La felicidad
según Jesús
Felices los que tienen
hambre y
sed de
Justicia
Sólo ellos
construirán
una sociedad
justa
Felices los que se compadecen
de la desgracia ajena y
hacen lo que pueden por ayudar
Sólo
en ellos
hay
esperanzas
Felices los que no
caen en la tentación
de la violencia,
sino que con
mansedumbre
ponen todos los
medios necesarios
para ser eficaces
Sólo ellos construirán
algo estable,
que valga la pena
Felices los que se comprometen
con corazón limpio,
sin politiquerías, sin egoísmos,
ni segundas intenciones
Sólo ellos
caminarán sin
detenerse,
y en su
compromiso
encontrarán
a Dios
Felices los
sembradores
de la paz
que es fruto
de la
justicia
Sólo ellos construirán un
auténtico bienestar para todos
Jesús elige a los que el mundo tiene
por
nada,
para
hacerlos
constructores
de la
paz…
Alégrense
porque
sus
nombres
están
escritos
en el
Reino
de los
Cielos
Quiero que la plenitud de mi alegría
viva
en ustedes
De
forma
que
su
gozo
sea perfecto
No teman,
mi pequeño
rebaño,
el Padre
ha vencido
al Mundo…
Yo sólo
quiero
que
sean
realmente
felices
Por eso les
muestro el camino
Descargar

Diapositiva 1