C.P. Álvaro Flórez Estrada
Pola de Somiedo
Curso 2007/08
…grandes relatos
de…
EL FUTBOLISTA
AVIAUNA VEZ UN FUTBOLISTA QUE
LE HICIERON FALTA Y ERAMUIVUENO JUGANDO
EN EL FUTBOL.
ERA DEL ESPORTIN POR QUE EL ESPORTIN
ESTAVA EN 3ª Y PORESO LO
PASARON AL SPORTIN
ALFONSO GARCIA TABLÓN
ELGATOGARFIL
ABIAUVEZUNGATO
ELEPILLOUN COE Y LO
EVAON E ABULAIA YE
PUSERON 2 TITAS
DESIRÉ.
(Había una vez un gato que le pilló un coche
y lo llevaron en la ambulancia y le pusieron 2
tiritas)
EL PERRO FUBOLISTA
HABIAUNA VEZUNPEROQUBOITAQSE LLAMABA DAVIDA.
EIOAUCIRCOATRBGRAPEOSEASUSTO CON
UNPAOIUNGATO
SKIO Y ROIOAPTAINOPUDOPUDOGRAGUBLO
(DAVID A.)
(Había una vez un perro que era futbolista y se llamaba David. Fue a un circo a trabajar, pero se asustó
con un pato y un gato. Se rompió la pata y ya no pudo jugar más al fútbol)
LAGUARDIACIVIL
UIALAGUARDIAILDEUOAUNBORAHOAOENUISTALYLU
EGOLOTUOEARREGAR
JAVIER
GÓMEZ
(Un guardia civil detuvo a un borracho que rompió un cristal y luego lo tuvo que arreglar.)
JABALI
ABIAUNABEZUJABALI QUE ESTABA COMIENDO I
SENCONTO CONPATO.
POR CORER DEDTAS D EL SE CALLO AL AGUA SE DIO UN
GLPE CO UNA PEDA I SE L CALLO UNA PZUÑA.
SASUSTO Y FUE A BUSCAR A SU FAMILIA. SUMADE LE
QURO.
NEREA NIETO
LA VACA BOLERA
ABIAUNAVACAQELA
COMIEONLOSLOBOS
MI PADE LA ENOTO
IALLEVOALVETEINAIO.
DAVID MARTÍNEZ
(Había una vez una vaca que la
comieron los lobos. Mi padre la
encontró y la llevó al veterinario.)
EL TIGRE
HABIAVÑAVEZYUNTIGREQVEBAJ
ODELMÑTEPARATRABAJAR EN UN CIRCO
FUEMUIFELIZ
ISIDRO FEITO
(Había una vez un tigre que trabajaba en
un circo y fue muy feliz)
OLIVR Y BENYI
AVIA UNA VZ UN JUGADR KE SE LLAMABA OLIVER.
UN DIA FUE AL CNPO A ECHAR UN PARTIDO
ENTONCES IZO UNA CHILENA MARAILLOSA Y METIO
GL A BENLLI QUE ESTABA DE POTERO
COLORIN COLORADO ESTE CUENTO SEACABADO.
MARIO DIAZ LANA
ELCABALLO
EVVAAD ELCABAVLO
EVA
(El caballo que estaba en el prado saltando y
relinchando se escapó)
ELGATOPEPE
ABIA UNA VEZ UN GATOE CAODE
TEJADOYSEMAZCO EN LA CABEZA
LEPINSARON YSE FUE A SU CASA
MELCHOR
(Había una vez un gato que se cayó del tejado y se
mancó en la cabeza. Le pincharon y se fue a casa).
LOBO
ESTA BAGADO D ELMO MTE
PROSECALL O RODANDO Y SMAN C
UNOS ESCALADORES LO CURARON
YLOECHARON RRODANDOAELRIO
VICTOR GARCIA
…grandes relatos de…
Había
una
vez dos
niños
Juan y Pablo que
gastaban
muchas
bromas. Tenían nueve
años, eran compinches y vivían
en Pola de Somiedo, todas las
tardes se reunían en el parque.
Hoy fueron
a
la
tienda
de
bromas
compraron
silicona
después
fueron
a
gastar
bromas al directora. cogieron la
llave del despacho pegaron la
silicona en el sillón y cuando
se sentó plaf se quedo pegada ‘
quien ha hecho esto ¡ grita
la directora.
Enfadada mando
llamar a Juan y a Pablo y ellos
fueron y le pidieron disculpas,
gurando no volverlo a hacer
nunca mas.
Érase una vez , una princesa
llamada
Melissa que vivía en
un
pequeño castillo en
las
montañas de Somiedo .Ella estaba
muy
triste
porque
no tenia
amigos. Un día muy soleado salió
a pasear
y mientras
cogía
flores para su mamá algo le
asustó , era un pequeño duende
llamado Somiedín, que era famoso
en el lugar por conceder deseos.
La princesa Melissa le contó a
Somiedin
que
en su castillo
tenia
todos los
juguetes que
podía
desear
pero no
tenia
amigos para jugar con ellos .
Cuando la princesa Melissa llego
al castillo sintió risas de niños,
eran
sus
cinco primas
que
venían a vivir con ella. Jugaron
y jugaron hasta el anochecer y
durmieron felices y contentas.
Había
una vez
una
familia de patos
y
una
vaca
que vivían en una
granja con los granjeros José
Luis y Lucia.
Un día la niña de la granja
le dijo a su padre: ¡Papá la
“Gitana” parió un xatín! y
todavía no se libró y el xato es
muy culón .
Por la tarde papá pato salió
de paseo y la mamá y la patita
se quedaron en la cama. Papá
pato estaba en el campo
caminado tan tranquilo y de
repente se encontró con una
patita herida y la llevo a la
granja para curarla.
