Visitamos casas para
relacionarnos con la gente
Lc 5:27-32
Introducción
El cristianismo, a través de la historia,
ha sufrido una serie de cambios en su
naturaleza esencial. ¿Qué pasaría si un
grupo de primeros cristianos pudiera
viajar en el tiempo y viera lo que hoy
llamamos “la vida cristiana”? ¿Cuál
sería su impresión después de 20
siglos de historia.
El cristianismo en Palestina inició como una relación
íntima y personal con Jesucristo. Cuando el cristianismo llegó a
Grecia y fue influido por su cultura se convirtió en una filosofía, una
manera de pensar. Después, al mezclarse con el poder del Imperio
Romano, se convirtió en una institución. Muy pronto en Europa se
convirtió en parte de la cultura de aquel continente. Para los países
desarrollados, los que forman el primer mundo económico y social, se
convirtió en un proyecto de evangelización de culturas inferiores.
En algunas iglesias de Estados
Unidos de Norteamérica –y en algunas
de México—, el cristianismo se ha
vuelto un negocio muy redituable. Y
el día de hoy en muchas iglesias, el
cristianismo se ha vuelto un
entretenimiento para los asistentes. Ir
al culto es como asistir a un
espectáculo en el que cantantes y
oradores harán pasar un tiempo
agradable a los espectadores.
¿Es éste el plan de Dios para su iglesia? ¡No! Dios quiere
que su iglesia mantenga su esencia de una íntima relación con él, un
amor fraternal entre los miembros y una búsqueda de aquellos que
no le conocen.
La vida cristiana son relaciones
profundas cimentadas en el amor de
Dios. Los cristianos debemos
promover, propiciar y patrocinar
relaciones entre los hombres. Por
medio de la obra de Cristo, ahora
tenemos una íntima relación con Dios.
Esto produce que las relaciones
fraternales entre nosotros fluyan
adecuadamente.
Nuestro desafío es buscar
relaciones con aquellos que no
conocen al Señor. Tenemos que
relacionarnos sinceramente con los
que están lejos del Señor. Jesús,
durante su ministerio terrenal, fue un
maestro en buscar y mantener
relaciones con los hombres de su
tiempo. ¿Qué hizo? ¿Cómo lo hizo?
Descargar

Visitamos_casas_para_relacionarnos_-_Lc_5.27-32