Cambio de diapositivas automático.
Solamente enciende tus bocinas.
Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos líbranos, Señor, Dios nuestro.
En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.
Dios mío, me arrepiento de todo corazón de haberte ofendido; porque eres infinitamente bueno. Dame tu
Santa gracia para no ofenderte más. Amén.
Ofrecemos este Rosario por la paz en el mundo, por las intenciones y necesidades del Papa, Obispos y
Sacerdotes, por la unidad de nuestras familias, por los enfermos, los fieles difuntos y tus
necesidades físicas, espirituales y materiales.
PRIMER MISTERIO:
La resurrección de Jesús.
Padre nuestro, que estás en el cielo; santificado sea tu nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu
voluntad en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los
que nos ofenden. No nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén.
PRIMER MISTERIO:
La resurrección de Jesús.
Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo. Bendita tú eres, entre todas las mujeres y
bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.
PRIMER MISTERIO:
La resurrección de Jesús.
Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo. Bendita tú eres, entre todas las mujeres y
bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.
PRIMER MISTERIO:
La resurrección de Jesús.
Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo. Bendita tú eres, entre todas las mujeres y
bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.
PRIMER MISTERIO:
La resurrección de Jesús.
Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo. Bendita tú eres, entre todas las mujeres y
bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.
PRIMER MISTERIO:
La resurrección de Jesús.
Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo. Bendita tú eres, entre todas las mujeres y
bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.
PRIMER MISTERIO:
La resurrección de Jesús.
Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo. Bendita tú eres, entre todas las mujeres y
bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.
PRIMER MISTERIO:
La resurrección de Jesús.
Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo. Bendita tú eres, entre todas las mujeres y
bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.
PRIMER MISTERIO:
La resurrección de Jesús.
Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo. Bendita tú eres, entre todas las mujeres y
bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.
PRIMER MISTERIO:
La resurrección de Jesús.
Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo. Bendita tú eres, entre todas las mujeres y
bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.
PRIMER MISTERIO:
La resurrección de Jesús.
Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo. Bendita tú eres, entre todas las mujeres y
bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.
PRIMER MISTERIO:
La resurrección de Jesús.
Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, como era en el principio, ahora y siempre por los siglos de los
siglos. Amén.
PRIMER MISTERIO:
La resurrección de Jesús.
María, Madre de gracia, Madre de Misericordia.
En la vida y en la muerte, ampáranos, gran Señora.
PRIMER MISTERIO:
La resurrección de Jesús.
Oh Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al Cielo todas las almas y
socorre especialmente a las más necesitadas de tu misericordia. Amén.
SEGUNDO MISTERIO:
La ascensión de Jesús al Cielo.
Padre nuestro, que estás en el cielo; santificado sea tu nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu
voluntad en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los
que nos ofenden. No nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén.
SEGUNDO MISTERIO:
La ascensión de Jesús al Cielo.
Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo. Bendita tú eres, entre todas las mujeres y
bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.
SEGUNDO MISTERIO:
La ascensión de Jesús al Cielo.
Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo. Bendita tú eres, entre todas las mujeres y
bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.
SEGUNDO MISTERIO:
La ascensión de Jesús al Cielo.
Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo. Bendita tú eres, entre todas las mujeres y
bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.
SEGUNDO MISTERIO:
La ascensión de Jesús al Cielo.
Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo. Bendita tú eres, entre todas las mujeres y
bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.
SEGUNDO MISTERIO:
La ascensión de Jesús al Cielo.
Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo. Bendita tú eres, entre todas las mujeres y
bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.
SEGUNDO MISTERIO:
La ascensión de Jesús al Cielo.
Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo. Bendita tú eres, entre todas las mujeres y
bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.
SEGUNDO MISTERIO:
La ascensión de Jesús al Cielo.
Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo. Bendita tú eres, entre todas las mujeres y
bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.
SEGUNDO MISTERIO:
La ascensión de Jesús al Cielo.
Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo. Bendita tú eres, entre todas las mujeres y
bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.
SEGUNDO MISTERIO:
La ascensión de Jesús al Cielo.
Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo. Bendita tú eres, entre todas las mujeres y
bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.
SEGUNDO MISTERIO:
La ascensión de Jesús al Cielo.
Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo. Bendita tú eres, entre todas las mujeres y
bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.
SEGUNDO MISTERIO:
La ascensión de Jesús al Cielo.
Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, como era en el principio, ahora y siempre por los siglos de los
siglos. Amén.
SEGUNDO MISTERIO:
La ascensión de Jesús al Cielo.
María, Madre de gracia, Madre de Misericordia.
En la vida y en la muerte, ampáranos, gran Señora.
SEGUNDO MISTERIO:
La ascensión de Jesús al Cielo.
Oh Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al Cielo todas las almas y
socorre especialmente a las más necesitadas de tu misericordia. Amén.