La patita después puso bien
y se quedó con ellos a vivir,
se quedaron todos juntos a
vivir.
Érase una vez
una princesa que
lo quería todo y
un. Día quería un
collar de flores y
ningún joyero lo
tenía y se puso
enfadada.
Luego
vino un chico y le
dijo si coges tu las
flores yo te hago el
collar.
Y la princesa se
puso muy feliz.
Había una vez dos niños
que se
llamaban Marcos y
María y vivían con sus padres
en una casita en medio del
bosque. Sus padres eran muy
pobres y no tenían casi ni para
dar de comer a sus hijos. Un día
el padre decidió marcharse a
trabajar a la ciudad, los niños se
quedaron en la casita con su
mamá.
Su padre
decidió
marcharse
a trabajar a la
ciudad. Los niños se quedaron en
la casita con su mamá. Su padre
todos los meses les mandaba
dinero y así pudieron tener una
gran cosecha con la que salieron
adelante. Su padre al poco
tiempo regresó y todos juntos
fueron muy felices.
Érase una vez una niña que
se
llamaba
Verónica. Una
mañana
cuando
se
levantó
estaba nevado todo el pueblo y se
puso muy contenta porque iba a
hacer un muñeco de nieve con sus
amigos Pedro y Marina.
Al muñeco le pusieron de nariz
una zanahoria y de manos unos
palos gorro y bufanda.
Antes de acostarse hizo una
hoguera para que el
muñeco
no
tuviera
frìo. A la mañana
siguiente vio que el muñeco
había
desaparecido y se puso triste Un
cuervo que la veía llorar le
explicó que el fuego derretía la
nieve.
Y hizo
otro
con sus
amigos.
¿Cuál es tu sabor favorito?,
preguntó Winnie.
Sus amigos del bosque de
los 100 Acres le contestaron:
“No importa lo que
comamos, lo que importa es
como sabe lo que comemos”.
Hay quien prefiere los
alimentos dulces y hay
quien prefiere los salados.
Parece que a nuestro
amigo Igor le gusta comer
tierra que sabe a grasa y
barro. No, a Igor le gusta
comer cardos, que tienen un
sabor jugoso y por supuesto
a nuestro amigo Winnie le
gusta comer miel.
Había una vez un oso que
tenía mucha hambre y vió
una colmena de abejas , la
madre le
dijo
que
no
cogiera
miel, el oso no
obedeció a la madre y
comió la miel.
El padre le vio en el
campo comiendo la miel,
entonces fue a reñirle y
le mando que
fuera a
su cueva a dormir.
Había un
gato que vivía en un
hórreo se llamaba Picaron porque era
muy , muy juguetón y un poco travieso.
Un día Picaron mientras jugaba con un
ovillo de lana, se enredó tanto que en
vez de parecer un
gato parecía un
ovillo de lana y como no podía soltarse
pidió ayuda a una golondrina que
pasaba por allí. Le dijo:
¿Me ayudas, golondrina, a soltarme?
¡No ovillo de lana! dijo la golondrina .
Se encontró después con un zorro y le
dijo :
¿Me ayudas zorro a soltarme?
¡No ovillo de lana!
A continuación se encontró con su
hermano Chispita y le dijo:
¿Hermano me ayudas a soltarme?
¡Si hermanito te soltare aunque te
enredaste tanto!
¡¡”Ya era hora no quiero seguir siendo
un ovillo de lana”!
y le desenredo su hermano con mucho
cuidado.
Y colorín, colorado este cuento se ha
acabado
Había una vez un rey de un país muy
lejano. Era un país rodeado de montañas
donde el sol brillaba y había un río. Este rey
era muy viejo y le quedaba poco tiempo de
vida por lo que necesitaba que sus dos hijas
se casaran.
Su hija mayor era mala y envidiosa y
odiaba a su hermana pequeña porque todos
los príncipes de los otros reyes nos querían
casarse con ella ya que era guapa, alegre y
buena.
Un día la hermana pequeña salió a pasear
por el bosque, un bosque lleno de flores y
animales y conoció a un campesino pobre
pero guapo y amable y se enamoro de él.
Cuando se lo contó a su hermana, ésta se
alegró por que pensaba que así todos los
príncipes se fijarían en ella y conseguiría el
trono de su padre. Así que le tendió una
trampa a su hermana pequeña para que su
padre se enterara de que estaba enamorada
de un campesino, pensando que se enfadaría
con ella. Su padre como vio que estaba
enamorada de verdad dejo que se casara
con el campesino y como castigo a su hija
mayor la dejo sin el trono . La hija pequeña
se caso con el campesino y fueron muy
felices.
Erase una vez un niño en Gua que se
llamaba Pablo un día fue al bosque y
se perdió y había un tronco y se subió
en el desde allí se vía todo el bosque
menos su casa
vio algo extraño y se
bajó del árbol y camino se hizo de
noche y estuvo haciendo
una casa
y
durmió
allí durmió durante toda la
noche y al día siguiente sonó algo raro
y camino abr que era y vio que era un
dinosaurio comiendo hojas y lo vio el
dinosaurio salio corriendo a por Pablo y
Pablo se dio la vuelta y empezó a correr
por mucho que corría lo estaba
pillándolo y se agacho y el dinosaurio se
paro y se hizo amigo de el y lo llevo a
una peña muy alta y casi se cae de
ella y EL dinosaurio lo llevo a otra peña
pero era mas bajita y caro en la peña
bajita nadie tiene miedo
ni a nada
porque era bajita Y lo llevo al bosque y
le enseño su cueva y tenia huevos y
cuando salieron
de la
cueva del
dinosaurio Pablo se marchó y le dijo:
Adiós, amigo. Te echaré de menos.
