Tipología textual
Descripción
Exposición
Argumentación
Diálogo
Narración
Descripción.
Marcas lingüísticas.

Verbos en presente y pretérito imperfecto.

Adjetivos, CN, proposiciones subordinadas
adjetivas, oraciones copulativas.

Metáforas, símiles.

Funciones: representativa y expresiva, en el caso
de las descripciones subjetivas.

La finca está compuesta
por dos parcelas
contiguas. La primera
consta de dos hectáreas
de terreno árido que
puede servir para la
cimentación de una
vivienda unifamiliar. La
segunda, aneja a ésta,
tiene siete hectáreas de
extensión y posee
árboles frutales, surcos
de labranza, tomas de
agua y un pequeño
eucaliptal aislado del
resto de la vegetación
por un profundo
cortafuegos que debe ser
mantenido con
regularidad por el futuro
propietario.

Sentados sobre las
cortezas suaves de
aquellos frondosos
eucaliptos, la luz parecía
que formaba figuras
sobre nuestros rostros.
Allí, la molicie de la tarde
pasaba inocentemente,
contemplando a las idas
y venidas de los
pequeños pájaros que
anidaban en los frutales y
robaban semillas de los
surcos de la siembra. La
explanada de tierra roja
que rodeaba los campos,
árida y seca como el
esparto, se cocía bajo el
sol del verano, y de ella
sólo podía nacer la
guadaña, el mal augurio.

La finca está compuesta
por dos parcelas
contiguas. La primera
consta de dos hectáreas
de terreno árido que
puede servir para la
cimentación de una
vivienda unifamiliar. La
segunda, aneja a ésta,
tiene siete hectáreas de
extensión y posee
árboles frutales, surcos
de labranza, tomas de
agua y un pequeño
eucaliptal aislado del
resto de la vegetación
por un profundo
cortafuegos que debe ser
mantenido con
regularidad por el futuro
propietario.

Adjetivación abundante.

Formas verbales en
Presente del Indicativo.

Proposiciones
subordinadas adjetivas.

Sentados sobre las
cortezas suaves de
aquellos frondosos
eucaliptos, la luz parecía
que formaba figuras
sobre nuestros rostros.
Allí, la molicie de la tarde
pasaba inocentemente,
contemplando a las idas
y venidas de los
pequeños pájaros que
anidaban en los frutales
y robaban semillas de
los surcos de la siembra.
La explanada de tierra
roja que rodeaba los
campos, árida y seca
como el esparto, se
cocía bajo el sol del
verano, y de ella sólo
podía nacer la guadaña,
el mal augurio.

Adjetivación
abundante.

Formas verbales en
Pretérito Imperfecto del
Indicativo.

Proposiciones
subordinadas adjetivas.

Símiles y metáforas.
Exposición.
Marcas lingüísticas.

Oraciones copulativas.

Objetividad: 3ª persona.

Precisión, claridad sintáctica.

Funciones: representativa, metalingüística.
La mayor dificultad
sobre el origen de la vida
es entender cómo surgió
el código genético: el
diccionario que traduce el
lenguaje de los genes al
lenguaje de las proteínas.
Un gen es un replicante
con la información para
fabricar una proteína, y
por tanto no sirve de nada
sin el código. Las
proteínas no pueden
replicarse por sí mismas,
por lo que tampoco sirven
de nada sin el código. Y la
paradoja es que el propio
código, que es
virtualmente idéntico en
todas las especies
existentes, está hecho de
genes y proteínas.

Verbos copulativos.

Función metalingüística.

Organización sintáctica
sencilla.

