CREACIÓN DEL HOMBRE
“Dios creó al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó,
hombre y mujer los creó”. Gn 1, 27
El hombre y la mujer están hechos “el uno para el otro”. Son iguales
en cuanto personas y complementarios en cuanto masculino y
femenino, en orden a la mutua ayuda y ser trasmisores de la vida
humana.
Son continuadores de la obra creacional de Dios.
Sólo el hombre conoce y ama a Dios.
De todas las
criaturas
visibles, sólo el
hombre y la
mujer son
“capaces de
conocer y amar
a su creador”.
Gn 12, 3
Dios los hizo para
que tuvieran una
relación de amistad
personal con Él.
Dios amó al
hombre desde
toda la
eternidad
contemplándolo
en sí mismo, en
laS ideas
ejemplares,
participando
así (el
hombre) en la
altísima
dignidad de
ser
interlocutor
de Dios.
Dios ama y quiere ser amado por el hombre.
Imagen de Dios.
Por haber sido creado a imagen de Dios, el ser
humano tiene la dignidad y categoría de
persona. No es solamente “algo”, sino “alguien”.
Es capaz de conocerse a sí mismo y entrar
libremente en relación y comunión con otras
personas y con el mismo Dios.
DIOS
creó todo
para el
hombre. Y el
hombre fue
creado para
servir y amar
a Dios en este
mundo y
después entrar en comunión
de vida feliz con Dios
eternamente.
Todos los hombres,
teniendo un mismo
origen, siendo todos
iguales, sin excluir la
rica variedad de
personas y culturas, y
con un mismo destino,
formamos la gran
familia humana,
donde todos somos
hermanos e hijos del
mismo Padre, Dios.
“A nadie llaméis Padre en la Tierra más que a Dios”. Mt 23, 9
DIOS CREADOR DEL ALMA
El ser
humano,
creado a
imagen de
Dios, es a la
vez
corporal y
espiritual.
Así aparece
en la Biblia
en un
relato
simbólico:
Dios, creador del alma.
Los padres, colaboradores de
Dios en la creación del cuerpo.
“Dios formó
al hombre
del polvo de
la tierra
(corporal) e
insufló en él
un aliento
de vida
(espiritual),
y resultó el
hombre un
ser
viviente”.
Gn 2, 7
En el hombre, el alma y el cuerpo no son
2 naturalezas unidas, sino que su unión
constituye una única naturaleza
(la naturaleza humana).
“Me has tejido en el vientre de mi
madre; yo te doy gracias por tantas
maravillas: prodigio soy yo, prodigios son
tus obras”. Sal 139, 14
Dios crea el alma directamente
Cada alma
espiritual es
CREADA,
de la nada,
directamente
por Dios, “no es
CREADA por los
padres”.
El alma es
inmortal, no
perece cuando
muere el hombre
(cuerpo), sino
que se separa del
cuerpo en espera
de unirse a él en
la resurrección
final.
Descargar

Diapositiva 1 - Presentaciones del Catecismo