DICIEMBRE, 2013.
REVISTA SIEMPRE
Diciembre 15-13
A PEÑA NIETO NO LE QUEDÓ ALTERNATIVA ANTE EL DESPEÑADERO DE PEMEX
Debido a la pérdida en la extracción de 1 millón 600 mil barriles de petróleo
por día, a la falta de recursos y tecnología de Pemex para extraer
hidrocarburos de aguas profundas y una nómina de más de 150 mil
empleados, el gobierno de Peña Nieto hubo de proponer la reforma
energética. No tenía alternativa.
Si acaso se excedió el primer mandatario en hacer el anuncio de ese
proyecto desde su campaña presidencial. Sus oponentes percibieron que
sería su prioridad y de allí se agarraron para bombardearlo.
Sin banderas políticas para dar cauce a Morena, López Obrador lanzó a sus
huestes al inicio del sexenio contra dicha reforma. Ahora que está
convaleciente de un infarto lo secunda su hijo del mismo nombre y el
tortuoso Martí Batres.
Cuauhtémoc Cárdenas fue más cauto. Anunció una encuesta nacional con la
cual no tuvo éxito y desistió de hacer causa común al lado de López
Obrador. El michoacano fue ayer al Senado a decir que se volverá a los
tiempos de Porfirio Díaz, de ser aprobada dicha reforma.
Los Chuchos del PRD, Zambrano y Ortega, fueron pieza importante en el
Pacto por México y el primero de ellos anunció su retiro, pero el segundo ya
se hizo presente en ese artificio de los chantajes, sin saber hacia dónde
caminar. Los tienen contra la pared los presuntos nacionalistas amarillos del
petróleo.
En ese escenario, con el endeble cerco de Morena en torno al Senado, 40
legisladores iniciaron la discusión hace ocho días. Durante más de diez horas
se dijeron hasta la despedida y en el cruce de insultos destacó la pelirroja
Layda Sansores.
Intentó imitar la campechana al escritor Saramago y dijo: “privaticen los
sueños, privaticen la ley, privaticen la justicia, pero si quieren realmente
que haya una privatización a fondo, vayan a privatizar a la puta madre que
los parió”. De este nivel son algunos entes de izquierda.
En el encuentro senatorial se indicó en el dictamen respectivo que la
iniciativa se centra en el otorgamiento de contratos de utilidad y producción
compartidas, con duración de 30 a 40 años, a fin de elaborar “proyectos
atractivos” a los inversionistas de dentro y fuera del país.
También habrá concesiones en refinación de petróleo y transportación de
combustibles, así como en generación y comercialización de energía
eléctrica. A esto lo califican grupos de izquierda de privatización y entrega
de recursos nacionales al capitalismo. “Es traición a la patria”, según López
Obrador.
Las ganancias de los contratistas dependerán de las condiciones de
mercado (precio por barril) y costo de extracción. Los ingresos
remanentes se dividirán entre el Estado y la empresa contratista. En
los casos de producción compartida, el Estado compromete un
porcentaje de la producción obtenida, en barriles.
Para calcular los pagos a cada parte será constituido un fideicomiso,
cuyo fiduciario será el Banco de México. Esto es de la mayor
importancia por las condiciones de cada contrato y el estricto reparto
de los ingresos.
La catarata de reformas, culminadas con la energética, ha salido cara
al gobierno de Peña. La educativa sigue en el viento, con la fiscal se
distanció de panistas, empresarios y clases medias. La de
Telecomunicaciones sigue a medias y la de energía recibe un alud de
críticas y agresiones de bandos de izquierda.
Incluso aceptó Peña Nieto que los cinco representantes del Sindicato
de Pemex salieran del Consejo de Administración de Pemex, lo cual
enojó sobremanera al líder Carlos Romero Deschamps, quien
durante su liderazgo ha apoyado todas las decisiones del priismo.