Había
una vez un
niño
que se
llamaba Jaimito. El era muy
gordo y
siempre
participaba en los concursos
del colegio. A
Jaimito siempre le
gustaba ir en bicicleta y en tren, pero
en bicicleta no cabía y en tren las
sillas eran demasiado pequeñas. Pero
Jaimito
casi siempre se pasaba el
día
comiendo pasteles, jugando a la
play y estando en la cama.
Un día
Jamito se fue al bosque y
cogió de un manzano tres manzanas,
de un cerezo unas cuantas cerezas, de
un limonero diez limones y de un
melocotonero veinte melocotones. Salio
del bosque y se fue a casa , al día
siguiente tenia que ir a un concurso del
colegio. Llego el día y Jamito comenzó a
participar en el concurso, en él tenían que
demostrar cuántos pasteles eran capaces
de comer. Jamito creía que él no tendría
problemas pero al quinto pastel empezó
a vomitar encima
del director y le
expulsaron del colegio 3 días la cuarto
día Jamito desencordó, le pidió perdón
al director y todos volvieron a ser
amigos y pudo andar en bici y en
tren.
Pedro
tenía
treinta
cabras
y un perro. Una
mañana Pedro
Llevó sus cabras a una
peña
para que comiesen
hierba,
Pero antes
de
llevarlas les dio pienso y
agua para que no tuviesen
sed.
De repente, apareció un
lobo y mató a una cabra y
se murió. Mató un cazador
al lobo y Pedro le dio las
gracias y bajo con sus
cabras al pueblo y al día
siguiente volvió a subir a las
montañas
y
tuvo
más
cabras. Colorín colorado este
cuento se ha acabado
…grandes relatos de…
Había una vez un campesino. Un campesino avaricioso. Un día vino un señor a comprarle las tierras,
pero él no se las quiso vender.
—Pídeme lo que quieras, —le propuso el señor que era muy rico.
--- Vale; quiero que me des todo tu dinero o si no me enfado —dijo el campesino.
—Pero me tienes que dar tus tierras —dijo el señor rico.
—A cambio quiero todo tu dinero y todas tus cosas.
—Pero si te lo doy todo, seré pobre.
Un día, trabajando en sus tierras, el campesino encontró un tesoro.
Entonces empezó a saltar de alegría, fue por todo el pueblo y vio que todos eran pobres y le dio pena.
Entonces el campesino enterró el oro en las tierras para tener mas oro
Pasaron tres semanas y el oro no salía y entonces
pensó y pensó y nada dijo habrá que regarlas más y
fue a por agua y les echó tres vasos de agua
—Todo esto me ha echo ser muy avaricioso.
Entonces salió al pueblo a repartir el oro y así todos se
hicieron ricos y el se quedó pobre.
Por eso los del pueblo le dieron las gracias y le
hicieron emperador y el campesino les dijo:
— Muchísimas gracias por hacerme emperador. No os
vais a arrepentir y la primera cosa que voy a hacer va
a ser hacer una fiesta.
Estuvieron tres semanas de fiesta y todos se lo
agradecieron:
—Gracias emperador.
Como nadie sabía cómo se llamaba pues no tenía
nombre, desde entonces lo llaman el Emperador Pablo.
Aida González Nieto
El cazador
Había una vez un cazador que salió al bosque a cazar
bichos y vio un venado y lo mató. Luego se sintió cansado y
se echó a dormir un rato. De pronto descubrió dos conejos.
Se despertó enseguida y siguió cazando.
Al día siguiente volvió a cazar por el bosque. Antonio
tenía muchos amigos y… un día decidió salir con sus
amigos.
A CONTINUACIÓN... Pasaron muchos años y
ALEJANDRO CALZÓN MENÉNDEZ
Érase una vez un hada que todos los días se mareaba. Su hija que se llamaba Clara tenia 9 años y
siempre le daba cariño a su madre. Ella intentaba hacer todo lo posible por ayudar a su madre: un hada
que se llamaba Dorada que pertenencia al club las hadas.
Entonces Dorada quería la varita del poder eterno, ella con el hombre llamado Pedro. Ese hombre
ayuda a la hija en todo momento. Dorada siempre que iba a ganar, se mareaba, y aunque siempre lo
intentaba pero no lo conseguía.
Así que un día por la noche,
apareció un espíritu y le dijo a
Dorada: “Cuando necesites ayuda,
me llamas”. Entonces Dorada se
cayó mareada al suelo. Clara se
fue a la cama a dormir y el marido
de Dorada la llevó a la cama.
Al día siguiente, Dorada ya se
sentía mucho mejor y le dijo su
marido: “Ha venido un espíritu que
me querría decir que cuando tenga
algún problema que él va aparecer
y me vas a salvar.
Le dijo su marido: “Yo te acompañaré” Eso le dijo el marido a Dorada. Entonces, les oyó la
hija y se fue llorando a su cuarto. Sus padres fueron a verla.
Su madre le preguntó: “¿Qué te pasa, hija, qué te pasa? Cuéntamelo todo”. Entonces le
dijo su hija Clara: “Si papá va a ir contigo, entonces yo me tendré que quedar sola en un
orfanato”.Su madre le contestó: “No mi niña, tu vendrás con nosotros” Bien, mamá.
Entonces fueron todos.
Después, se le apareció la bruja Lamenta. Entonces le dijo Dorada: “Dame la varita de mi
bisabuela Plateada. Pero como la bruja no se la quiso dar, Dorada propuso:
“Hagamos una pelea: si tu ganas te la quedas si yo gano me la das”, y la ayudaba Clara.