Verbos en tercera persona.
Argumentación.
Estructuras y tipos de argumentos.
Considero que el fútbol es un deporte que genera violencia
en los espectadores. Por una parte, son los propios equipos los
que cuentan con grupos de aficiones radicales, como los ultra
sur, los boixos nois o las brigadas amarillas, que en muchas
ocasiones reciben ayudas económicas de los directivos de los
clubes para garantizar con su apoyo incondicional. Además,
podemos observar en televisión que se producen incidentes
entre aficiones rivales casi todos los fines de semana, sin que
eso ya nos sorprenda. Los altercados son especialmente graves
cuando se enfrentan equipos de la misma localidad, como el
Betis y el Sevilla. Por otra parte, no parece que en otros
deportes se reproduzcan estas actitudes. En el baloncesto, por
ejemplo, jamás se ha llegada a la violencia en las gradas.
Teniendo en cuenta estas razones, podríamos pensar que
el fútbol es utilizado por muchos para volcar sus frustraciones
cotidianas, y que, en gran medida, la culpa de esos excesos
violentos la tienen los propios clubes, que tendrían que rechazar
a los que sólo van a los estadios a causar problemas.
Considero que el fútbol es un
deporte que genera violencia en los
espectadores. Por una parte, son los
propios equipos los que cuentan con
grupos de aficiones radicales, como
los los ultra sur, los boixos nois o las
brigadas amarillas, que en muchas
ocasiones reciben ayudas económicas
de los directivos de los clubes para
garantizar con su apoyo incondicional.
Además, podemos observar en
televisión que se producen incidentes
entre aficiones rivales casi todos los
fines de semana, sin que eso ya nos
sorprenda. Los altercados son
especialmente graves cuando se
enfrentan equipos de la misma localidad,
como el Betis y el Sevilla. Por otra parte,
no parece que en otros deportes se
reproduzcan estas actitudes. En el
baloncesto, por ejemplo, jamás se ha
llegada a la violencia en las gradas.
Teniendo en cuenta estas
razones, podríamos pensar que el fútbol
es utilizado por muchos para volcar sus
frustraciones cotidianas, y que, en
gran medida, la culpa de esos
excesos violentos la tienen los
propios clubes, que tendrían que
rechazar a los que sólo van a los
estadios a causar problemas.

Tesis: fútbol = violencia.

Argumento 1: aficiones
radicales.

Argumento 2: incidentes
entre aficiones.

Argumento 3: contraste
con otros deportes.

Conclusión:


1. Fútbol sirve para
liberar frustraciones.
2. Clubes tiene parte
de culpa.

ESTRUCTURA ANALÍTICA

ARGUMENTOS POR
ANALOGÍA Y EJEMPLOS
Según un estudio estadístico del CNE, los jóvenes del tercer
milenio son más insensibles a la violencia que las generaciones
anteriores, pero al mismo tiempo son más tolerantes en
cuestiones de moral y sexualidad que sus padres. La
homosexualidad, por ejemplo, ya no es un tabú, según afirma el
director de este estudio Javier Pradera, antropólogo y sociólogo
especializado en conductas juveniles. Pradera afirma que los
jóvenes no desean la violencia, pero muchos la entienden como
un modo entretenimiento, tal vez porque han crecido inmersos en
formas de ocio que la promueven y ensalzan como un valor
estético.
Sería fácil y liberador de nuestra conciencia decir que el cine
y los videojuegos son los culpables, pero seguro que al pasar la
página de este periódico usted se encuentra con noticias que
hablan de invasiones, planes de ataque, estrategias de combate,
novísimos helicópteros Apache… y no creo que ni los generales
que los envían al campo de batalla ni los ingenieros que los
diseñaron les diga nadie “eres así por jugar mucho a la consola” .
Los jóvenes repiten modelos de conductas, los modelos que
los adultos les ofrecemos. Si las violencia no les duele, es porque
abunda, es ley, es el modo de conseguir las cosas. No sólo en las
aulas ni en el patio de recreo. También, por ejemplo, en la política
internacional.
Según un estudio estadístico del CNE,
los jóvenes del tercer milenio son más
insensibles a la violencia que las generaciones
anteriores, pero al mismo tiempo son más
tolerantes en cuestiones de moral y sexualidad
que sus padres. La homosexualidad, por
ejemplo, ya no es un tabú, según afirma el director
de este estudio Javier Pradera, antropólogo y
sociólogo especializado en conductas
juveniles. Pradera afirma que los jóvenes no
desean la violencia, pero muchos la
entienden como un modo entretenimiento,
tal vez porque han crecido inmersos en formas de
ocio que la promueven y ensalzan como un valor
estético.
Sería fácil y liberador de nuestra conciencia
decir que el cine y los videojuegos son los
culpables, pero seguro que al pasar la página de
este periódico usted se encuentra con noticias
que hablan de invasiones, planes de ataque,
estrategias de combate, novísimos
helicópteros Apache… y no creo que ni los
generales que los envían al campo de
batalla ni los ingenieros que los diseñaron
les diga nadie “eres así por jugar mucho a
la consola” .
Los jóvenes repiten modelos de
conductas, los modelos que los adultos les
ofrecemos. Si las violencia no les duele, es
porque abunda, es ley, es el modo de
conseguir las cosas. No sólo en las aulas ni en
el patio de recreo. También, por ejemplo, en la
política internacional.

