“A quienes recen este rosario, Me complazco
en darles lo que Me pidan. Cuando la recen
los pecadores empedernidos, colmaré sus
almas de paz y la hora de su muerte será
feliz. Escríbelo para las almas afligidas:
Cuando un alma vea y conozca la gravedad de
sus pecados, cuando a los ojos de su alma se
descubra todo el abismo de la miseria en la que
ha caído, que no se desespere, sino que se
arroje con confianza en brazos de Mi
misericordia, como un niño en brazos de su
madre amadísima (...) Proclama que ningún
alma que ha invocado Mi misericordia ha
quedado decepcionada ni ha sentido confusión.
Me complazco particularmente en el alma que
confía en Mi bondad. Escribe: cuando recen
este rosario junto a los moribundos, Me
pondré entre el Padre y el alma agonizante
no como el Juez justo sino como el Salvador
misericordioso” (Diario, 1541)
Defenderé como Mi gloria a cada alma que rece
este rosario a la hora de la muerte,
(...) Cuando delante de un agonizante otros
rezan junto este rosario, se aplaca la ira Divina y
la inmensa misericordia envuelve al alma”
(Diario, 811).
“Oh, qué gracias más grandes concederé a las
almas que recen este rosario (…) Anota estas
palabras, hija Mía, habla al mundo de Mi
misericordia para que toda la humanidad
conozca la infinita misericordia Mía. Es una
señal de los últimos tiempos, después de
ella vendrá el día de la justicia. Todavía
queda tiempo, que recurran a la Fuente de Mi
Misericordia, se beneficien de la Sangre y del
Agua que brotó para ellos” (Diario, 848).
“Hija Mía, ayúdame a salvar a un pecador
agonizante; reza por él este rosario que te he
enseñado. Al empezar a rezar el rosario, vi a
aquel moribundo entre terribles tormentos y
luchas. El Ángel Custodio lo defendía, pero era
como impotente ante la gran miseria de aquella
alma (...) Mientras rezaba el rosario, vi a
Jesús tal y como está pintado en la imagen.
Los rayos que salieron del Corazón de
Jesús envolvieron al enfermo y las fuerzas
de las tinieblas huyeron en pánico. El
enfermo expiró sereno” (Diario, 1565).
“Diles a Mis sacerdotes que los pecadores más
empedernidos se ablandarán bajo sus palabras cuando
ellos hablen de Mi misericordia insondable, de la
compasión que tengo por ellos en Mi Corazón. A los
sacerdotes que proclamen y alaben Mi misericordia, les
daré una fuerza prodigiosa y ungiré sus palabras y
sacudiré los corazones a los que hablen” (Diario, 1521).
“EL AMOR DE DIOS ES LA FLOR Y LA
MISERICORDIA ES EL FRUTO”
Que el alma que duda lea estas consideraciones
sobre la Divina Misericordia y se haga confiada
Por medio de ésta coronilla obtendrás todo, si lo que
pides está de acuerdo con Mi Voluntad” ( VI, 93)
Misericordia Divina, que brotas del seno del Padre.
Para rezarla se utiliza un rosario común de cinco decenas.
Comenzar con un Padre Nuestro, Avemaría, y Credo.
Al comenzar cada decena (cuentas grandes del Padre
Nuestro) decir:
Padre Eterno, yo te ofrezco el Cuerpo, la
Sangre, el Alma y la Divinidad de Tu
Amadísimo Hijo, Nuestro Señor Jesucristo,
para el perdón de nuestros pecados y los
del mundo entero.
En las cuentas pequeñas del Ave María
Por Su dolorosa Pasión, ten misericordia
de nosotros y del mundo entero.
Al finalizar las cinco decenas de la coronilla decir:
Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal,
ten piedad de nosotros y del mundo
Entero.”(repetir 3 veces)
Las misericordias del Señor se extienden sobre
todas sus criaturas, por ésta causa cantaré
eternamente sus misericordias.
Oh Dios, cuya Misericordia es infinita y cuyos tesoros
de compasión no tienen límites, míranos con Tu favor
y aumenta tu Misericordia dentro de nosotros, para
que en nuestras
grandes
ansiedades
no
desesperemos ni nos desalentemos, sino que
siempre, con gran confianza, nos conformemos con
tu Santa Voluntad, la cual es igual a tu Misericordia,
por nuestro Señor Jesucristo, Rey de Misericordia,
quien contigo y el Espíritu Santo manifiesta
Misericordia hacia nosotros por siempre. Amen
LETANÍAS A LA DIVINA MISERICORDIA
Yo
confío en TI.
Misericordia Divina, supremo atributo de Dios. Yo …
Misericordia Divina, misterio incomprensible. Yo …
Misericordia Divina, fuente que brota del misterio de la
Santísima Trinidad. Yo confío en TI.
Misericordia Divina, insondable para todo entendimiento
humano o angélico. Yo confío en TI.
Misericordia Divina, de donde brota toda Vida y
Felicidad. Yo confío en TI.
Misericordia Divina, más sublime que los Cielos. Yo …
Misericordia Divina, manantial de milagros y maravillas.
Yo confío en TI.
Misericordia Divina, que abarcas todo el universo. Yo . .
Misericordia Divina, que bajaste al mundo en la Persona
del Verbo Encarnado. Yo confío en TI.
Misericordia Divina, que manaste de la herida abierta en
el Corazón de Jesús. Yo confío en TI.
Misericordia Divina, encerrada en el Corazón de Jesús,
por nosotros y especialmente por los más pecadores. Yo
Misericordia Divina, insondable en la Institución de la
Sagrada Eucaristía. Yo confío en TI.
Misericordia Divina, que fundaste la Santa Iglesia. Yo ...
