Semana de la
catequesis
Secretariado de
Pastoral Catequética
Arquidiócesis de Monterrey
TEMA I
¡La comunidad cristiana como
hogar de catequesis!
OBJETIVO:
 Descubrir la comunidad cristiana como
ejemplo de la Iglesia de Jesucristo y
como espacio generador de vida
cristiana donde la comunión permite ser
el origen, lugar y meta de la catequesis.
TEXTOS:

Jesús habla de una comunión todavía más íntima
entre él y los que le sigan: "Permaneced en Mí,
como yo en vosotros... Yo soy la vid y vosotros los
sarmientos" (Jn 15, 4-5). Anuncia una comunión
misteriosa y real entre su propio cuerpo y el
nuestro: "Quien come mi carne y bebe mi sangre
permanece en Mí y Yo en él" (Jn 6, 56). (CEC, 787)

Se entra en el Pueblo de Dios por la fe y el
Bautismo. "Todos los hombres están invitados al
Pueblo de Dios" (LG 13), a fin de que, en Cristo,
"los hombres constituyan una sola familia y un
único Pueblo de Dios" (AG 1) (CEC, 804)
CONTEMPLAMOS:
La comunidad cristiana como hogar de catequesis
(Del Directorio General para la catequesis 253-257)

La comunidad cristiana es la realización histórica del
don de la «comunión» (koinonia), que es un fruto del
Espíritu Santo.

La «comunión» expresa el núcleo profundo de la Iglesia
universal y de las Iglesias particulares, que constituyen
la comunidad cristiana referencial. Esta se hace
cercana y se visibiliza en la rica variedad de las
comunidades cristianas inmediatas, en las que los
cristianos nacen a la fe, se educan en ella y la viven: la
familia, la parroquia, la escuela católica, las
asociaciones y movimientos cristianos, las comunidades
eclesiales de base... Ellas son los «lugares» de la
catequesis, es decir, los espacios comunitarios donde la
catequesis de inspiración catecumenal y la catequesis
permanente se realizan.

«“La comunidad cristiana es el origen, lugar y meta
de la catequesis.”» De la comunidad cristiana nace
siempre el anuncio del Evangelio, invitando a los
hombres y mujeres a convertirse y a seguir a
Jesucristo. Y es esa misma comunidad la que acoge
a los que desean conocer al Señor y adentrarse en
una vida nueva. Ella acompaña a los catecúmenos
y catequizandos en su itinerario catequético y, con
solicitud maternal, les hace partícipes de su propia
experiencia de fe y les incorpora a su seno.

La catequesis siempre es la misma. Pero estos
«lugares» de catequización la colorean, cada uno
con caracteres originales. Es importante saber cuál
es la función de cada uno de ellos en orden a la
catequesis.
La familia como ámbito o medio de crecimiento en la fe
 Los
padres de familia son los primeros
educadores en la fe.
 La familia ha sido definida como una «Iglesia
doméstica», lo que significa que en cada
familia cristiana deben reflejarse los diversos
aspectos o funciones de la vida de la Iglesia
entera: misión, catequesis, testimonio, oración...
 La familia como «lugar» de catequesis tiene un
carácter
único:
transmite
el
Evangelio
enraizándolo en el contexto de profundos
valores humanos.
La parroquia como ámbito de catequesis
 La
parroquia es, sin duda, el lugar más
significativo en que se forma y manifiesta la
comunidad cristiana.
 La parroquia, en efecto, congrega en la
unidad todas las diversidades humanas que en
ella se encuentran y las inserta en la
universalidad de la Iglesia.
 Constituye
un espacio comunitario muy
adecuado para que el ministerio de la Palabra
ejercido en ella sea, al mismo tiempo,
enseñanza, educación y experiencia vital.
 La
parroquia está experimentando hoy, en
muchos países, hondas transformaciones.
 No
obstante, «la parroquia sigue siendo una
referencia importante para el pueblo cristiano,
incluso para los no practicantes».
CONFRONTAMOS:
Para darnos cuenta que «“la comunidad cristiana es el origen,
lugar y meta de la catequesis.”» Es necesario que nos
preguntemos y reflexionemos en lo siguiente:





