¡Hola!
He estado todo el
día pensando en ti.
Hace mucho que no
lo pasaba tan bien:
Yo también.
Quiero conocerte
en persona.
A mí también me
gustaría, pero los dos
estamos casados.
Va a ser difícil...
Lo digo en serio,
tienes que hacer
algo. Estoy
enamorada de ti,
¿Y tú?
Creo que también.
Dime que me amas.
Estoy perdido de amor
por ti. Me has
embrujado. Ya no sé ni
donde tengo la cabeza; si
arriba o abajo.
¡Ja, ja, ja...! Me
encanta que me digas
esas cosas. Mi marido
no tiene sentido del
humor.
¡Qué pendejo es tu
marido! No sabe lo que
tiene en casa.
A mí me pasa lo mismo
con mi mujer…
¡Es muy fría!
Quiero verte,me excito
mucho contigo
¿Puedes hoy a las 4.00?
A esa hora estoy
trabajando.
¿No puedes salir,
alegando motivos de
trabajo?
Apenas me dejan ir
al baño.
¡Ja, ja, ja...! Pues,
dices que te sientes
indispuesto.
No puedo. Tiene que ser
cuando salga a las seis.
A las siete llega mi
marido, y ya no puedo.
Dile que vas a visitar a
una amiga.
Y… ¿Qué me harías
si nos vemos?.
Desde que te conocí no
pienso sino en tenerte entre
mis brazos y….
¡Hacerte el amor!
¡Mmmmmmmmm!
Me gusta...
Te quiero mucho...
Te deseo tanto...
¡Lo estoy deseando!
¡Y yo...!
¡Veámonos a las seis!
Tengo que ver a mis
hijos.
¿Cuántos tienes?
Tres...
Igual que yo. Déjaselos
a tu marido.
¡Ja, ja, ja...!
Hay que acostarlos.
¡Cuantos años tienen?
Los
míos son pequeños... Todos
tienen menos de siete.
Igual que los míos.
¡Es que somos almas
gemelas!
Por eso mismo tenemos
que vernos.
¿Dónde vives? .
Yo vivo en el sureste de
la ciudad.
¡No me digas! Somos vecinos.
Sí que somos almas gemelas.
Trataré de que mi marido se
quede con los niños.
Aunque… Luisita, la menor,
está engripada.
¿Luisita? Se llama igual
que la mía.
¡Qué casualidad!
El mayor mío se llama
Javier y la del medio
Martha, como su mamá.
¡Javieeeer...!
¡Marthaaa...!
¡Desgraciado!...¡
¡¡Impotente!!!
@#$%^&*
¡Zorra!...
¡¡¡Puta.!!!
#$%^&*()_