Misericordia Divina, presente en el Sacramento del
Santo Bautismo. Yo confío en TI.
Misericordia Divina, que nos justificas por los méritos de
Jesucristo. Yo confío en TI.
Misericordia Divina, que nos acompañas a lo largo de
toda la vida. Yo confío en TI.
Misericordia Divina, que nos abrazas especialmente en
la hora de la muerte. Yo confío en TI.
Misericordia Divina, que nos otorgas la vida inmortal. Yo
confío en TI.
Misericordia Divina, que nos acompañas en cada
momento de nuestra vida. Yo confío en TI.
Misericordia Divina, que nos proteges del fuego del
Infierno. Yo confío en TI.
Misericordia Divina, por quien se convierten los
pecadores empedernidos. Yo confío en TI.
Misericordia Divina, asombro para los ángeles e
incomprensible para los santos. Yo confío en TI.
Misericordia Divina, insondable en todos los
misterios de Dios. Yo confío en TI.
Misericordia Divina, que nos rescatas de toda
miseria. Yo confío en TI.
Misericordia Divina, fuente de nuestra felicidad y
gozo. Yo confío en TI.
Misericordia Divina, que de la nada nos diste la
existencia. Yo confío en TI.
Misericordia Divina, que abarcas todas las obras de
tus manos. Yo confío en TI
Misericordia Divina, que presides toda la obra de
Dios. Yo confío en TI.
Misericordia Divina, en la que todos estamos
inmersos. Yo confío en Ti.
Misericordia Divina, dulce consuelo de los corazones
angustiados. Yo confío en TI,
Misericordia Divina, esperanza única de las almas
desesperadas. Yo confío en TI.
Misericordia Divina, remanso de corazones y paz
ante el temor. Yo confío en Ti.
Misericordia Divina, gozo y éxtasis de las almas
santas. Yo confío en TI.
Misericordia Divina, que infundes confianza cuando
perdemos la esperanza. Yo confío en TI.
ORACIÓN A LA DIVINA MISERICORDIA
Para obtener gracias por la intercesión de SANTA
MARIA FAUSTINA
¡Oh, Señor! Tu misericordia supera a todas Tus Obras. Te
doy gracias por las infinitas y extraordinarias gracias que
derramaste sobre tu sierva Santa María Faustina y
principalmente por la gracia de haberle revelado de una
manera especial el abismo de Tu gran Misericordia, que
tanto deseas derramar sobre cada una de las almas, y
sobre la humanidad extraviada y cansada en estos
tiempos atribulados. Yo te suplico con la mayor confianza,
que tengas Misericordia de mí, y si no es contra la
salvación de mi alma, me concedas esta gracia ( aquí se
dice el favor deseado)… que deseo… Concédemela, por
los méritos e intercesión de Santa María Faustina, a la
que te has dignado elegir como confidente y Apóstol de
Tu Misericordia.
Y como Tu Misericordia no tiene límites, ¡Oh, Señor! Te
imploro de nuevo que por la intercesión de Santa María
Faustina derrames Tu Gran Misericordia sobre nuestra
amada Patria y te dignes preservarla de todo mal.
Concédenos que seamos siempre fieles a tu Divino Hijo y
a Tu Santa Iglesia. Amén.
Padre Nuestro, Ave María y Gloria.
TRES DE LA
MISERICORDIA
TARDE
HORA
DE
LA
”Te recuerdo, hija mía, que cada vez que oigas tocar
las tres de la tarde, sumérgete entera en mi
misericordia, adorándola y glorificándola; suplica su
omnipotencia para el mundo entero y especialmente
para los pobres pecadores, porque en ese momento
fué abierta largamente a cada alma. En ésta hora se
efectúo la gracia para el mundo entero; la misericordia
venció a la justicia. En ésta hora puedes conseguir
todo para ti y para los otros.
“A las tres de la tarde implora mi Misericordia,
especialmente para los pecadores y, aunque sea por un
instante contempla mi Pasión. En ésta hora no negaré
nada al alma que lo pida por los méritos de mi Pasión"
Parece que el recuerdo de la hora en que ocurrió la
muerte redentora de Jesús es una manifestación del
culto a la Misericordia Divina. Es la hora de su último
respiro, la hora en que todo fue cumplido, la hora que
conocía la congoja de una Madre sublime, la hora por
fin en que el pensamiento corre al momento de la herida
en el costado de que brotaron la Sangre y el Agua como
manantial de Misericordia para nosotros. Es la hora en
que el Reino de Dios fue abierto a cada hombre.
ORACIONES BREVES PARA REZAR A
LAS TRES DE LA TARDE
Expiraste Jesús, pero tu muerte hizo brotar un
manantial de vida para las almas y el océano
de Misericordia inundó el mundo entero. Oh,
fuente de vida, insondable Misericordia Divina,
inunda al mundo entero derramando sobre
nosotros hasta Tu última gota de sangre
Oh Sangre y Agua, que brotaste del Sagrado
Corazón de Jesús como una fuente de
Misericordia para nosotros, en Tí Confío.
Para saber más: http://JesusYoConfioEnTi.wordpress.com
CORONILLA
A LA DIVINA
MISERICORDIA
Reza incesantemente este rosario
que te he enseñado. Quienquiera
que lo rece recibirá gran
misericordia a la hora de la
muerte. Los sacerdotes se lo
recomendarán a los pecadores
como
la
última
tabla
de
salvación. Hasta el pecador más
empedernido, si reza esta rosario
una sola vez, recibirá la gracia de
Mi misericordia infinita” (Diario,
687).
Descargar

Diapositiva 1 - Jesús, Señor de Misericordia