Entre historias y golondrinas…
Música : Beethoven – Sonata Claro de luna
Volverán las
oscuras golondrinas
en tu balcón sus
nidos a colgar,
y otra vez con el ala
a sus cristales
jugando llamarán…
Pero aquéllas que el
vuelo refrenaban
tu hermosura y mi
dicha al contemplar;
aquéllas que
aprendieron
nuestros nombres,
esas... ¡no volverán!
Gustavo
Adolfo
Bécquer
San JUAN de
CAPISTRANO se
encuentra en el sur
de California, a
medio camino
entre Los Ángeles
y San Diego.
En el histórico centro de San Juan
Capistrano, condado de Orange –
California se encuentra esta Misión.
La Misión de San Juan de
Capistrano es una iglesia
/monasterio cargada de
historia y belleza escénica.
Las famosas golondrinas de San Juan Capistrano,
hacen sus nidos en las ruinas de la vieja iglesia.
Las golondrinas de San Juan de Capistrano,
indefectiblemente inician su viaje de migración
hacia sud-América, el 23 de octubre, día de San
Juan y recorren entre 10.000 y 12.000 km.
San Juan Capistrano
El 24 de noviembre de cada
año, llegan a la ciudad de
Goya - Provincia de
Corrientes - República
Argentina, las golondrinas
de San Juan de Capistrano.
En la Argentina, se realizan distintos festejos
para recibirlas durante nuestra primavera.
En Goya, Corrientes, desde 1922 cada mes de noviembre se
realizan los festejos en la plaza San Martín donde
actualmente se encuentra el Monumento a las golondrinas.
Monumento a las golondrinas – Goya
Realizado en 1992 por el escultor local Antonio “CHANGO” Sotelo, como
un testimonio de simpatía de la Comisión de Amigos por estas avecillas .
La Plaza San Martín, es el lugar preferido por estas aves
para anidar, aunque también lo hacen en el Campanario
de la Iglesia Catedral, en Plaza Italia e isla Las Damas,
regalando un formidable atractivo para la región.
Cuando esté finalizando el verano argentino, por el mes
de febrero, las golondrinas se marcharán. Como lo hacen
todos los años, una y otra vez y con la misma precisión.
Hacen siempre el mismo recorrido; la migración es
algo innato. Las más jóvenes siguen a las experimentadas, que ya tienen sus trucos para escapar de los
peligros naturales y de los depredadores.
Las golondrinas dejan Goya el 18 de febrero, en el
amanecer, en bandadas sucesivas, y llegan todas
juntas a San Juan de Capistrano, llevando
exactamente treinta días los 12.000 km de la travesía.
El vuelo que comienza en Goya sigue por los valles de los
ríos Paraná y Paraguay, hasta alcanzar el lago Mirín
(entre el límite de Brasil y Bolivia), siguiendo las
corrientes dinámicas que producen las masas grandes
del aire del Sur que se mueven hacia el Ecuador.
Su plan de vuelo
dura quince horas
diarias, en tramos de
450 km, con una
velocidad de 30 km
(18 millas) por hora,
aprovechándose
siempre de los
vientos.
Vuelan exclusivamente de día y pueden desarrollar
velocidades de hasta ciento veinte kilómetros por hora.
Durante el vuelo, es decir,
durante los treinta días que el
viaje dura, ellas no comen ni
beben, puesto que vuelan
desde el amanecer a la puesta
del sol para no perder tiempo.
No cruzan los
Andes y cuando
alcanzan el Golfo
de México, por el
Yucatán buscan el
Oeste y el Pacífico,
para volar a lo
largo de la orilla
de Baja California
y entrar en el valle
de la orilla.
El "milagro" de
las golondrinas
se repetirá y la
tradición dice
que el 19 de
marzo, día de
San José, empiezan a llegar
nuevamente a la
misión de San
Juan Capistrano,
California, de
regreso.
La "Fiesta de las Golondrinas" es una celebración por
el regreso de las golondrinas a San Juan de Capistrano
el 19 de marzo de cada año, para el día de San José.
Las ruinas de la iglesia original son una bella parte de la
vieja misión. Una pequeña capilla, llamada la iglesia del
Padre Serra, es la única edificación todavía erguida en
California, donde anidarán las viajeras golondrinas.
GOLONDRINAS
¡Oh! ¡Negras avecillas, inquietas avecillas
amantes de abril!
¿Sabéis cómo se viaja hasta el país del sol?...
¿Sabéis dónde se encuentra la eterna
primavera, la fuente del amor?...
¡Llevadme, golondrinas! ¡Llevadme! ¡No
temáis! Yo soy una bohemia, una pobre
bohemia. ¡Llevadme donde vais!
¿No sabéis, golondrinas errantes, no sabéis,
que tengo el alma enferma porque no puedo
irme volando yo también?
¡Golondrinas, llegaos! ¡Golondrinas, venid!
¡Venid primaverales! ¡Con las alas de luto
llegaos hasta mí!
Alfonsina Storni
03 de octubre de 2015
Descargar

Golondrinas Migrantes - Espacio de Avidad | Just another