UNIVERSIDAD NACIONAL DE
CUYO
Materia: Derecho Privado II-Obligaciones
Prof. Titular: Dr. Carlos A. Parellada
Prof. Adjuntos: Dra. Silvina Furlotti
Dr Horacio Gianella
Jefe Trab. Prácticos: Dr. Pablo Quirós
Dra Fabiana Martinelli
Año 2009 TURNO TARDE
I. CLASE NRO. 36 - RESPONSABLE: DR. HORACIO GIANELLA
II. TEMA: Responsabilidad de los propietarios de
establecimientos educativos
III. UBICACIÓN PROGRAMÁTICA: Unidad décimo cuarta . punto
6to.
Sabemos que la regla general es que se responde por los hechos propios. Sin embargo
hay supuestos en los que la ley imputa a una persona las consecuencias jurídicas
dañosas de un hecho del cual otra es autora, la llamada responsabilidad indirecta.
La norma general que regula estos casos es el art. 1113 del Código Civil, que
en su primera parte dispone: “La obligación del que ha causado un daño se extiende a
los daños que causaren los que están bajo su dependencia”
Existen diversos supuestos de responsabilidad por el hecho de otros:
. La del principal por el hecho del dependiente
- La de los padres
- La de los tutores y curadores
- La de los hoteleros
- Por cosas arrojadas o suspendidas expuestas a caer
El tema de hoy es el de la responsabilidad de los propietarios de establecimientos
educativos, regulado por el art. 1117 del CC.
El art. 1117 del CC fue reformado por la ley 24.830, del año 1997, la que introdujo
un cambio radical del sistema de responsabilidad que nos ocupa:
• liberó a los directores de colegio y a los maestros artesanos del peso de la presunción
de culpa,
• Desplazó la legitimación pasiva desde aquéllos hacia los propietarios
• Objetivó el factor de atribución
• Estableció un seguro obligatorio
Régimen anterior a la Ley 24.830
Art. 1117 C.C. originario: “Lo establecido sobre los padres rige (…)
igualmente respecto de los directores de colegios, maestros artesanos, por el daño
causado por sus alumnos o aprendices, mayores de diez años y serán exentos de toda
responsabilidad si probaren que no pudieron impedir el daño con la autoridad que su
calidad le confería y con el cuidado que era su deber poner”.
Sujetos responsables:
Director
Maestro artesano. (hoy Institutos profesionales y de artes y oficios)
Factor de atribución:
Subjetivo (Presunción de culpa)
Eximente:
Imposibilidad de impedir el hecho dañoso.
Haber empleado todos los cuidados que corresponden a sus deberes.
Fundamento de la responsabilidad:
Obligación de vigilancia.
Patria potestad delegada.
Daños que comprende:
Daños causados por sus alumnos o aprendices a terceros.
Personas por las que se respondía: ….por el daño causado por sus alumnos y aprendices mayores de diez años…. (viejo art. .1117)
• Y los menores de diez años?
No había responsabilidad
Para otros, respondían los padres, salvo que probaran la culpa del director
o maestro artesano (Llambías)
Para otros, respondían no por el art. 1.117, sino por el 1.113 en calidad
de principal
• Y los mayores de edad?
Para algunos, respondían por todos
Para la mayoría, sólo los menores de edad (de más de diez años)
Factores que motivaron la reforma
• Falta de respaldo en la realidad (piénsese en los establecimientos con excesiva
cantidad de alumnos, resulta evidente que la posibilidad de vigilancia por parte del
director resulta casi imposible)
• Desconocimiento de la norma.
El director es un dependiente del establecimiento dedicado a tareas administrativas.
• Poca aplicación real en la jurisprudencia (se realizaba una interpretación restrictiva).
• ….mediatez propia de las relaciones sociales de fin de siglo: los alumnos son
números y la asignación de recursos a la educación es cada vez menor …. (Reyna,
C., en Bueres – Highton, Código Civil comentado)
• El sistema era incongruente: el director es un dependiente del propietario y debe
responder por hechos de docentes y empleados que, en muchos casos no podía
elegir el mismo
Poder Ejecutivo Nacional
Diputado Enrique Mathov
Diputada Elsa Kelly
PROYECTOS DE REFORMA
Diputado Carlos Alvarez y otros
Diputado Guillermo Estévez Boero
Comisión de Legislación General de la H.