Entonces empezó la pelea. Dorada le dio una patada y derrotó a la bruja, con la ayuda de
su hija.
Celebraron la victoria haciendo una gran fiesta. Desde entonces vivieron felices y comieron
perdices y colorín colorado ente cuento se ha acabado y aún no hemos merendado.
Ángela Cano García
Había una vez una niña llamada Rosa, que era un poco criticona y tenía dos
años. Era muy guapa, pero estaba muy triste porque su hermanita estaba muy malita y
estaba un poco mejor pero seguía malita.
Ella pasaba día y noche pensando qué podía hacer para curar a su hermana.
Un día estaba paseando por el bosque y encontró a un chico llamado David. Era
un niño que sabía medicina y era rico, en cambio Rosa era un poco pobre. Cuando Rosa
miró para atrás, el chico desapareciera y gritó: ¡David! Pero nada.
Se fue a su casa con su hermanita, su papa y su mama.
Pero cuando Rosa llegó, su hermana ya estaba muriéndose. Pero en ese instante
llegó David. Traía medicinas porque sabía que se iba a morir y, con una gota mágica que
le dio, la curo y se fue despertando poco a poco. Aquellas medicinas curaron a la
hermana de Rosita.
Y cuando se levantó de la cama, estaba linda y curada. Rosita y su hermana
abrazando a David, le dieron muchísimas gracias. También sus padres se lo
agradecieron.
Aquel día, Rosita y David se enamoraron. Poco después se casaron y fueron
felices y comieron perdices.
Y se fueron a vivir a un chalé, sus padres se fueron a vivir a otra casa, y su
Carla Arias Álvarez
hermana también se caso.
Ramuel y Tonín se fueron a entrenar y Tonín siempre iba con él.
Regildo le prometió ir a visitarlo porque Tonín le dio una patada y está en el hospital.
Comió alubias mágicas y curo a Manuel y fueron al campeonato mundial y Sirián hizo que
Ramuel jugase contra Tonín para ver que tal luchaba.
Pero sucedió algo inesperado: Ramuel insultó a los padres de Tonín y éste luchó para
que no insultase a sus padres y le dijo que no volviera a hacerlo.
Ramuel se casó con Catalia, le compro un deportivo con turbo y nitro de queroseno
de marca Nos y tuvieron un hijo Leotardo y al entrenar encontró cinco cofres de llenos
de oro y organizó una carrera con su deportivo y apostó sus cinco cofres de oro y...
¡catapún!, ganó treinta cofres más. Al llegar a casa con el coche lleno de oro Catalia le
dice: ¡Te amo muchísimo mas Ramuel
La casa de Ramuel estaba cubierta de oro y tuvo un Ferrari con
turbo y nitroso de queroseno de marca Nos. Y Catalia se sacó el carné de conducir y
Ramuel hizo un palacio de oro y un cohete supersónico que iba a un trillón y destrozó a la
gente.
Javier Fernandes Bessa
LOS ANIMALES DEL BOSQUE
Un día un señor fue de visita al
campo a ver animales y... de pronto
vio un cazador que iba a matar
animales y como no ya casi no hay
animales le dijo: No se pueden
matar tantos animales. Así que no
mates tantos. Mata solo dos o tres
animales porque sino quedarán
pocos y así la gente no puede ver
animales en el campo y en la
carretera, para verlos jugar por ahí
en el monte, en los praos: las
ardillas, los rebecos, las vacas, los
lobos, los urogallos y muchas
gallinas
Por favor, me dices ¿dónde vas a cazar algún animal por el monte? O mejor, no debes cazar animales
porque casi no hay animales. Así que igual no puedas ver tantos animales en el monte o en los praos.
Así que te voy a acompañar para yo pueda ver algún animal, si puedo ir contigo y no es ninguna
molestia.
Señor. ¿Cómo te llamas? Me llamo Luis.
Llorián Álvarez García
Érase una vez un niño llamado Antonio
que solo le interesaba una cosa:
Las carreras de coches.
Antonio, siempre sacaba ceros en los
exámenes y se pasaba el día dibujando
coches, quería dibujarlos para luego
construirlos y participar en las carreras.
Un día sus padres fueron a una reunión y
pasó esto:
-¿Qué tal va Antonio con sus estudios?
-Me temo que a su hijo solo le interesa
una cosa las carreras de coches.
-Entonces ¿Qué podemos hacer?
-Me tengo que ir. Adiós.
Antonio, ha diseñando el coche perfecto y lo está construyendo.
Antonio tardó bastante y llegó la hora de cenar.
Cuando fue a cenar, su madre le preguntó:
-¿Qué estabas haciendo en el garaje tanto tiempo?
-Construir un coche para competir en las carreras
-¿De verdad?
-Sí, mamá. De verdad. Un coche de verdad.
-¡Quiero verlo!
-Pero está sin terminar, mamá. Además es una sorpresa.
Cuando esté terminado, lo verás. ¿Por cierto, qué hay de cenar?
-Antonio tú siempre tan glotón.
-Tengo mucha hambre
-De cenar hay espaguetis con atún.
-Me encantan.
Antonio se lo comió todo en un segundo y se fue ha dormir. ZZZZZZZZZZ (Ronquidos.)
Ya es de día y Antonio está desayunando para ir a construir el coche.
(Por si no lo sabíais: es verano y Antonio tiene 15 años).
Antonio se fue a jugar con sus amigos al parque.
-Antonio ¿que tal? (saludo especial). Vamos al supercastillo
-Vale, vamos.
Antonio y Javier se fueron al supercastillo y se tiraron por el tobogán de agua de noventa
metros. Bajaron a cien kilómetros por hora. Después Javier se fue a dormir la siesta y a jugar a la
PLAY STATION 1. Después Antonio siguió con el coche.
