Adjetivos y Adverbios
Vamos a leer la siguiente leyenda
y a encontrar los adjetivos y
adverbios que faltan, pon mucha
atención.
¿Estas listo?
El Flautista de Hamelin
Hace ya mucho tiempo que los
habitantes de Hamelin tenían un
gran
gran problema, había ratas por
todas partes. Entraban en las
casas, se subían a las camas,
perseguían a niños y mayores, se
lo comían todo.
El Flautista de Hamelin
Los habitantes no sabían ya que
hacer, aunque habían intentado
muchas cosas seguían habiendo
muchas, muchísimas ratas.
El Flautista de Hamelin
Una mañana paso por el pueblo un
muchacho alto
y Delgado , iba
vestido de colores muy vivos y con
una pluma en su sombrero, era un
flautista.
-Señor, si me das cien monedas,
los librare de las ratas -, dijo el
joven al preocupado alcalde.
El Flautista de Hamelin
-Si
haces
lo
que
dices
muchacho, te daré las cien
monedas-, le contestó ilusionado
el alcalde.
El muchacho saco una flauta de
madera de su bolsa y se puso a
tocar.
El Flautista de Hamelin
Tocó una melodía muy extraña
poco a las
que atraía poco
poco a poco
ratas.
Cuando ya las había reunido a
todas
todas en la plaza, el flautista
comenzó a andar seguido por las
ratas.
El Flautista de Hamelin
Salió del pueblo, se dirigió a un
río y en sus aguas cayeron todos
aquellos roedores.
El flautista regreso al pueblo y
se presento al alcalde.
El Flautista de Hamelin
-Señor,
he
cumplido
lo
prometido, vengo pues por mis
cien
monedas
–
dijo
el
muchacho, pero codicioso de su
dinero, el alcalde lo amenazo …
El Flautista de Hamelin
-ja ja ja, solo por tocar la flauta
no te vamos a dar cien monedas,
no te debemos nada
nada muchacho,
anda vete de aquí si no quieres
que te echemos a palos. ¡Largo
de este pueblo!
El Flautista de Hamelin
El pobre
pobre flautista se fue muy
triste
triste por que le habían
engañado.
Al alejarse comenzó a tocar su
flauta y ahora los niños de
Hamelin eran quienes lo seguían.
El Flautista de Hamelin
Al observar esto, los pobladores
tuvieron que pedir perdón al
muchacho para que no se llevará
a los niños.
El Flautista de Hamelin
El flautista que era una persona
buena
buena y honesta acepto con la
condición de que nunca volvieran
a romper una promesa.
Descargar

El Flautista de Hamelin