Apocalipsis hoy 5
La Gran
Bestia
actual
El Apocalipsis de Jesucristo es Palabra de Dios,
en la que el Espíritu nos ofrece las claves para interpretar
proféticamente nuestra realidad.
Diseño: JL Caravias sj
La ruina anunciada no es
para el pueblo sufriente
Son los sistemas opresores
los que tienen que termnar:
No tienen futuro.
Llevan la ruina dentro de sí…
Todo Apocalipsis
presenta una interpretación de la historia humana a partir del presente.
Pretende fundamentar la resistencia frente a toda opresión.
Fomenta la fe en que Jesucristo es, en último término,
el señor de la historia, y no el imperio de turno.
Él pone en marcha el plan de Dios en la historia
y es capaz de revelar su significado más profundo.
Desenmascara las fuerzas negativas que intentan contrarrestar
la acción liberadora de Dios.
Como auténtico Señor de la historia,
está ya venciendo en el compromiso de sus seguidores.
Anima a las comunidades a mantenerse fieles a sus
propios valores crísticos, aun a costa del martirio.
En este nuestro mundo,
Necesitamos
rebosando crueles injusticias,
imperiosamente
el Apocalipsis recobra
ánimo y esperanzas…
su perenne actualidad
Seguridad de que otro mundo es posible.
Profundas crisis financieras y de valores
800.000.000 de hambrientos
Crueles guerras fratricidas
Terribles diferencias sociales
Consumismo desenfrenado
Fe en
el apoyo
y el
triunfo
final
de
Dios
Más que nunca, necesitamos la utopía cristiana,
para que no nos dejemos engañar
por la falsa propaganda del imperio
que nos promete felicidad.
Ánimo para seguir luchando por un mundo universalmente solidario y fraternal.
El Apocalipsis es crítica profética
a la prepotencia
y al lujo de los poderosos.
Y crítica también a los atontados por el sistema,
que se ponen a su servicio…
El poder del reinado de Cristo es un anti-poder,
un poder que evita que triunfe el poder opresor
Ap 11,18
El auténtico progreso de la historia está en camino,
aunque muchas veces los poderosos lo mantienen velado
El Apocalipsis nos enseña a levantar el velo
Poco a poco vamos pasando a lo largo de la historia
“de condiciones de vida menos humanas, a condiciones más humanas”
(Medellín 6)
Recordamos lo que dice el Apocalipsis para comparar con lo que pasa hoy
El poder de la Bestia es un poder insolente (13,5):
Ataca a Dios con blasfemias (13,6),
Persigue al pueblo de las comunidades (13,7)
Tiene pretensiones de ser dios,
dueño del mundo entero (13,7-8).
Engaña a las naciones (20,3.8)
Vive del asesinato, la magia,
la corrupción y el robo (9,21).
Destruye la tierra
(11,18).
Los culpables no son sólo los malos funcionarios,
sino el sistema en sí:
su organización económica-política
y su pretensión de ser el Señor del mundo
(13,1-18)
Su poder no viene de Dios,
sino de Satanás (13,2.4)
Los comerciantes de la tierra se enriquecen con
su lujo desenfrenado…, “
productos refinados y preciosos 18,3.14
17, 4
18,19
Lleva al mundo entero
a embriagarse
con el vino de su prostitución (17,1).
Madre de los abominables ídolos
de todo el mundo (17,5)
No dejan de hacer el mal (16,11)
Sus pecados se han amontonado hasta el cielo (18,5)
Ha logrado que a todos… se les ponga una marca
en la mano derecha
o en la frente:
Ya nadie puede comprar ni vender
si no está marcado con
el nombre de la Bestia… 13,16s
Condena a los reacios a la miseria.
Las personas que tienen la marca de la bestia
se postran ante su imagen 16,2
Obliga, bajo pena de muerte, a adoptar su sistema de valores.
Da muerte a los que no se le someten.
Cuando se deja que la economía de mercado evolucione según sus propias leyes,
provoca grandes y permanentes males…
La bestia engendra caballos desbocados (6,1-8):
1. Caballo blanco:
Ansias de poder (6,2):
Con un arco en la mano
Aplastador de pueblos…
2. Caballo rojo:
Guerras fratricidas
Destierra la paz… (6,3s)
Hace que se maten
entre hermanos.
Tiene una gran espada:
Estado violento.
3. Caballo negro: Desigualdades sociales (6,5s)
La balanza de la injusticia:
Hambre para pobres: trigo muy caro
Lujo para ricos: Aceite y vino libres
4. Caballo verdoso: Epidemias mortales
Muerte para la cuarta parte
de los habitantes de la tierra (6,7s).
Los cuatro jinetes son
los poderes mundiales que favorecen la cultura de la muerte.
¡Billones
acaparados!
Mucho dinero endiosado
Mucho
dinero
Mucho dinero especulado
Según el Apocalipsis,
Muchísimo
el terror final es contra
todo acaparamiento egoísta,
oro encerrado,
contra todo poder opresor,
improductivo.
el orgullo despreciador,
Corazones
el lujo desenfrenado,
y mentes dolarizadas
la manipulación
y el engaño…
La avaricia es dinamita explosiva
Tanta acumulación acaba pudriéndose
Todo imperio acaba cayéndose por podrido.
Será engullido por su propio
Todos los imperios son “bestias”
para los pueblos que aplastan.
La Gran Bestia se convierte en instrumento
de guerra, de violencia,
de injusticias económicas, de muerte.
