En estos días, mientras
preparaba esta homilía,
oí una conversación
de un parroquiano
regateando con la
secretaria
sobre el diezmo...
Quería estar al día...
pero con el mínimo...
Creo que es la realidad
de muchos cristianos:
Han sido educados en una
religión del mínimos:
confesar una vez al año,
comulgar sólo por pascua,
una misa los domingos...
Y la Liturgia de hoy nos recuerda que debemos escoger
siempre lo mejor, desear siempre ALGO MÁS:
La 1ª Lectura, habla de la elección hecha por SALOMÓN: (Sb 7,7-11)
- Recién coronado, el joven Rey va a ofrecer un sacrificio a Dios.
- Dios, satisfecho, le dice: "Pídeme lo que quieres... y yo te lo daré..."
- Salomón: "Soy un adolescente... dame un corazón sabio,
capaz de juzgar al pueblo y discernir entre el Bien y el Mal..."
- La petición agradó a Dios:
“Ya que no has pedido ni vida larga, ni riquezas, ni la muerte
de tus enemigos, sino inteligencia para gobernar a mi pueblo...
te voy a dar lo que pides... y también lo que no has pedido..."
Salomón escogió la SABIDURIA como Bien mayor,
preferible al poder y a las riquezas...
La 2ª Lectura
nos invita a acoger la
PALABRA DE DIOS.
(Hb 4,12-13)
“La Palabra de Dios es
viva, y eficaz
más tajante que espada
de dos filos".
Ella ayuda a discernir
el bien y el mal y
a hacer una elección
segura.
El Evangelio,
narra la elección
del JOVEN RICO:
(Mc 10,17-30)
- Jesús está en camino,
enseñando a los discípulos
las exigencias del Reino
y las condiciones para
integrarse a la comunidad
mesiánica.
- Un joven se arrodilla ante
Jesús y le pregunta:
“¿Qué debo hacer para
conseguir la vida eterna?"
- Inicialmente, Jesús le
propone los Mandamientos.
El Joven responde
que ya cumplía todo eso... El
quiere algo más...
- Entonces Jesús se le quedó
mirando con cariño, porque ya
cumplía... y "quería más".
“Le invita" a integrarse a la comunidad del Reino, señalándole el
camino:
. Deshacerse de los bienes terrenos;
. Repartirlos con los hermanos más pobres,
. Seguir a Jesús en su camino de amor y entrega.
- Era el "algo más" que le faltaba para pasar de la vivencia
tradicional de la religión, a una vivencia más generosa.
Pero el Joven prefiere la riqueza y rechaza la “invitación" de Jesús.
No tiene el valor de dar un paso a más... y SE RETIRA TRISTE...
- Jesús comenta:
“¡Qué difícil les va a ser a
los ricos entrar en el Reino
de Dios!"
* La reacción del Joven rico
evidencia un hecho:
La riqueza puede ser
un obstáculo en el camino
del Reino, cuando se
convierte en nuestra
seguridad y la guardamos
sólo para nosotros.
El "camino del Reino" debe
ser un camino que hay que
recorrer en el amor, en la
solidaridad, en el servicio,
en el compartir, en la verdad,
en la entrega de la vida a los
hermanos...
- Y los Apóstoles
no perdieron
la oportunidad:
“¿Y nosotros que lo
hemos dejamos todo?"
- Jesús les garantiza:
"Vosotros tendréis
recompensa en bienes
y... persecuciones...
y la vida eterna..."
¿Quién es ese
Joven?
Puedes ser tú.
Podéis ser vosotros...
Son muchas personas
que observan
los Mandamientos
y hasta "desearían
hacer más"...
Pero cuando Dios pide algo más... ellas se retiran tristes,
porque están apegadas a muchas cosas, que atan
a su corazón e impiden dar ese paso a más.
Están satisfechas sólo con lo "mínimo" necesario...
* Y nosotros ¿nos quedaremos satisfechos con lo mínimo...
o procuraremos ofrecer "algo más"?
Cristo nos dirige también
hoy la misma invitación:
“¡Anda vende TODO...
dáselo a los pobres...
y luego sígueme".
* Todos tenemos alguna
cosa para vender...
¿Cuáles son las "riquezas",
que debemos "vender"
que hacen a nuestro
corazón materializado
e insensible a las cosas
de Dios?.
- ¿Tal vez Cristo nos mira
"con amor" porque ve
nuestra generosidad
o nosotros "nos
apartamos tristes" porque
no damos ese algo más?
- ¡Cuántos pobres están
esperando nuestra oferta!...
Pobres de palabra
de Dios, de confort,
de entusiasmo,
de orientación, educación...
instrucción religiosa...
En este mes de octubre,
dedicado a las misiones,
la Iglesia nos recuerda
que todos debemos
sentirnos responsables de
las misiones.
Debemos distribuir
las riquezas espirituales y
materiales que poseemos,
también a los que aún viven
en la miseria religiosa y
social.
Cristo también HOY
continúa invitando:
“Anda, vende lo que
tienes...
y dales el dinero a los
pobres...
y después ven
y sígueme..."
El continúa
“mirándonos con
amor"...
¡Cuenta
con cada uno de
nosotros!...
P. Antonio Geraldo Dalla Costa CS
14.10.2012
MI DOMINGO
Con la Palabra de Dios
Meditada por: P. Antonio Geraldo Dalla Costa CS
Ilustración: Nelso Geraldo Ferronatto
Traducción: P. José Luis Uranga, CMF
Música: Como o Cervo
Melodia espanhola
Arr.: F Gil Pozoco
Busca la dirección: http://www.buscandonovasaguas.com
Descargar

Slide 1