(Don Enrique: Con esta entrega concluyo mis colaboraciones con
ustedes de este año. Les deseo lo mejor para el que viene y tengan
una espléndida Navidad)
Diciembre 8-13
SIN EL “CRECIMIENTO ACELERADO” EL PRI NO APROVECHARÁ LAS DEBACLES DE PAN
Y PRD
Mejores oportunidades no tendrá el PRI para ganar las elecciones internas
del 2015 y mantenerse en el poder, vistas las profundas fracturas de sus
oponentes de PAN y PRD, debidas a las disputas por los liderazgos de
ambos partidos.
Ciertamente, el partido tricolor no reposa en un lecho de rosas tras el
primer año de su retorno al poder, dado que su gobierno registra una
pérdida de imagen de hasta 70% a causa del ínfimo crecimiento económico
de 1%, el persistente problema de la inseguridad y la bamboleante reforma
educativa, socavada por los plantones de la CNTE.
Tienen esperanza los priistas, sin embargo, en las consideraciones del
presidente Enrique Peña Nieto de regresar a la senda del crecimiento,
“acelerado y sostenido, en base a las reformas aprobadas en estos meses de
tremendas disputas partidistas.
Durante los últimos tres sexenios, el del presunto priista Ernesto Zedillo y
de los panistas Vicente Fox y Felipe Calderón hubo reclamos permanentes,
absurdos, de que no hubo avances por falta de reformas estructurales. La
clase empresarial se agregó a esa estridencia.
Las culpas fueron descargadas sobre diputados y senadores de esos
períodos. Es claro que el presidente Enrique Peña Nieto pensó en dar luz a
las reformas exigidas y para ello ideó el Pacto por México, donde fueron
armados los proyectos legislativos.
A tirones, tan tensos como sacar a una mula terca del barranco, salieron las
reformas laboral, educativa, de telecomunicaciones y la fiscal. Para este mes
fueron programadas la de política y la energética. Esta última es la estelar
del presidente Peña Nieto y recibe ataques violentos de la izquierda, tanto
que el PRD abandonó el Pacto y López Obrador se dispone a cercar el
Senado de la República.
Si salva ambos proyectos legislativos el gobierno ya no habrá pretextos para
poner en movimiento a la nación. Sin embargo, siguen en duda algunos
operadores políticos y financieros de Peña Nieto y eso puede trastocar el
futuro de este sexenio.
El gobierno peñista está obligado a impulsar la economía, abatir a la
delincuencia en lo posible e imponer una política de orden y firmeza.
El ¡ya basta! debe ser aplicado a los profesores chantajistas de la
CNTE y proceder contra el grupo depredador de anarquistas
encapuchados.
Sin esas decisiones, PAN y PRD, superarán sus actuales debacles. La
hermana de Felipe Calderón, la senadora Luisa María, es exhibida en
un video por el capo de Los Caballeros Templarios, Servando Gómez
Martínez “La Tuta”, quien la tacha de mentirosa y de intentar
arreglos con él, antes de las elecciones para la gubernatura de
Michoacán.
Al también senador panista, Ernesto Cordero, se le relaciona con las
“mochadas” económicas, solicitadas a alcaldes en la realización de
obras con fondos federales. Cordero es el alfil de Felipe Calderón en
el Senado y disputa el liderazgo del PAN a Gustavo Madero.
El propio Madero seguirá tres meses más al frente del PAN, sin pedir
licencia, debido al sabotaje de una asamblea de su partido, hace
ocho días. Son quienes se espantaban de las antiguas prácticas del
partido tricolor.
Si el partido azul registra uno de los peores momentos de su historia,
el PRD no canta mal las rancheras. En una maniobra más para
continuar en el liderazgo amarillo, Jesús Zambrano emigró del Pacto
por México so pretexto de su rechazo a la reforma energética. De
todos modos, sus días en el puesto que ocupa son contados. Más de
la mitad de sus congéneres le disparan con todo.
