Esta presentación es solo para su recreación, en mi interés de llevar un mensaje de paz,
amor y alegría a través de la música y los fotomontajes que creo.
NO debe utilizarse para fines comerciales.
Tampoco debe ser alterado o modificado sin autorización.
DISCLAIMER:
Copyright © 2007
Sylvette Rivera
In accordance with Title
17 U.S.C. Section 107,
any copyrighted work in
this message
is distributed under fair
use without profit or
payment for non-profit
research and
educational or criticism
purposes only.
** Se preparan
presentaciones
personales en
powerpoint.
También en DVD Slide
Show para ver en TV.
Para información
favor escribirme a mi
correo electrónico.
http://www.law.cornell.edu/u
scode/17/107.shtml
I will gladly provide
credit and/or link to
homepage to any
author who so desires
for any work used in
my Powerpoints.
[email protected]
[email protected]
Presiona para comenzar
www.sylvetterivera.com
Nelly y Tony Croatto, pareja de
hermanos Italianos que para el año
1968, y luego de emigrar por varios
países de Sur América, llegaron
a Puerto Rico, procedentes de
Venezuela.
Su agrado e inmediato amor por
Puerto Rico , los motivó a escribir
varias canciones a la isla, entre las
primeras, “Hola San Juan”.
Mas tarde Nelly se casó y dejó de
cantar con su hermano Tony, pero
Tony echó raíces en Puerto Rico, y
continuó cantando y componiendo
bellas canciones, casi todas inspiradas
en la que hizo finalmente su patria, y
donde murió, Puerto Rico.
Nelly y Tony Croatto
Vienen y van, gentes a San Juan.
Vienen desde lejos y allá lejos volverán.
Vienen tal vez, por primera vez,
8:00 p.m., vuelo 793.
Llegan a San Juan de Puerto Rico,
¡Que rico!
La isla más preciosa
de este mar ...
¡Cuánto sabor!, puerto pescador,
en tu amanecer alguien
entona una canción.
Fuerte y guardián,
Morro de San Juan
Tus viejas paredes,
aún abrigan la ciudad.
Se nota en Santurce el nuevo tiempo,
¡Cemento!
Mas tu corazón no cambiará ...
¡Jamás!
Por eso, vienen y van, gentes a San Juan.
La tierra Boricua nunca mas olvidarán.
Yo ya lo sé, porque aquí llegué,
y en sus tibios brazos,
yo para siempre me quedé.
Mezo sus palmares con el viento,
oh oh!
Contento!
¡Dios bendiga siempre este lugar!
Descargar

Diapositiva 1 - www.sylvetterivera.com