TERCER MISTERIO:
La venida del Espíritu Santo sobre la
Virgen María y los Apóstoles.
Padre nuestro, que estás en el cielo; santificado sea tu nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu
voluntad en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los
que nos ofenden. No nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén.
TERCER MISTERIO:
La venida del Espíritu Santo sobre la
Virgen María y los Apóstoles.
Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo. Bendita tú eres, entre todas las mujeres y
bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.
TERCER MISTERIO:
La venida del Espíritu Santo sobre la
Virgen María y los Apóstoles.
Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo. Bendita tú eres, entre todas las mujeres y
bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.
TERCER MISTERIO:
La venida del Espíritu Santo sobre la
Virgen María y los Apóstoles.
Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo. Bendita tú eres, entre todas las mujeres y
bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.
TERCER MISTERIO:
La venida del Espíritu Santo sobre la
Virgen María y los Apóstoles.
Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo. Bendita tú eres, entre todas las mujeres y
bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.
TERCER MISTERIO:
La venida del Espíritu Santo sobre la
Virgen María y los Apóstoles.
Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo. Bendita tú eres, entre todas las mujeres y
bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.
TERCER MISTERIO:
La venida del Espíritu Santo sobre la
Virgen María y los Apóstoles.
Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo. Bendita tú eres, entre todas las mujeres y
bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.
TERCER MISTERIO:
La venida del Espíritu Santo sobre la
Virgen María y los Apóstoles.
Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo. Bendita tú eres, entre todas las mujeres y
bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.
TERCER MISTERIO:
La venida del Espíritu Santo sobre la
Virgen María y los Apóstoles.
Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo. Bendita tú eres, entre todas las mujeres y
bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.
TERCER MISTERIO:
La venida del Espíritu Santo sobre la
Virgen María y los Apóstoles.
Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo. Bendita tú eres, entre todas las mujeres y
bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.
TERCER MISTERIO:
La venida del Espíritu Santo sobre la
Virgen María y los Apóstoles.
Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo. Bendita tú eres, entre todas las mujeres y
bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.
TERCER MISTERIO:
La venida del Espíritu Santo sobre la
Virgen María y los Apóstoles.
Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, como era en el principio, ahora y siempre por los siglos de los
siglos. Amén.
TERCER MISTERIO:
La venida del Espíritu Santo sobre la
Virgen María y los Apóstoles.
María, Madre de gracia, Madre de Misericordia.
En la vida y en la muerte, ampáranos, gran Señora.
TERCER MISTERIO:
La venida del Espíritu Santo sobre la
Virgen María y los Apóstoles.
Oh Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al Cielo todas las almas y
socorre especialmente a las más necesitadas de tu misericordia. Amén.
CUARTO MISTERIO:
La asunción de la Virgen María en
cuerpo y alma al Cielo.
Padre nuestro, que estás en el cielo; santificado sea tu nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu
voluntad en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los
que nos ofenden. No nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén.
CUARTO MISTERIO:
La asunción de la Virgen María en
cuerpo y alma al Cielo.
Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo. Bendita tú eres, entre todas las mujeres y
bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.
CUARTO MISTERIO:
La asunción de la Virgen María en
cuerpo y alma al Cielo.
Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo. Bendita tú eres, entre todas las mujeres y
bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.
CUARTO MISTERIO:
La asunción de la Virgen María en
cuerpo y alma al Cielo.
Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo. Bendita tú eres, entre todas las mujeres y
bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.
CUARTO MISTERIO:
La asunción de la Virgen María en
cuerpo y alma al Cielo.
Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo. Bendita tú eres, entre todas las mujeres y
bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.
CUARTO MISTERIO:
La asunción de la Virgen María en
cuerpo y alma al Cielo.
Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo. Bendita tú eres, entre todas las mujeres y
bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.
CUARTO MISTERIO:
La asunción de la Virgen María en
cuerpo y alma al Cielo.
Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo. Bendita tú eres, entre todas las mujeres y
bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.
CUARTO MISTERIO:
La asunción de la Virgen María en
cuerpo y alma al Cielo.
Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo. Bendita tú eres, entre todas las mujeres y
bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.
CUARTO MISTERIO:
La asunción de la Virgen María en
cuerpo y alma al Cielo.
Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo. Bendita tú eres, entre todas las mujeres y
bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.
CUARTO MISTERIO:
La asunción de la Virgen María en
cuerpo y alma al Cielo.
Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo. Bendita tú eres, entre todas las mujeres y
bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.
CUARTO MISTERIO:
La asunción de la Virgen María en
cuerpo y alma al Cielo.
Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo. Bendita tú eres, entre todas las mujeres y
bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.
CUARTO MISTERIO:
La asunción de la Virgen María en
cuerpo y alma al Cielo.
Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, como era en el principio, ahora y siempre por los siglos de los
siglos. Amén.
CUARTO MISTERIO:
La asunción de la Virgen María en
cuerpo y alma al Cielo.