Cámara de Diputados de la Nación
Régimen posterior a la Ley 24.830 (Régimen actual)
Art. 1117 C.C::
Los propietarios de establecimientos educativos privados o estatales
serán responsables por los daños causados o sufridos por sus alumnos menores
cuando se hallen bajo el control de la autoridad educativa, salvo que se probaren el
caso fortuito.
Los establecimientos educativos deberán contratar un seguro de
responsabilidad civil. A tales efectos las autoridades jurisdiccionales dispondrán las
medidas para el cumplimiento de la obligación precedente.
La presente norma no se aplicará a los establecimientos de nivel
terciario o universitario.”
Sujetos responsables:
Propietarios de establecimientos educativos, es decir, el organizador de
la educación; aquel que emprende el servicio educativo el que puede
ser una persona física o jurídica, pública o privada.
Ámbito de aplicación:
Establecimientos educativos (públicos y privados): “Institución
donde la enseñanza se imparte a un menor a través de una
organización de tipo empresarial que supone control de la
autoridad” durante la permanencia en el establecimiento o en
salidas organizadas por él y también durante el tiempo posterior
razonable.
Exclusión: Establecimientos de nivel terciario o universitario
OTROS CASOS: institutos, karate, gimnasios, ……
• Sólo los encuadrados en la Ley Federal de Educación
• Todos
Factor de atribución:
Objetivo
Eximente:
Solo libera el caso fortuito.
Y culpa de la víctima …….?
Y la culpa de un tercero por el cual no debe responder el propietario ….?
Fundamento de la responsabilidad:
• Deber de seguridad.
• Garantía creada por la ley fundada en el riesgo de empresa (Kemelmajer de Carlucci).
Daños que comprende:
• Daño causado o sufrido por sus alumnos menores de edad.
Seguro obligatorio:
• Se exige contratar un seguro de responsabilidad civil.
Responsabilidad de los maestros y directores:
El actor debe probar la culpa de los demandados en los términos del art. 1109 CC.
PRINCIPALES DIFERENCIAS ENTRE EL TEXTO ANTIGUO Y EL NUEVO:
Art. 1117
Redacción originalRedacción actual s/ Ley 24.830
Sujetos responsables
Directores de colegios
y maestros artesanos
Propietarios de establecimientos
educativos (en caso de
establecimientos públicos, la D.G
Sujeto dañado (víctima)
Alumnos
Alumnos y terceros
Autor del daño
Alumnos mayores
de 10 años
Alumnos menores de edad
(21 años) y terceros (ya que
también se responde por los
daños que sufran los alumnos)
Eximentes
Prueba de la no culpa
Caso fortuito
Seguro obligatorio
No
Si
Tener en cuenta…
El daño, que puede ser físico o moral, …
• Debe producirse mientras el menor se encuentra bajo control de la autoridad educativa
A tal efecto, se incluye toda actividad estrictamente curricular, la que se extiende a
todas las que se vinculen a ella por el hecho de encontrarse organizadas y controladas
por la autoridad educativa (o a través de sus dependientes, directores, docentes en
general, preceptores, etc.)
• No se limita a actividades desarrolladas en aulas, sino que se incluyen también las
deportivas, viajes de estudio o recreación, etc.
• No quedan excluidas las “horas libres”.
• La responsabilidad del establecimiento educativo no excluye la acción directa contra el
docente a cargo, en los términos del art. 1109. Es decir, se trata de responsabilidades
concurrentes.
Otras responsabilidades concurrentes:
Responsabilidad del establecimiento educativo por el hecho del dependiente.
Responsabilidad del establecimiento educativo por el hecho de las cosas (bancos en
mal estado, pizarras, puertas, ventanas, etc.).
“TELLO, MÓNICA POR SU HIJO MENOR EN J° 78.685/36.070 TELLO,
MÓNICA SILVANA POR SU HIJO MENOR C/ DIRECCIÓN GENERAL DE
ESCUELAS DE LA PCIA. DE MENDOZA P/ D. Y P. S/ INC. CAS.”