Le costó mucho pero al final lo consiguió. Antonio ganó las carreras.
MANUEL SUÁREZ ÁLVAREZ
Por la tarde fui a una fiesta con mi amiga
Sandra. Cantamos y bailamos mucho tiempo y lo
pasamos muy bien. Por la noche fuimos de cena,
nos encontramos con otras amigas hasta formar un
grupo de cinco.
Luego nos fuimos a las casas nos divertimos
mucho, nos encontramos con otras amigas y nos
dijo un señor que fuéramos a cantar a Operación
Triunfo. Fuimos a cantar una canción yo y mis otras
amigas. ¿Sabes qué canción cantamos? Se llama:
“Ni una sola palabra”.
Por la noche, cenamos y nos fuimos a la
cama. Por la mañana, nos levantamos,
desayunamos y nos vestimos. Finalmente cada una
se fue para su casa.
Marling Desayes Lira
Érase una vez un cazador que siempre andaba por el bosque y dormía en una cabaña y un día
mató dos jabalíes, un oso y tres venados.
Al día siguiente, vino el policía y la mujer de Hugo. Fueron a la cabaña donde dormía y no
estaba en la cabaña. Porque marchara para otro pueblo.
La mujer vio un hombre que era gitano. Se llamaba Alexis.
la mujer lo vio a y se despertó.
lejos un paisano y dijo a los policías: Vamos
hasta la sierra, que sólo quedan dos
kilómetros. subieron a la sierra y ya era de
noche. Dijeron vamos a dormir. Mañana iremos
a buscarlo. La mujer roncaba zzzzZZZZ.
Sergio Menéndez Fernández
…grandes relatos de…
MARISA Y SUS HERMANAS
Érase una vez una niña muy traviesa y muy trabajadora a la vez, que nada mas salir de casa siempre
iba a buscar leña y a cuidar las vacas junto con sus otras dos hermanas. Ya se que es un poco raro lo
que estoy contando pero es la verdad.
Un día de colegio normal Marisa y sus hermanas fueron al monte a cuidar las vacas y a darles de
comer, de camino iban tan tranquilas y de repente se encontraron con un Oso. Sí, habéis leído bien,
se habían encontrado con un enorme oso, las hermanas de Marisa se asustaron, pero Marisa intentó
acariciarle mientras le tranquilizaba.
El Oso se fue con su dos crías. Marisa y sus
hermanas decidieron seguir con su camino.
Cuando llegaron a casa con la leña la echaron a
la cocina en la que la casa se encontraba en un
ambiente familiar. Sus padres las esperaban
en la mesa para cenar.
Cuando acabaron de cenar tenían que hacer los
deberes porque no habían tenido tiempo, la
verdad no es que fueran muchos pero tenían
que hacerlos. Marisa y sus hermanas se
levantaron para ir al colegio y seguir con sus
labores de casa para poder comer.
Y así acaba la historia con esta familia tan
humilde y trabajadora, y ahora este cuento se
acaba comiéndose una faba.
Claudia 6º
UN GRAN PAÍS
Hace mucho tiempo, unos niños tuvieron que huir de su país por las guerras
y la miseria que lo corrompían. Fueron a la casa de un tío que estaba muy lejos de
su país de origen, se sorprendieron por los lujos y todo lo que había en casa de
su tío. Entonces pensaban:
¿Por qué no puede haber solo un cachito del lujo que hay aquí en mi
ciudad?
Entonces es cuando los chicos empezaron a moverse. Llamaron al
gobernador del país de su tío y le dijeron que juntaran su país con el de los niños.
Fueron varias veces: la primera les dijeron que no; la segunda también les
dijeron que no; pero a la tercera, les dijeron que sí; como dice ese dicho: a la
tercera va la vencida.
Entonces el gobernador fue al país de los niños y los dos países se
convirtieron en uno grande y rico.
Aroa
Las dos hermanas
Había una vez dos hermanas que se llevaban muy mal y la madre siempre le daba la razón a la hija
mayor que se llamaba Carolina. Un día la madre mandó a la hija pequeña que se llamaba Laura a comprar
una garrafa de agua al supermercado y la niña le dijo:
-Claro, mami, ahora mismo voy.
Cuando la niña salía de el supermercado una viejecita le dijo que a ver si era tan amable de darle un
poco de agua y la pequeña le dijo que si. Entonces la viejecita dijo que, como era tan amable, cuando dijese
cosas bonitas le iban a salir cosas bonitas por la boca.
Cuando la niña llegó a la casa, le dijo a la madre: “Aquí tienes, mami”.Y como dijo algo bonito le
empezaron a salir piedras del río y flores por la boca.
La madre se quedó tan sorprendida que mandó a Carolina ir a buscar agua para ver si le pasaba lo
mismo. Cuando la niña salió del supermercado le preguntó la viejecita si era tan amable de darle un poco de
agua. Y la niña le respondió que no, que si no tenía dinero para comprar agua que se aguantara. Entonces la
señora vieja le dijo que cuando dijese cosas desagradables le iban a salir cosas feas por la boca.
Cuando la niña llegó a casa le dijo a la madre: “Aquí tienes tu asquerosa agua. Entonces le empezaron
a salir sapos y culebras por la boca y de lo sorprendida que estaba la madre le empezó a consentir todo a la
niña pequeña. Desde ese momento la madre, para educar a la hija mayor, se dedicó a pagarle un colegio con el
dinero que ganaba la hija pequeña y desde ese momento la familia era mucho más feliz porque la hija mayor
ya estaba siendo educada y no era un mal ejemplo para la familia.
