ME 6 de 141
PRIMER MANDAMIENTO, 1
Los diez mandamientos se dividen en “dos tablas”: los tres
primeros referidos a Dios y los siete restantes referidos a la conducta de la propia persona y su relación con los demás.
Jesús precisa: “Amarás al Señor tu
Dios con todo el corazón, con toda
tu alma y con toda tu mente. Éste es
el mayor y el primer mandamiento.
El segundo es semejante a éste: amarás a tu prójimo como a ti mismo. De
estos dos mandamientos penden toda
la Ley y los Profetas” (Mt 22, 37-40).
ME 7 de 141
PRIMER MANDAMIENTO, 2
“Dar gloria a Dios” equivale a aceptar su grandeza y a adorarle. El
hombre da gloria a Dios cuando cree en Él, si pone en Él toda su
confianza y si le ama sobre todas las cosas; es decir, cuando vive
la fe, la esperanza y la caridad. El primer mandamiento (amar a
Dios sobre todas las cosas) abarca estas tres virtudes.
Es Dios mismo quien infunde en
el alma del cristiano, en el bautismo,
estas virtudes “teologales”.
La fe, la esperanza y la caridad crean
una especial comunión de vida con
Dios y con el prójimo.
ME 8 de 141
PRIMER MANDAMIENTO, 3
CCE 155: “Creer es un acto del entendimiento que asiente a la
verdad divina por imperio de la voluntad movida por Dios mediante la gracia”.
Deberes con la fe
- Responder a la llamada de Dios: diálogo entre Dios que lo inicia
y el hombre que responde libremente; - Creer todas las verdades
que se encuentran en el Credo, con fe divina y católica los dogmas,
y firmemente las verdades propuestas de modo definitivo por el
Magisterio; - Conservar la fe: enriquecerla mediante la oración y la
recepción de los sacramentos; - Ilustrar la fe: esforzarse en entender lo que se cree (ni fideísmo -renunciar a la razón-, ni fanatismo
religioso); - Defender la fe; - Comunicar la fe: mandato de Jesús.
ME 9 de 141
PRIMER MANDAMIENTO, 4
Pecados contra la fe
- Duda: voluntaria o involuntaria.
- Incredulidad: menosprecio de la verdad
revelada.
- Herejía: cuando no solamente se defiende
un error contra la fe, sino que se desobedece
la advertencia de la jerarquía.
- Apostasía: el que abandona e impugna la fe
que había profesado.
- Cisma: separación de la Iglesia católica y
rechazo de la autoridad y obediencia al Papa.
ME 10 de 141
PRIMER MANDAMIENTO, 5
Esperanza
CCE 2090: “Cuando Dios se revela y llama
al hombre, éste no puede responder plenamente al amor divino por sus propias fuerzas.
Debe esperar que Dios le dé la capacidad de
devolverle el amor y de obrar conforme a los
mandamientos de la caridad. La esperanza es
aguardar confiadamente la bendición divina
y la bienaventurada visión de Dios; es también el temor de ofender el amor de Dios y
de provocar su castigo”.
San Josemaría: “La esperanza no me separa de las cosas de esta
tierra, sino que me acerca a esas realidades de un modo nuevo”
(Amigos de Dios 305).
ME 11 de 141
PRIMER MANDAMIENTO, 6
Pecados contra la esperanza:
- por defecto, desesperación;
- por exceso, presunción.
Fe y esperanza son dos virtudes
distintas, pero tienen entre sí una
gran afinidad y cercanía:
- Tener fe supone también tener confianza en Dios y mantener la
esperanza de que se alcanzará la vida eterna;
- La esperanza en Dios requiere la fe en Él, pues se está seguro de
que Dios siempre es fiel a su palabra y mantiene sus promesas;
- Por ello, la fe integra la esperanza y ésta supone la fe.
ME 12 de 141
PRIMER MANDAMIENTO, 7
La caridad es la virtud teologal por la que se ama a Dios, sumo bien
y a los hombres por Dios.
Los griegos distinguían entre “éros” (amor sensible), “filía” (amor afectivo-sentimental) y “agápe”
(estima y preferencia totalmente desinteresadas
que pueden existir entre las personas).
El término “agápe” se tradujo por “caritas”. Significa el amor superior: se emplea cuando se dice
que “Dios es amor”, cuando se menciona el amor
de los esposos, y con él se designa el amor de Dios
a los hombres y el amor con que el hombre debe
amar a Dios.
Descargar

PRIMER MANDAMIENTO, 1