Suprema Corte de Justicia, Mendoza (01/05/2006 )
“La responsabilidad prevista en el art. 1.117 C.C. se encuadra dentro de un sistema
legal de responsabilidad objetiva, en el que las eximentes no operan en el campo de
la culpabilidad sino en el de la causalidad. De lo contrario, se debilita la obligación de
seguridad de los establecimientos educativos a extremos tales que no sólo deja la
responsabilidad en el ámbito de la responsabilidad subjetiva presumida, sino que
termina exigiendo a la víctima la prueba de la culpa de alguien a quien el legislador
sindicó como objetivamente responsable salvo que éste pruebe la ruptura del nexo
causal; se invierte la carga probatoria del requisito de la inevitabilidad, presumiendo
caso fortuito los “meros accidentes, aún cuando no se invoque ni acredite tal
presupuesto necesario para el funcionamiento de la eximente; torna inútil la discusión
en torno a si libera o no el hecho imprevisible e inevitable de la víctima, desde que
termina por presumirlo toda vez que se trata de actividades escolares “normales de un
menor adulto”.
“NUÑEZ MARIA EDITH RAQUEL Y OT. C/ DIRECCION GENERAL DE
ESCUELAS DE LA PCIA. DE MZA. P/ D. Y P.” Fecha: 25-02-05 CUARTA
CAMARA EN LO CIVIL DE MENDOZA
“El empujón que un compañero propina a otro durante el recreo, provocándole daños
o lesiones, no es un hecho exterior, extraordinario, ni está fuera de lo común entre
niños de corta edad. Tampoco está fuera del ámbito de la empresa educativa, ya que
al tratarse de hechos que podía presumirse ocurrirían al momento de emprender
organizadamente la empresa educativa, pues entre ellos son acontecimientos
normales, aunque muchas veces súbitos, no puede ser considerado tal hecho, como
caso fortuito y eximir la responsabilidad objetiva prevista en el nuevo art. 1117 del
C.C., para los propietarios de establecimientos educativos”
“CALIBAR, CARLA SOLEDAD C/ DIRECCION GENERAL DE ESCUELAS P/ D.
Y P. Fecha 08-11-05 SEGUNDA CAMARA EN LO CIVIL. PRIMERA
CIRCUNSCRIPCIÓN JUDICIAL”
“Luego de la reforma del artículo 1117 del C.C. por la ley 24.830 se modificaron
sustanciales aspectos de la responsabilidad de los establecimientos educativos. La
legitimación sustancial pasiva se desplazó de los maestros y directores de colegios
a los propietarios de los mismos. El factor de atribución, de la culpa presumida y la
consiguiente necesidad de probar la “no culpa” a cargo de la demandada, pasó a t
ener fundamento objetivo, lo que emana de la única eximente prevista por el
legislador: el caso fortuito. Pesa sobre el propietario del colegio la carga de la prueba
de que la conducta de la víctima ha tenido tal grado de irrazonabilidad, anormalidad,
temeridad, etc. que permitan apreciarlo como un caso fortuito, imposible de prever
o de evitar. El accionar de una niña de nueve años que, no obstante la instrucción
dada durante el año, ingresa corriendo al aula, no constituye caso fortuito eximente
de responsabilidad del establecimiento educativo; conducta que más allá de la
prohibición que sobre ella había, es normal en un niño de esa edad”.
BIBLIOGRAFÍA
TRIGO REPRESAS, Félix A. – LÓPEZ MESA, Marcelo J. Tratado de la Responsabilidad Civil, Bs.As., Edit. La Ley, 2.004, Tomo III, págs. 233-282.
MOSSET ITURRASPE, Jorge – PIEDECASAS, Miguel A., Código Civil Comentado,
Santa Fé, 2.003, Responsabilidad Civil, págs. 363 – 369.
CIFUENTES, Santos – SAGARNA, Fernando A., Código Civil, Comentado y Anotado,
Bs.As., Edit. La ley, 2008, Tomo II, págs. 669 – 689.
Descargar

Diapositiva 1 - Estudio de Abogados Parellada & Asociados