•
El profesor René Lourau, catedrático de París
VIII, murió el 11 de enero del 2000 cuando
regresaban de una intervención institucional.
Sociólogo, discípulo de Henri Lefebre, dictaba
clases en Nanterre cuando ocurrió el mayo del 68.
Entre sus alumnos se contaban algunos de los más
prestigiosos líderes de dicho movimiento.
Posteriormente, en Poitiers tuvo algunos problemas
con la Universidad a raíz de criterios de evaluación
de estudiantes y fue suspendido de sus funciones
docentes a pesar de ser el director del
Departamento de Sociología.
Pero la trascendencia de R. Lourau tiene que ver
con la formulación de una teoría, una metodología
de lectura y una técnica de intervención en
instituciones. Desde los 60 se interesa por la
pedagogía institucional militando activamente en
diversos movimientos antipedagógicos,
antipsiquiátricos y grupos de raigambre anarquista.
Es fundador , junto con G. Lapassade de toda una
corriente de intervención institucional, el
Socioanálisis (*), que persigue poner de manifiesto
los implícitos institucionales. En tal sentido, una y
otra vez "retorna" aquello que ha sido reprimido
políticamente quedando al desnudo la violencia que
toda institución encubre.
El fallecimiento de Lourau deja abundantes
propuestas para continuar trabajando en el campo
del análisis institucional. Lamentamos su deceso
que nos quita a un contestatario como pocos,
pensador independiente y crítico del sistema, a un
visionario en sus concepciones e innovador en
múltiples áreas del saber.
•
•
•
•
•
Uno de los orígenes posibles del análisis institucional es el que se denomina la “revolución
psicosociológica”, la entrada en escena de lo microsocial, cuya observación directa estaba hasta
allí reservada a la antropología de campo.
El análisis institucional nace al comienzo de un proceso, hoy todavía activo, de crítica de lo
instituido (en materia de formas políticas de acción). Y esta crítica es una autocrítica que lleva en
germen la noción de implicación del observador respecto de lo que él observa.
¿El análisis institucionales la investigación? Es un estado de ánimo, una gestión en la cual, tanto
como la deducción o la inducción, interesa la transducción.
Por su dimensión política (la autogestión) y paradigmática (centrar el análisis en la institución), la
pedagogía grupal ya era para nosotros, tal vez sin saberlo, un campo de implicación de la
imaginación socioanalítica. Más allá de una ideología comunicacional que nos influencia, con
instrumentos técnicos mucho menos avanzados a los de hoy; más allá de la exaltación del
modelo democrático considerado, de manera utilitaria, como más eficaz (¡y no más legítimo!), se
perfila la idea metagrupalista de un rebajamiento de lo global sobre lo local; proyecto
democrático, autogestionario, dentro del espacio-tiempo del aula.
Si nos atenemos a este programa microsocial, en referencia a lo macrosocial, no permite
ciertamente salir de las fronteras del pedagogismo utópico (utopía decreer que los colectivos
infantiles, de adolescentes, podían realmente practicar lo que las instituciones políticas, dentro de
la sociedad global, enuncian y no ponen más que prudentemente en práctica). El pasaje a la
utopía política se efectúa cuando la mayoría de nosotros (el número de utopistas ha disminuido
fuertemente desde entonces) pensamos que el movimiento de lo global sobre lo local podía y
debía, dialécticamente, acompañarse del movimiento inverso, de lo local a lo global. En el léxico
guattariano, era la revolución molecular como condición de una revolución molar.
RENE LOURAU
ANALISIS INSTITUCIONAL
REVOLUCION PSICOSOCIOLOGICA
ENTRADA DE LO MICROSOCIAL
PERMITE SALIR DE LAS FRONTERAS
DEL PEDAGODISMO UTOPICO
LEXICO GUATTARIANO
REVOLUCION MOLECULAR COMO
CONDICION DE UNA
REVOLUCION MOLAR
•
•
•
•
NOMBRE: Maritza Hernández Cabriales
GRADO: 301-A
LICENCIATURA: Pedagogía
HISTORIA DE LA EDUCACION: Es una materia
que es de gran ayuda para despejar algunas
dudas que se tienen sobre los inicios de la
educación y como se ha ido desarrollando a
través de los tiempos.
Descargar

Diapositiva 1