Punto de partida: los
jóvenes son violentos
pero también tolerantes.

Argumento 1: violencia
es entretenimiento.

Argumento 2: la
violencia se usa como
instrumento político.

Tesis: los jóvenes
repiten las conductas de
los adultos.

ESTRUCTURA
SINTÉTICA.

ARGUMENTOS DE
AUTORIDAD, POR
ANALOGÍA,
EJEMPLOS, CIFRAS Y
DATOS.
Diálogo.
Marcas lingüísticas.

Marcadores textuales: comillas, guiones, dos
puntos.

Oraciones exclamativas e interrogativas.

Primera y segunda persona gramatical.

Interjecciones, usos coloquiales, vulgares.

Funciones: apelativa, fática.
-
-
¿Ya estás? –preguntó ella, ladeando la polvera
para ver a Fernando en el espejo.Fernando
sonrió.
¡Qué cosas aprendéis de las películas!
¿El qué?
El detallito ese de hablarle a uno por medio del
espejo. Se lo habrás aprendido a Hedy Lamar.
¡Hijo, no sé por qué! ¡Todo lo que haga una
tiene que haberlo sacado de alguien!
Ya está, ya se picó, ¿no lo ves? –dijo
Fernando-. Vamos, Mely, que no quería
molestar. Ya sabemos que tú te bastas y te
sobras solita, guapetona.
El Jarama (modificado)
Sánchez Ferlosio
-
-
-
-
¿Ya estás? –preguntó ella,
ladeando la polvera para ver a
Fernando en el
espejo.Fernando sonrió.
¡Qué cosas aprendéis de las
películas!
¿El qué?
El detallito ese de hablarle a
uno por medio del espejo. Se
lo habrás aprendido a Hedy
Lamar.
¡Hijo, no sé por qué! ¡Todo lo
que haga una tiene que
haberlo sacado de alguien!
Ya está, ya se picó, ¿no lo
ves? –dijo Fernando-. Vamos,
Mely, que no quería molestar.
Ya sabemos que tú te bastas
y te sobras solita,
guapetona.

Oraciones
interrogativas y
exclamativas.

Segunda persona
gramatical.

Marcadores
textuales:
guiones.

Usos
coloquiales.

Función fática.
Estilo directo, estilo indirecto,
estilo directo libre.

-
Estilo directo: el narrador reproduce
las palabras de los personajes,
introduciendo marcadores textuales
para diferenciar los discursos:
… Fernando sonrió.
¡Qué cosas aprendéis de las películas!

Estilo indirecto: el narrador reproduce
las palabras de los personajes
modificando las personas
gramaticales y sin marcadores
textuales:
Fernando le dijo que eso tenía que
haberlo aprendido de las películas
que solía ver.

Estilo directo libre: las palabras de los
personajes se mezclan con las del
narrador, manteniendo las personas
gramaticales y los demás rasgos
propios del diálogo, pero sin incluir
marcadores textuales:
• Camacho le dijo que no valía la pena atracar
en ese puerto, pero el patrón insistió, te digo
que allí tengo un socio que puede hacernos
un buen precio. Al final, para nada, se
volvieron de vacío, ya te lo decía yo, serás
terco, pero como nunca me haces caso, no
es que no te haga caso, compadre, pero
palabra que ese tipo me debía un favor…
Intentó convencerlo con sutiles
argumentos, explicándole que si les
perdonaban la vida tal vez obtendrían
favores mayores que las pocas
monedas que recibirían como
sicarios, pero el italiano no estaba
para razones y repuso que a él no le
gustaba dejar el trabajo a medias.
Intentó convencerlo
con sutiles argumentos,
explicándole que si les
perdonaban la vida tal
vez obtendrían favores
mayores que las pocas
monedas que recibirían
como sicarios, pero el
italiano no estaba para
razones y repuso que a él
no le gustaba dejar el
trabajo a medias.



