• Durante su primera época en la Tierra, el hombre,
al igual que los demás animales, debió
enfrentarse a los caprichos de la naturaleza.
• La primera vivienda, mejor se diría el primer
refugio, debió ser un árbol bajo el cual se
cobijara el hombre, o bien entre sus ramas,
ante el temor de que su sueño fuera turbado
por alguna fiera.
Se fue convirtiendo en soberano indiscutible de
su ambiente. El hombre se propagó por toda la
superficie del planeta, conquistando las sierras y
las llanuras, los desiertos y las selvas.
• Más tarde, pernoctó al abrigo de las peñas o
en cuevas más o menos profundas.
Al abrigo de la luz de las llamas, pintó maravillosas
escenas de caza en las paredes de oscuras cuevas.
Descargar

Diapositiva 1