Hilda
Érase una vez un joven pirata que se hacia llamar El Coronel. Era despiadado, pero
nunca había conseguido robar ningún tesoro. Lo había intentado una y otra vez pero
siempre era capturado. Pero una vez solo una vez había conseguido robar el tesoro al
rey de Inglaterra.
El rey enfurecido ordeno en busca del ladrón que se había atrevido a robar el tesoro de
mas valioso de Inglaterra.
, diamantes
El rey había jurado que el que devolviese
el tesoro, le concedería la mano de su hija.
El pirata al oír eso devolvió el tesoro, los demás piratas no sabía lo que decía por que
le había costado mucho robarlo.
El coronel lo tenía todo pensado. El rey daría la mano de su hija. Y así fue el plan
había salido como había planeado le robaría las joyas a la princesa el día de la boda.
Había llegado el día de la boda y los invitados esperaban impacientemente al futuro
príncipe de Inglaterra. El coronel buscaba las joyas, pero la princesa las llevaba todas
anillos, collares, diamantes
José Carlos
Cuento de brujas
Érase una vez una vez una bruja del bosque. Esa bruja no era como las demás era una
bruja buena pero tenía una hermana que era la bruja mala. Tan mala, tan mala que cuando veía a
la hermana vigilando a la princesa hacía que cayera un relámpago encima de su casa, pero
nunca funcionaba porque ella la tenía protegida con un conjuro.
Victoria, que así se llama la bruja mala no sabía que tenía un conjuro. Entonces decía que
no le salían los poderes, por eso fue a ver a Mariano, el mago del bosque, el más sabio del
mundo entonces victoria lo fue a ver.
-Pom pom. ¡Mariano, señor del bosque! Necesito que tú me ayudes a buscar un conjuro
para poder quedarme con los poderes de mi hermana, porque no me gusta que ella tenga los
poderes mejores de la familia cuando yo soy la mayor.
-Lo siento, no te puedo ayudar. Eso lo tenéis que hacer vosotras. Y solo te puedo dar un
conjuro para que puedas hacer algo. Mira el conjuro es:
Abracadabra, si esta noche no me das tus poderes, en animal te convertirás, zig-zag.
-Gracias, señor le debo una.
Entonces fue a hacer el conjuro, pero tampoco sabia lo que le había pasado.
Entonces fue a ver a Gruñón, el enfermero del pueblo.
-Gruñón, Gruñón, ¿por favor, me puedes mirar para ver si me pasa algo con mis poderes?
Le mira y no le pasa nada.
-No, señora, no le pasa nada.
-Ah, vale. Gracias, señor.
Por tanto ya no podré hacer nada, se dijo.
Entonces fue a ver a más gente, recorrió el mundo en busca de alguien que le ayudara
y nada, no encontró nada.
Y decidió volver a su casa y entre los árboles vio a una joven dando conjuros y
decidió ir.
-Hola, señora, quería venir a ver si me puede dar un conjuro para quitarle los poderes
a mi hermana.
Pero lo que ella no sabía era que la señora era su hermana, y la señora se dio cuenta.
Entonces le dio un conjuro para que se le
quitaran sus poderes. Así que en el
momento en que hizo el conjuro se quedo
sin poderes.
Ella fue a ver a la señora que le dio el
conjuro y la hermana le dijo:
-Lo siento, soy tu hermana y para otra vez
te pides los otros poderes.
-Pero... si yo fui por muchas casas y no me
funcionaban los poderes.
-Es que las personas a la que fuiste era yo
disfrazada y para otra vez te fijas más
ahora te aguantas.
Nieves
…grandes relatos de…
Érase una niña llamada Ana que vivía con sus padres y un hermano en una mansión.
Un día, sus padres y su hermano salieron a pasear en un pequeño barco y tuvieron un trágico
accidente en el cual murieron los tres.
La pobre Ana no tenía familia cercana pero aparecieron unos parientes. Lo único que querían
era su herencia. La trataban muy mal. Era una criada más en la mansión, hasta que un día vino a
visitarla una anciana llamada Josefa para despedirse de ella. Iba a hacer un viaje por el mundo,
en un barco. Ana, por la noche, estuvo pensando en el viaje de su amiga.
A la mañana siguiente se levanto temprano y fue en busca de aquel barco. A escondidas se
metió como un polizonte, y al cabo de unos días, fue descubierta por un joven marinero.
Le comentó todo lo que había pasado. El marinero le dio un lugar digno para mejorar su estancia
en el barco. Antes de llegar a la ciudad el capitán se dio cuenta y no dudó en preguntarle por qué
se había echo pasar por un polizonte. Ana acabó contándole toda la verdad, para no ir a la
cárcel.
Entonces el capitán le prometió que le iba a ayudar para recuperar todo lo que había perdido.
Pasaron unos años, hasta que Ana cumplió los 18 años y volvió a casa. Mientras, sus tíos la
daban por muerta.
Un buen día, sus tíos recibieron una invitación para visitar al capitán. Allí les
comunicaba que Ana estaba viva. Ellos no se esperaban aquella noticia, no
se lo podían creer.
En ese momento, entro por la puerta Ana. Se quedaron con la boca abierta.
Sus tíos querían llevársela, pero el capitán se negó rotundamente.
El capitán habló con las autoridades para hacer justicia y así Ana poder
recuperar todas sus pertenencias. Por fin lo consiguió, regresó a su mansión,
mientras sus tíos volvieron a su granja. Ana era muy buena chica, y como no
quería que más gente pasara por su situación, se dedicó a ayudar a la gente
necesitada. Al pasar los años, llegó el mejor día cuando apareció el joven
marinero. No dudaron en casarse, y así lo hicieron hasta formar una familia y
cumplir su sueño hecho realidad.