Sin marcadores
textuales.
Las palabras del
narrador se mezclan
con las de los
personajes.
Verbos en tercera
persona.
ESTILO INDIRECTO
La fortuna no le sonreía esta vez.
Entre dientes, el capitán masculló un
maldita sea mi estampa, para un
trabajo sencillo y bien pagado que me
ofrecen y me lleno de mierda hasta el
cuello, y luego envainó la espada,
mejor le va a quien no tiene principios
ni se piensa dos veces las cosas.
La fortuna no le
sonreía esta vez. El
capitán golpeaba el suelo
con sus botas, maldita
sea mi estampa, para un
trabajo sencillo y bien
pagado que me ofrecen y
me lleno de mierda hasta
el cuello, y luego envainó
la espada, mejor le va a
quien no tiene principios
ni se piensa dos veces
las cosas.



Palabras del
narrador.
Palabras del
personaje.
Primera persona.
ESTILO DIRECTO
LIBRE
Dudó un instante, volvió a mirar a su
adversario, le lanzó una nueva estocada sin
excesiva convicción y miró de nuevo al capitán.
- ¿Bromeáis? – dijo, dando un paso atrás para
tomar aliento, mientras hacía zumbar la espada
con dos tajos en el aire, a diestra y siniestra.
- Dejadlo – insistió Alatriste.
El italiano se le quedó mirando, sin dar
crédito a lo que acababa de oír. A la luz
macilenta del farol, su rostro devastado por la
viruela parecía una superficie lunar. El bigote
negro se torció en siniestra sonrisa sobre los
dientes blanquísimos.
- No jodáis – dijo al fin.
Arturo Pérez Reverte
El capitán Alatriste
Dudó un instante, volvió a
mirar a su adversario, le lanzó una
nueva estocada sin excesiva
convicción y miró de nuevo al
capitán.
- ¿Bromeáis? – dijo, dando un paso
atrás para tomar aliento, mientras
hacía zumbar la espada con dos
tajos en el aire, a diestra y
siniestra.
- Dejadlo – insistió Alatriste.
El italiano se le quedó
mirando, sin dar crédito a lo que
acababa de oír. A la luz macilenta
del farol, su rostro devastado por
la viruela parecía una superficie
lunar. El bigote negro se torció en
siniestra sonrisa sobre los dientes
blanquísimos.
No jodáis – dijo al fin.





Marcadores
textuales.
Separación
entre el discurso
del narrador y
los personajes.
Verbos en
segunda
persona.
Oraciones
interrogativas
Vulgarismos.
ESTILO DIRECTO
Narración

Categorías actanciales: protagonista,
antagonista, objetivo, motivación,
ayudantes, oponentes.

Estructura tradicional: planteamientodesencadenante, nudo, desenlace.

Punto de vista: narrador protagonista o
testigo, omnisciente u objetivista, múltiple.
-¿Puedo conocer vuestro nombre?
- No viene al caso.
- Lo ocultáis, pues, como un bellaco.
Sonó la risa áspera del italiano como el gemido de una hiena.
Sus ojos eran helados cuchillos que atravesaban la espesa
neblina de Madrid.
- Tal vez, pero soy un bellaco vivo. Y vos estáis muerto, capitán
Alatriste.
- No será esta noche.
El adversario pareció considerar la situación. Le dirigió un
vistazo al cuerpo inerte del otro espadachín. Después miró hacia
donde yo estaba, aún en el suelo, cerca del tercer esbirro que se
removía débilmente en tierra. Debía de estar muy malherido por
el pistoletazo, pues lo oíamos gemir en voz muy baja, pidiendo
confesión. En aquella España católica y peligrosa, donde la
muerte acechaba en cada esquina y la religión se llevaba cosida
a la camisa, a nadie, ni al más canalla, se le debía negar un cura,
que abundaban como las flores pero con peor aroma, porque una
vez ajustadas las cuentas en la tierra tocaba el juicio del cielo, y
en ese pleito no valían armas ni rangos, todos, como decía el
poeta Manrique, somos ríos que damos en el mismo mar.
-¿Puedo conocer vuestro nombre?
- No viene al caso.
- Lo ocultáis, pues, como un bellaco.