¿Podrá el priismo superar la caída actual en renglones económico,
de seguridad y llevar adelante a la nación? ¿Podrá aprovechar los
conflictos internos de sus adversarios?
Diciembre 1-13
DESCUBREN 48 CADÁVERES EN FOSAS CLANDESTINAS Y NADIE SABÍA NADA;
OTRO CASO PARA EL OLVIDO
La desaparición de dos policías federales, el 3 de noviembre pasado, dio
lugar a una búsqueda intensa que condujo a una docena de tumbas
clandestinas de las cuales ya fueron exhumados 48 cadáveres. Es enésima
evidencia de la inseguridad en nuestro país.
Las tumbas fueron localizadas en el municipio de La Barca, Jalisco, en los
límites con Michoacán. Suponen autoridades locales y federales que los
agentes René Rojas Márquez y Gabriel Quijados Santiago pudieron ser
ultimados en la entidad tarasca.
En la carretera de Sahuayo a Vista Hermosa fue localizada la patrulla de
dichos agentes, incinerada. En calidad de sospechosos están detenidos 22
policías municipales que dieron informes de las tumbas clandestinas. Pero,
han dicho, nada saben de los desaparecidos.
Al segundo día de exhumados los últimos cuerpos inertes, el caso fue
echado al olvido. En otra nación, un suceso de esa magnitud habría causado
asombro mundial. Aquí, los medios informativos y el pueblo se comportan
indiferentes ante los ríos de sangre.
Recordamos: Castro Ruz se negó a realizar ejecuciones públicas al concluir
el movimiento armado que inició en Sierra Maestra. El primer muerto en
una plaza pública, comentó, causaría horror. El efecto del segundo sería
menor y, al cabo de cien, la gente lo vería como suceso cotidiano, sin
miedo a la muerte.
Esto sucede en México. De acuerdo a informes oficiales, durante el régimen
de Felipe Calderón hubo 75 mil muertos relacionados con el narcotráfico y
de 15 mil a 20 mil desapariciones forzadas. La población no se aterró al
escuchar cifras tan espeluznantes. Así ha sucedido desde que Felipe
Calderón declaró su guerra a la delincuencia organizada, en diciembre del
2006. Hemos sabido de asesinatos colectivos, como el fusilamiento de 72
migrantes centroamericanos en San Fernando, Tamaulipas, y nuestra gente
pronto lo olvida.
Varias veces nos ocupamos de los 210 cadáveres hallados en fosas
clandestinas en la capital de Durango. No se supo quienes fueron las
víctimas y el pueblo tampoco se estremeció.
Hemos visto el rodar de lágrimas a raudales sobre rostros de madres
que perdieron a sus hijos o hermanos en ejecuciones colectivas,
sucedidas en diversas entidades. Al poco tiempo, todo queda en el
olvido. Se perdió el miedo a la muerte.
El secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, se opone
a que los medios se refieran a personas ejecutadas. Sugiere la
mención de decesos en general, sin especificar si se relacionan o no
con la delincuencia organizada. Recibimos el trato de seres
irracionales. Miles y miles de hombres y mujeres han desaparecido y
sus restos se encuentran en fosas clandestinas.
Esta situación se eterniza. Nadie sabe cuándo terminará el actual
infierno. Osorio Chong asegura que en este sexenio hay menos
homicidios que en el anterior. ¿Cómo lo sabe si infinidad de cuerpos
de ejecutados fueron arrojados en fosas comunes, o en lagos y
mares?
Opera otro infierno no menos terrible, el de la extorsión en casi todo
México, el cual conlleva secuestros y amenazas de muerte
permanentes. En Michoacán, nos dice un comunicador de ese
estado, nadie se escapa y algunos se obligan a pagar hasta dos
cuotas a igual número de cárteles.
¿Cumplirá su promesa el secretario Miguel Osorio Chong de recorrer
“municipio por municipio y comunidad por comunidad hasta
devolver la paz a los michoacanos
Descargar

DICIEMBRE, 2013. REVISTA SIEMPRE