ISIDRO
Érase una vez, unos niños jugando con el balón cuando de repente, uno escuchó
un ruido extraño en la casa y les dijo a sus compañeros:
-¿Habéis oído ese sonido dentro de la casa abandonada?
Los compañeros le responden:
- No hemos oído nada.
Al día siguiente se adentraron en la casa para ver de donde procedía el ruido que
sonó tan fuerte ya que parecía el rugir de un león.
Todos entraron en fila dándose la mano porque tenían mucho miedo. Además la
casa era muy vieja y a cada paso que dabas sonaba el crujir del suelo.
Pedro mientras iba caminado, desapareció de pronto. Echó a correr y los demás
no sabían donde se había metido.
Por más que lo llamaban Pedro no aparecía. Poco a poco, los niños fueron
desapareciendo uno a uno hasta que solo quedó uno.
Este se escondió, en un salón, detrás de un sofá y sorprendentemente se
encendió la tele. Un hombre extrañísimo disfrazado con una mascara horrible le
dice:
-Tengo a todos tus amigos. Si los quieres volver a ver, vete al sótano.
El niño , muerto de miedo fue. Allí vio cabezas colgadas de las paredes,
cuerpos, etc. Era una escena tan trágica que no podía ni hablar.
Continuó avanzando por el sótano hasta que vio a sus amigos. Fue corriendo a
rescatarlos, los soltó de sus cadenas, en ese momento apareció ese extraño
hombre disfrazado por sus espaldas y les dice:
- No os puedo dejar marchar porque ahora sabéis todo lo que tengo en mi
casa.
Entonces cogió a los niños y los encadenó de nuevo a la pared.
Les quitó la piel a todos para ponérsela porque era un coleccionista de pieles.
Nadie volvió a ver jamás a esos niños, por más que los buscaron, nunca iban a
dar con ellos.
Fin
Luis Carlos
Como en el pueblo, en ningún lado
Hace muchos años, en un pueblo llamado Villaverde vivía un matrimonio muy feliz porque
todo les había ido bien, hasta que un día las cosas empezaron a cambiar.
Este joven matrimonio se llamaban Tito y Mari. Tuvieron un hijo con el nombre de Marcos.
El chico fue creciendo y haciéndose mayor. Más tarde tuvieron otra hija: Maria, la cual era
un poco rebelde.
Pasó el tiempo, y Maria se casó. Tuvo dos hijos y se marcho a vivir a la ciudad. Cada vez
venia menos al pueblo. Los abuelos apenas conocían a sus nietos y cuando los veían no era
fácil conversar con ellos porque no les hablaban bien de sus abuelos y no les querían
porque su madre les decía que le habían hecho mucho daño echándola de casa, lo que ellos
no sabían que era mentira.
Un mal día vino una tormenta muy grande, mientras que Marcos estaba en el monte con sus
animales. Pero cuando intentó volver a casa ya era tarde. El frío y el cansancio no lo dejaron
llegar.
Tito y Mari no levantaban cabeza. Fue un momento muy difícil para ellos y se quedaron muy
afectados. La vida seguía e intentaban luchar por seguir adelante
Después de todo esto, María pensó en sus padres y decidió regresar al pueblo.
Los niños iban al colegio al pueblo de abajo, con los demás niños del concejo. Su marido
encontró un trabajo en un pueblo cercano de panadero.
Les encantaba ver a sus nietos correteando y jugando
por los alrededores de su casa, pero el tiempo pasaba
y ya estaban muy mayores,.Tito estaba operado del
corazón y María tenia depresión .No todo podía ser
perfecto. Pero en los malos momentos iban a estar
todos juntos. Estos momentos llegaron pronto. Una
noche Tito les dio un buen susto a todos. Su corazón
se paró y no pudo resistir más y un año más tarde,
también Mari se fue para siempre.
Maria se arrepintió de todos sus errores, que fueron
unos cuantos, pero consiguió ser feliz en el pueblo.
Los niños se hicieron mayores y tuvieron que ir a
construir sus estudios a la ciudad, pero todos los fines
de semana y vacaciones venían al pueblo con sus
padres.
Todos los domingos siempre se ponían tristes. Sin
embargo, sabían que había que estudiar para ser algo
en esta vida. Maria y su marido se quedaron en el
pueblo, con los animales, su gente y orgullosos de
haberse quedado en el pueblo porque era una de las
mejores decisiones que habían tomado en su vida.
Jairo Cobrana
Esta historia, ha ido pasando de padres a hijos durante mucho tiempo y ahora os la voy a
narrar.
Buenos días. Me llamo Toni y vivo en una localidad muy pequeña al norte de la península
Ibérica y estos hechos que os voy a contar son ciertos:
-Todo empezó una tarde lluviosa del mes de enero, en la que un hombre, en el sótano de su
casa, practicaba experimentos de un libro que había comprado para su hijo –al cual le
gustaban mucho las ciencias. Este libro era su regalo de cumpleaños, pero un día antes, el
niño Tomás falleció en un accidente de autobús escolar, con 14 años de edad. Ya habían
pasado 3 años, pero su padre seguía sin superar del todo la muerte de su hijo y un día pensó
en hacer todos los experimentos del libro, en honor a su hijo.
Tras hacer 50 de los 51 experimentos, Manuel –el hombre de quien antes hablaba- estaba
bastante cansado de tanto experimento y se hartó tirando el libro en un rincón de la
estantería en el sótano.
Durante esas noches, no pudo conciliar el sueño, atormentado por la idea absurda de que su
hijo no estuviera satisfecho en el más allá. El insomnio fue un grave problema para Manuel,
ya que llevaba 3 noches sin dormir. El cansancio se estaba acumulando cada vez más.