Diálogo.
 Estilo directo.
 Marcadores textuales.
 Oraciones
interrogativas.
 Primera y segunda
persona.

Descripción
 Adjetivación.
 Metáforas.

Narración.
 Sucesión de acciones.
 Narrador protagonista
o testigo.

Argumentación.
 Tesis: religión-muerte.
 Argumentos:
• Muerte elimina
maldades y
rangos.
• Manrique.
Sonó la risa áspera del italiano como el
gemido de una hiena. Sus ojos eran
helados cuchillos que atravesaban la
espesa neblina de Madrid.
- Tal vez, pero soy un bellaco vivo. Y vos
estáis muerto, capitán Alatriste.
- No será esta noche.
El adversario pareció considerar la
situación. Le dirigió un vistazo al cuerpo
inerte del otro espadachín. Después miró
hacia donde yo estaba, aún en el suelo,
cerca del tercer esbirro que se removía
débilmente en tierra. Debía de estar muy
malherido por el pistoletazo, pues lo
oíamos gemir en voz muy baja, pidiendo
confesión. En aquella España católica y
peligrosa, donde la muerte acechaba en
cada esquina y la religión se llevaba cosida
a la camisa, a nadie, ni al más canalla, se le
debía negar un cura, que abundaban como
las flores pero con peor aroma, porque una
vez ajustadas las cuentas en la tierra
tocaba el juicio del cielo, y en ese pleito no
valían armas ni rangos, todos, como decía
el poeta Manrique, somos ríos que damos
en el mismo mar.
Textos científico-técnicos










Lenguaje denotativo.
Tecnicismos.
Préstamos lingüísticos.
Sustantivos monosémicos.
Siglas y acrónimos.
Neologismos.
Presente científico.
Sintaxis sencilla.
Oraciones copulativas.
Adjetivación no valorativa.
Lenguaje
denotativo/connotativo

La descripción del gen que causa el
cáncer de útero ha supuesto la
posibilidad de alcanzar una terapia
que…

En la mente del asesino habita el gen
de la maldad, que se ensancha, se
hace fuerte a medida que el tiempo y
la frustración…
Tecnicismos

El magnesio es un elemento químico
cuyo símbolo es Mg y de número
atómico 12.

Los usuarios podrán descargar e
instalar el Flash player, muy utilizado
para acceder a recursos multimedia
en la red. Apple ha mostrado su
hostilidad hacia la aplicación Flash.
Préstamos lingüísticos,
siglas, acrónimos

La BIOS es la parte mas sensible que
tiene un Sistema Operativo. Algunos
settings después de haberla
crackeado, pero si mantienes el RAID
de settings limpio, podrás configurar
los catchets de nuevo.
Neologismos
Reciclar
 Postproducción
 Descodificar
 Pluviómetro

Presente científico

El agua hierve a cien grados.

Las tormentas se forman cuando
interaccionan dos masas de aire de
distinta temperatura.
Textos jurídicoadministrativos
Lenguaje arcaizante.
 Fraseología latina.
 Tecnicismos.
 Fórmulas estereotipadas.
 Uso abundante del subjuntivo.
 Construcciones de gerundio.

Lenguaje arcaizante y
fraseología latina
In dubio pro reo
 Habeas corpus
 Modus operandi
 Ad hoc
 Aquel que hubiere cometido un delito
y resultare inculpado…

Tecnicismos
Alevosía
 Apelar
 Eximente
 Fallo
 Jurisdicción
 Jurisprudencia
 Desacato
 Casación

Fórmulas estereotipadas
Escrito de apelación
 Recurso de alzada
 Recurso de casación
 Nulidad de las actuaciones
 Resoluciones judiciales

Textos humanísticos

Lenguaje conceptual, abstracto y
plurisignificativo:

Existencialismo, agnosticismo,
metafísica.
Descargar

Document