María, Madre de gracia, Madre de Misericordia.
En la vida y en la muerte, ampáranos, gran Señora.
CUARTO MISTERIO:
La asunción de la Virgen María en
cuerpo y alma al Cielo.
Oh Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al Cielo todas las almas y
socorre especialmente a las más necesitadas de tu misericordia. Amén.
QUINTO MISTERIO:
La coronación de la Virgen María
como Reina del Cielo y Tierra.
Padre nuestro, que estás en el cielo; santificado sea tu nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu
voluntad en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los
que nos ofenden. No nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén.
QUINTO MISTERIO:
La coronación de la Virgen María
como Reina del Cielo y Tierra.
Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo. Bendita tú eres, entre todas las mujeres y
bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.
QUINTO MISTERIO:
La coronación de la Virgen María
como Reina del Cielo y Tierra.
Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo. Bendita tú eres, entre todas las mujeres y
bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.
QUINTO MISTERIO:
La coronación de la Virgen María
como Reina del Cielo y Tierra.
Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo. Bendita tú eres, entre todas las mujeres y
bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.
QUINTO MISTERIO:
La coronación de la Virgen María
como Reina del Cielo y Tierra.
Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo. Bendita tú eres, entre todas las mujeres y
bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.
QUINTO MISTERIO:
La coronación de la Virgen María
como Reina del Cielo y Tierra.
Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo. Bendita tú eres, entre todas las mujeres y
bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.
QUINTO MISTERIO:
La coronación de la Virgen María
como Reina del Cielo y Tierra.
Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo. Bendita tú eres, entre todas las mujeres y
bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.
QUINTO MISTERIO:
La coronación de la Virgen María
como Reina del Cielo y Tierra.
Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo. Bendita tú eres, entre todas las mujeres y
bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.
QUINTO MISTERIO:
La coronación de la Virgen María
como Reina del Cielo y Tierra.
Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo. Bendita tú eres, entre todas las mujeres y
bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.
QUINTO MISTERIO:
La coronación de la Virgen María
como Reina del Cielo y Tierra.
Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo. Bendita tú eres, entre todas las mujeres y
bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.
QUINTO MISTERIO:
La coronación de la Virgen María
como Reina del Cielo y Tierra.
Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo. Bendita tú eres, entre todas las mujeres y
bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.
QUINTO MISTERIO:
La coronación de la Virgen María
como Reina del Cielo y Tierra.
Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, como era en el principio, ahora y siempre por los siglos de los
siglos. Amén.
QUINTO MISTERIO:
La coronación de la Virgen María
como Reina del Cielo y Tierra.
María, Madre de gracia, Madre de Misericordia.
En la vida y en la muerte, ampáranos, gran Señora.
QUINTO MISTERIO:
La coronación de la Virgen María
como Reina del Cielo y Tierra.
Oh Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al Cielo todas las almas y
socorre especialmente a las más necesitadas de tu misericordia. Amén.
Dios te salve, María Santísima, Hija de Dios Padre, Virgen Purísima antes del parto. En tus manos
encomendamos nuestra fe para que la ilumines, llena eres de gracia, el Señor es contigo. Bendita Tú
eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.
Dios te salve, María Santísima, Madre de Dios Hijo, Virgen Purísima en el parto. En tus manos
encomendamos nuestra esperanza para que la alientes, llena eres de gracia, el Señor es contigo.
Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.
Dios te salve, María Santísima, Esposa de Dios Espíritu Santo, Virgen Purísima después del parto. En tus
manos encomendamos nuestra caridad para que la inflames, llena eres de gracia, el Señor es
contigo. Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.
Dios te salve, María Santísima, Templo, Trono y Sagrario de la Santísima Trinidad. Virgen concebida sin la
culpa original. Amén.
Dios te salve, Reina y Madre de misericordia,
vida, dulzura y esperanza nuestra. Dios te
salve a Ti clamamos los desterrados hijos de
Eva, a Ti suspiramos, gimiendo y llorando en
este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora,
abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus
ojos misericordiosos. Y después de este
destierro muéstranos a Jesús, fruto bendito
de tu vientre. ¡Oh clemente! ¡Oh piadosa! ¡Oh
dulce Virgen María!
Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios. Para
que seamos dignos de alcanzar las
promesas de Jesucristo, Nuestro Señor.
Amén.
Bajo tu amparo nos acogemos, Santa Madre de
Dios; no desprecies las súplicas que te
dirigimos en nuestras necesidades; antes
bien, líbranos de todos los peligros, oh
Virgen gloriosa y bendita.
Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios.
Para que seamos dignos de alcanzar las
promesas de Nuestro Señor Jesucristo.
Amén.
En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu
Santo. Amén.
Descargar

RECEMOS EL SANTO ROSARIO. MISTERIOS GLORIOSOS.