos,
pero permanece
firme en ellos: a la
muerte y a la
sepultura de
Jesús),
o más bien, la
del otro
discípulo (ve
los hechos y
descubre en
ellos los
signos de una
vida nueva)?
oración
¿Qué respondo al Señor que me habla en el texto?
Vuelve a leer el texto lentamente.
Sitúate ante el sepulcro vacío de Jesús y preséntale los
sepulcros vacíos que hay en tu vida.
¿Qué te dice Jesús?
¿Qué le respondes?
Deja que resuenen en
ti las palabras de
María Magdalena.
Corre con ella, con Pedro y con el otro discípulo.
Pídele a Jesús la gracia de
saber buscarlo siempre.
Déjate sumergir gozosamente
en la fe en Jesús Resucitado,
aunque como los discípulos no
lo veas.
contemplación
¿Cómo reflejo en mi vida lo que me dice Dios en el Texto?
Contempla como a la Magdalena y a los discípulos la
Resurrección de Jesús les cambia la vida.
Déjate llenar para
vivir tú vida desde la
Vida del Resucitado.
Siéntete como uno de los discípulos:
con miedo, pero con ganas de superarlo;
con dudas, pero con hambre de creer y confiar totalmente en
Jesús.
Analiza qué te impide
entregarte de lleno al
Resucitado.
¿Cuáles son para ti
los signos en los que
ves a Cristo
Resucitado:
los pobres, los
desesperanzados,
los miedosos,
los bautizados sin
compromiso…?
Acepta que Jesús Resucitado entre en tu vida, acógelo como
amigo, con confianza:
“¡Él es la Vida!”
acción
¿A qué me comprometo?
Busca momentos concretos durante la semana para acoger la
gracia de la Resurrección, dejarte renovar por la
misericordia de Dios, amar por Jesús y que la fuerza de su
amor transforme tu vida.
En tu oración
pídele a Jesús
que te ayude a
descubrir qué
tinieblas
dominan tu
interior que no
dejan brillar la
gracia y la
alegría de Cristo
Resucitado.
Haz un gesto, una
acción, para que los
pobres,
desesperanzados…
y las personas que
tienes cerca crean
y confíen en Jesús
Resucitado.
FIN
Descargar

Diapositiva 1