Cadmo fue un héroe
legendario y fundador, hijo
de Telefasa y del rey Agénor
de Fenicia. Hermano de
Cílix y Europa, a la que
raptó Zeus en forma de toro.
Su importancia en la
mitología griega radica
sobre todo en ser el fundador
de Tebas y el introductor del
alfabeto en Grecia (entrega a
los griegos los signos fenicios
de la escritura).
Cadmo salió en busca de su
hermana por mandato de su padre,
Agénor. Aconsejado por el oráculo
de Delfos, abandona la búsqueda y
sigue el rastro de una vaca hasta
Beocia, donde funda la ciudad de
Tebas. Según el oráculo, donde la
ternera se dejara caer, allí debería
poblar de casas las llanuras fértiles
en trigo, por donde el curso de
agua de un bello río recorre los
campos.
Allí había un sanguinario dragón de Ares, cruel guardián que vigilaba los acuáticos
manantiales y los arroyuelos verdosos con las escrutadoras miradas de sus inquietas
pupilas. A éste, viniendo a por agua lustral, Cadmo lo mató con una piedra blanca,
arrojándola con ímpetu mortal desde su brazo sobre la cabeza asesina del monstruo.
Por consejos de la divina Palas Atenea, nacida sin madre, arrancó los dientes del temible
monstruo y los arrojó como simiente sobre los campos de profundo surco. De la siembra
surgieron guerreros completamente armados (llamados Espartos), que sin vacilar, se
enfrentaron entre sí hasta aniquilarse casi por completo. Sólo sobrevivieron cinco; con ellos,
el príncipe fenicio fundó la ciudad de Tebas.
Restos de Cadmea
Fundada la ciudad, los dioses acuden complacidos a los esponsales del héroe.
Después de su servidumbre, Atenea le procuró el reino y Zeus le otorgó como
esposa a Harmonía, hija de Ares y Afrodita. Todos los dioses abandonaron el
cielo y en la Cadmea celebraron la boda entre banquetes y cánticos. Cadmo le
regaló un peplo y un collar obra de Hefesto.
00:39h
sábado, 03 de octubre de 2015
Descargar

Diapositiva 1