¿Reconozco en mi familia una verdadera comunidad? ¿Somos
una comunidad cristiana?
¿Qué hace diferente a una comunidad cristiana de cualquier otra
comunidad?
¿Es nuestra parroquia un “lugar privilegiado” para la formación
religiosa de nuestros hijos? ¿Por qué?
¿Qué necesitamos hacer para que nuestras familias y parroquias
sean verdaderas comunidades cristianas?
¿En qué nos favorece como padres y padrinos que nuestros hijos
se preparen para la recepción de los sacramentos en una
comunidad cristiana? ¿A qué nos compromete? ¿Qué ambiente
debemos generar o promover en nuestras familias para que su
formación esté apoyada en una verdadera comunidad cristiana?
EXPRESAMOS NUESTRA FE
Lee el siguiente texto:
 Los
creyentes que responden a la Palabra de
Dios y se hacen miembros del Cuerpo de Cristo,
quedan estrechamente unidos a Cristo: "La vida
de Cristo se comunica a los creyentes, que se
unen a Cristo, muerto y glorificado, por medio
de los sacramentos de una manera misteriosa
pero real" (LG 7). Esto es particularmente verdad
en el caso del Bautismo por el cual nos unimos a
la muerte y a la Resurrección de Cristo (cf. Rm 6,
4-5; 1 Co 12, 13), y en el caso de la Eucaristía,
por la cual, "compartimos realmente el Cuerpo
del Señor, que nos eleva hasta la comunión con
él y entre nosotros" (LG 7). (CEC, 790)
Contesta las siguientes preguntas:
a)
¿Por qué los
comunidad?
sacramentos
se
viven
en
b)
¿Cómo desde mi familia puedo compartir
realmente el Cuerpo del Señor?
c)
¿Por qué dice el texto que la Vida de Cristo se
comunica a los creyentes por medio de los
sacramentos?
Oración:
Presidente: Ofrezcamos la siguiente oración por la unidad
de los cristianos en una sola Iglesia que sea verdadero
Pueblo de Dios que unifique y enseñe. Pidamos al Señor su
luz para construir en nuestros hogares verdaderas
comunidades cristianas.
1.
2.
3.
Señor, tú que quieres “que todos los hombres se salven y
lleguen al conocimiento pleno de la verdad" (1 Tm 2, 4)...
Todos: Permítenos formar verdaderas comunidades cristianas.
Señor, tú que quieres “que todos los hombres se salven y
lleguen al conocimiento pleno de la verdad" (1 Tm 2, 4)...
Todos: Permítenos formar verdaderas comunidades cristianas.
Señor, tú que nos dices “sabed que yo estoy con vosotros todos
los días hasta el fin del mundo” (Mt 28, 19-20)...
Todos: Envíanos tu Espíritu para tomar fuerzas en nuestra misión.
4.
5.
Señor, queremos ser mejores padres de familia cristianos, por
eso te pedimos:
Todos: Danos paciencia y entendimiento para hacer lo que nos
pides.
Señor tu que nos dices: “Yo soy la vid; y ustedes los sarmientos. El
que permanece en mí y yo en él, ése da mucho fruto”
Todos: Enséñanos a permanecer unidos a ti dando fruto
permanentemente.
Presidente: Acepta Señor nuestra oración y permítenos seguir
unidos a ti para que demos testimonio a nuestros hijos y a todos los
hombres de tu presencia salvadora y de que la Iglesia la formamos
todos para dar a conocer tu mensaje y celebrar tu vida en la
Gracia eterna.
Todos: Amén.
Descargar

Semana de la catequesis