Hombre primitivo
Los hombres primitivos no eran como somos
hoy, sino que fueron cambiando muy
lentamente.
Primero adquirieron una posición erguida, luego el pulgar
de la mano se convirtió en un dedo que se oponía al otro.
A lo largo de millones de años el cráneo
creció y la mandíbula se achicó.
Hicieron herramientas con piedras,
huesos y ramas.
Eran nómades, es decir, no vivían en un
lugar fijo, iban de un lugar a otro buscando su
alimento.
Sin darse cuenta cruzaron de un continente a otro
siguiendo a los animales.
Descubrieron el fuego
El primer contacto con el fuego debe haber sido a través de los
rayos y las ramas ardientes de los árboles.
También debieron tener experiencias con las
erupciones de los volcanes.
El descubrimiento del fuego les cambió la existencia,
porque les fue posible cocinar sus alimentos, hacerlos
más blandos, espantar a las fieras y calentarse.
El fuego les permitió una mejor vida, se
reunían alrededor de este para comunicarse.
También pintaban dentro de las cuevas escenas
que había vivido durante el día.
Utilizaban tierra de colores, tintes vegetales o
sangre de animales. A estos dibujos se les
llama PINTURAS RUPESTRES.
Un día se dieron cuenta que de las semillas que
tiraron en el suelo salieron unas plantas.
Y de esta manera descubrieron la agricultura y
pudieron sembrar y cultivar las plantas como el
maíz, la papa y el algodón.
También aprendieron a criar animales como
cabras, ovejas, llamas, alpacas y el cuy.
Así tuvieron la necesidad de quedarse
en un solo lugar y se volvieron
SEDENTARIOS
Construyeron sus chozas de ramas,
hojas, pieles de animales.
Descargar

Hombre primitivo