El interrogatorio del verbo
IDENTIFICACIÓN DEL SUJETO
1. El Sujeto siempre es un SN. No puede estar precedido de preposición.
Excepción:
Ese gol lo mete hasta mi sobrino.
Entre tú y yo subiremos el sofá.
2. La ÚNICA manera de identificar el Sujeto es la CONCORDANCIA
entre el sujeto y el predicado:
La casa la hizo mi hermano
La casa la hicieron mis hermanos
3. Hay que evitar considerar que el Sujeto es quien realiza la acción porque
hay muchos casos en que no es así:
Me gusta la tortilla de patatas.
Me gustan las tortillas de patatas.
4. El orden de aparición tampoco sirve para identificarlo, porque el sujeto no
tiene posición fija:
Juan ha venido a la fiesta.
Ha venido Juan a la fiesta.
Ha venido a la fiesta Juan
No es muy fiable preguntarle ¿Quién? al verbo para saber el sujeto. La
respuesta no siempre es el sujeto
En la oración “Me gustan las
naranjas”
¿Quién es el Sujeto?
No sé… ¿Me?
Pero ¿cómo va a ser “me”
el Sujeto, si el verbo está
en plural?
Yo qué sé… entonces…
¿A mí?
¿Con preposición? ¡¿Un sujeto con
preposición?!
Se han dado casos…
Sí, pero sólo con la
preposición hasta y entre…
y en casos muy contados.
¡Las naranjas!, el sujeto es “Las
naranjas”: es el único que
concuerda con el verbo…
Me gustan las
naranjas.
Me gusta la
naranja… Anda, es
verdad.
Nunca debí preguntarle
¿quién? al verbo para saber
el sujeto… no es un tipo
fiable.
Pues, claro…
eso lo sabe
cualquiera.
Claro, tío, la clave es la concordancia.
El sujeto concuerda con el verbo en número
y persona
Descargar

El interrogatorio del verbo