Por fin, un día decidió volver al sótano donde tenía su pequeño laboratorio para hacer el
último experimento, aunque cuando abrió el libro se vio en un gran aprieto. El experimento
era tan complicado, que sus conocimientos no lo sabrían resolver. Se trataba de crear una
máquina del tiempo que funcionaba a base de líquidos y otras sustancias indicadas en el
manual.
La primera vez, al intentar hacerlo,
cuando echó el cloro en la máquina, ésta
reventó dejándolo sordo. Por la fuerte
explosión le reventaron los tímpanos.
Sin embargo, continuó su lucha hasta
lograr construirla y cuando la quiso
encender, se vio envuelto en una nube de
colores de la cual no podía salir.
Entonces, al ver una luz se despertó;
había estado en coma durante tres años,
por lo que su hijo tenía ya 17 años. No se
lo podía creer.
Entonces dio a su hijo el libro y le contó
todo lo que había soñado. Al saberlo,
Tomás arrojó el libro por la ventana y
abrazó a su padre con todas sus fuerzas.
Hoy, 90 años después, Tomás ha muerto y
sus hijos cuentan ya esta historia a sus
descendientes. Quienes la escuchan
entusiasmados tienen a su abuelo y a su
bisabuelo como unos ídolos a los que
quieren parecerse. La verdad es que
tienen motivos.
Toni García Arias
Paula era una joven que debido al trabajo de su madre, siempre estaba cambiando de ciudad.
Paula era muy tímida y no le gustaba cambiar de colegio.
De vacaciones de verano conoció a Nick, del que acabó enamorada. Se hicieron muy buenos
amigos.
A los dos les gustaba el agua, eran grandes nadadores. En verano se lo pasaban genial en la
piscina y en la playa, pero como todas las vacaciones, las suyas también se terminaron.
Paula recibió la noticia de que se volvía a mudar. Ella se puso bastante triste, pero no tuvo más
remedio.
Se acercaba el primer día de su nuevo colegio en Málaga y Paula estaba muy nerviosa e
impaciente.
A las siete y media sonó el despertador de Paula. Empezaba un nuevo día.
Sonó el timbre del colegio. Ella no habló con nadie y se fue a su clase. Entonces, Nick se dió
cuenta de que la que estaba delante suyo era Paula. Nada más terminar la clase, Nick y Paula se
reencontraron, quedaron en la hora de natación para verse y así continuar hablando.
A la hora de natación Nick le dijo a Paula que le siguiera, que le iba a enseñar algo.
Ella fue con los ojos cerrados. Cuando él le dijo que los abriera, no se lo podía creer. Era una
pequeña cueva en la que había ríos y pequeñas cataratas. Era increíble.
A Paula le encantaban los pequeños detalles de Nick y se lo agradeció llevándola a su lugar
secreto: un estanque. Era por la noche para poder ver las estrellas, algo que a Paula le encantaba.
Ese día, a la luz de las estrellas, Nick
besó a Paula. Se alegró mucho, porque
era algo que siempre había deseado,
aunque ella no expresaba sus
sentimientos. Se pasaban el día con
miradas de complicidad y a sus amigos
les encantaba su relación porque era
diferente y especial.
Pero el curso finalizaba y estaban un
poco tristes al pensar que no se iban a
ver en todo el verano.
El último día Nick le regaló a Paula un
collar con un corazón y una foto de
ellos dos juntos. A cambio ella le regaló
una pulsera con sus nombres grabados.
Acordaron que así nunca se olvidarían.
Todos los días se llamaban. Después de
mucho buscar encontraron un trabajo
común para poder estar juntos y no
separarse. Así se pasaron el verano y los
cursos. Eran muy felices juntos y
acabaron casándose y formando una
familia que era lo que los dos querían.
Verónica Vergara González
El bosque es un terreno muy grande. Está lleno de árboles, plantas, flores
y animales salvajes.
Un día, fui a dar una vuelta y me encontré con un corzo pequeño que había
perdido a su madre. No hacía mas que berrar, entonces lo cogí, lo llevé
para mi casa, y allí le dí leche y pienso. Cuando se hizo mayor, decidí
soltarlo en el bosque con los demás animalitos, pero sólo quería venir
conmigo. Me daba mucha lástima, pero lo mejor para él era dejarlo en su
casa: la propia naturaleza.
Fue pasando el tiempo. Un día estaba sentada tranquilamente delante de mi
casa, cuando, de repente, veo a mi corzo. ¡No lo podía creer! Venía
acompañado de los demás animales del bosque para hacerme una visita y
darme las gracias por todo.
En ese momento rebosaba felicidad. Era algo mágico y como quería
aprovecharlo al máximo lo invité a pasar toda la tarde conmigo.
A partir de ese día, todos los fines de semana iba a visitarles al menos
una vez y no pensaba en otra cosa que no fuera en ir a verlos.
Un día les enseñé una cabaña. Gracias a ella salvaron su vida ya que un
día, el cazador “Jairo” intentó matarlos, pero ellos se refugiaron en
ella. Intenté hacer reflexionar al cazador, pero aún así no lo conseguí.
Desde entonces me dedico a buscar refugios para los animales.
Marta Antón Díaz
Estos relatos han sido realizados por el alumnado del
Estos relatos han sido
C.P. Álvaro Flórez Estrada con motivo del día del libro
realizados
alumnado
quepor
tuvoellugar
el 23 de abril de 2008.
del C.P. Álvaro Flórez
Estrada con motivo de la
celebración del día del libro
que tuvo lugar el 23 de abril
de 2008.
Descargar

Diapositiva 1