Quiero el sufrimiento, Madre
Déjame pasar la vida, Madre mía, acompañándote
en tu soledad amarga y tu dolor profundo. Déjame
sentir en el alma, el triste llanto de tus ojos y el
desamparo de tu corazón.
Quiero en mi vida las burlas
y mofas del Calvario.
Quiero la agonía lenta de tu
Hijo, el desprecio, la
ignominia, la infamia de la
Cruz.
Quiero, me permitas estar a tu lado, Virgen Dolorosísima,
fortaleciendo mi espíritu con tus lágrimas,
consumando mi sacrificio con tu martirio, sosteniendo mi
corazón con tu soledad y amando a mi Dios y tu Dios con
la inmolación de mi ser.
Quiero el sufrimiento, Madre,
como tú lo quisiste.
Descargar

Quiero el sufrimiento, Madre