Su poder es grande, pero frágil, en decadencia.
Llevan en sus entrañas el cáncer que los corroe.
Sus crisis son la consecuencia de los atentados ecológicos,
de la ambición desmedida de poder y de dinero
Los «ídolos de muerte», que proféticamente denuncia Ap 18,
necesitan víctimas para
poder saciar su voracidad y su lujo.
Desenmascarar hoy a la Gran Bestia supone
Enfrentarse con la teología neoliberal,
con los medios de comunicación, los bancos,
las grandes multinacionales y los ejércitos.
Cuando la economía de mercado evoluciona según sus leyes solo se provocan grandes males
La Bestia reina sobre todos los reyes de la tierra 17,18
“Tus comerciantes son
los magnates de la tierra
y tus brujerías han seducido a las naciones.
En ti se encuentra sangre de profetas y de santos” 18,23s
La perversa trama actual de poder y dinero,
de política y mercado, engorda sin control,
resguardada de la mirada pública, e impune ante la justicia.
El capitalismo salvaje del “dejar hacer”
lo degrada todo a la condición de mercancía
y acaba en la brutal crisis actual del
capitalismo financiero,
de guantes blancos
y corazón negro.
Deja estelas de barbarie y desolación…
La bofetada que la crisis nos propina es tan dolorosa
que nos abre los ojos, antes cerrados o condescendientes
Las Pequeñas Bestias,
Nos atemorizan con sus ejércitos al servicio de la Gran Bestia,
nos atontan con sus propagandas.
Nos paralizan con el peso
de sus crisis económicas
Nos embretan en un consumismo febril absurdo…
Se aseguran
para que seamos
ciegos ante sus mentiras
e impotentes ante sus robos
Mentiras,
robos,
aplastamientos
descarados
Ahora se presenta muy maquillada,
aunque no puede disimular su vejez.
Ya no domina tanto por el terror,
sino por la seducción…
Su imperio ya no tiene fronteras:
Sus cadenas abarcan al mundo entero.
No hay ahora un emperador personal…
Tiene un cuerpo enorme pero sin cara.
Las grandes negociaciones no las llevan a cabo
representantes de los estados,
sino tecnócratas anónimos, en secreto.
Dispone de poderosas propagandas masivas
Ya no tiene que trasportar sus capitales.
Traslada sus millones electrónicamente.
El archicapitalismo actual promete felicidad y bienestar para todos.
Ofrece un catálogo de promesas muy atractivas:
casa, vacaciones, celular, coche…
engarzarse en el proceso del consumo opulento.
Quiere parecer moderno y vital.
Presenta un rostro amable y festivo
Tiene una mentalidad infantil de culto al cuerpo,
en detrimento del poder del intelecto.
Pretende degradar a los hombres sin que se den cuenta.
Quiere que los ciudadanos lo pasen bien,
con tal de que no piensen en otra cosa que pasárselo bien.
El Apocalipsis se enfrenta a la
lucha del imperio en contra del proyecto fraterno.
Nos proponen falsas democracias
El Papa Francisco desenmascara a la Bestia
La alegría del Evangelio 53-59
“Hoy tenemos que decir «no a una economía de la
Se está desarrollando una
y la
».
...
Ya no se trata simplemente del fenómeno de la explotación y de la opresión,
sino de algo nuevo: con la exclusión queda afectada en su misma raíz la
pertenencia a la sociedad en la que se vive, pues ya no se está en ella abajo,
en la periferia, o sin poder, sino que se está fuera.
Los excluidos no son «explotados» sino
“Se ha desarrollado una
.
Casi sin advertirlo, nos volvemos incapaces de
compadecernos ante los clamores de los otros.
La crisis financiera que atravesamos nos hace olvidar
que en su origen hay una profunda crisis antropológica:
La adoración del antiguo becerro de oro ha encontrado
una versión nueva y despiadada
en el
y en la
sin un rostro y sin un objetivo verdaderamente humano.
Reduce al ser humano a una sola de sus necesidades: el consumo.
Defienden la
y la
Se instaura una nueva
, a veces virtual,
que impone, de forma unilateral e implacable, sus leyes y sus reglas.
El afán de poder y de tener no conoce límites.”
“En este sistema,
que tiende a fagocitarlo todo
en orden a
,
cualquier cosa que sea frágil,
como el medio ambiente,
queda indefensa ante los intereses
del
,
convertidos en regla absoluta.”
“Este sistema social y económico es injusto
en su raíz.
Es el mal cristalizado en
a partir del cual no puede
estructuras sociales injustas,
esperarse un futuro mejor.”
Informe de Oxfam Intermón, 2014
El actual sistema económico mundial es tan nefasto
que de continuar con su lógica devastadora
puede liquidar la vida humana.
Funciona sólo para una pequeña minoría:
* 737 grupos económico-financieros controlan el
80% de las corporaciones transnacionales.
• Entre ellos, 147 grupos controlan el 40%
de la economía mundial.
• Los 85 más ricos acumulan el equivalente
de lo que ganan 3.057.000.000
de pobres del mundo
La avaricia destruirá
a su propio dios:
el dinero acumulado
El agua estancada se pudre…
La plata acumulada, también.
Las ganancias desmedidas
de unos pocos
dejan fuera del progreso
a la mayoría de la humanidad.
Premio Nóbel de la Paz, 1984
Descargar

La Gran Bestia actual