El Señor Jesús dijo:
“YO SOY LA PUERTA”
“Yo soy la puerta . . . ”
(Juan 10:9)
• La condición: “El que por mí entrare”.
Yo debo levantarme e ir a él.
• La promesa: “Será salvo”.
Válido, sólo si permanezco en él.
• La libertad: “Entrará, y saldrá”.
Pero para cumplir sus propósitos.
• La bendición: “Hallará pastos”.
Mis necesidades serán suplidas.
LA PUERTA DEL ARCA
OPORTUNIDAD
Pero no siempre
estará abierta
la puerta.
“Os exhortamos también a que no
recibáis en vano la gracia de Dios.
Porque dice:
En tiempo aceptable te he oído,
y en día de salvación
te he socorrido.
He aquí ahora el tiempo aceptable;
he aquí ahora el día de salvación”
2 Corintios 6:1,2.
LA PUERTA DEL CIELO
ACCESO
Pero yo soy pecador.
Sólo por medio de
Cristo podré llegar al
Padre.
“Yo soy el camino,
y la verdad, y la vida;
nadie viene al Padre,
sino por mí”
Juan 14:6.
LA PUERTA DEL PRIMOGÉNITO
PROPICIACIÓN
Si estoy bajo la
sangre de Cristo,
la ira de Dios
pasará sobre mí
y no sufriré
daño alguno.
“Siendo justificados gratuitamente
por su gracia, mediante la
redención que es en Cristo Jesús,
a quien Dios puso como
propiciación por medio de la fe
en su sangre, para manifestar su
justicia, a causa de haber pasado
por alto, en su paciencia, los
pecados pasados”
Romanos 3:24,25.
LA PUERTA DEL ATRIO
CAMINO
Me lleva hacia
el altar, donde
una víctima
está dando
su sangre para asegurar mi comunión con Dios.
“Y en ningún otro hay salvación;
porque no hay otro nombre
bajo el cielo,
dado a los hombres,
en que podamos ser salvos”
Hechos 4:12.
LA PUERTA DEL TABERNÁCULO
COMUNIÓN
Por ella tengo acceso a
la presencia del Padre,
por medio de la
intercesión del Hijo.
“Así que, hermanos, teniendo
libertad para entrar en el Lugar
Santísimo por la sangre de
Jesucristo, por el camino nuevo y
vivo que él nos abrió …
acerquémonos con corazón
sincero, en plena certidumbre de
fe, purificados los corazones de
mala conciencia, y lavados los
cuerpos con agua pura”
Hebreos 10:19-21.
LA PUERTA DE LA CIUDAD
REFUGIO
Si permanezco
dentro de la puerta,
no me tocará el
enemigo.
“Mis ovejas oyen mi voz,
y yo las conozco,
y me siguen,
y yo les doy vida eterna;
y no perecerán jamás,
ni nadie
las arrebatará de mi mano”
Juan 10:27,28.
LA PUERTA PARA ACUERDOS
REDENCIÓN
Aquí se confirmaban
pactos ante testigos,
y eran inviolables.
“Este es el pacto que haré con
ellos después de aquellos días,
dice el Señor: Pondré mis leyes en
sus corazones, y en sus mentes las
escribiré,… y nunca más me
acordaré de sus pecados y
transgresiones. Pues donde hay
remisión de éstos, no hay más
ofrenda por el pecado”
Hebreos 10:16-18.
LA PUERTA DE LA CUEVA
COMISIÓN
Dios manda que
salga a él,
porque tiene
trabajo para mí.
“Por tanto, id, y haced discípulos
a todas las naciones, bautizándolos
en el nombre del Padre, y del Hijo,
y del Espíritu Santo; enseñándoles
que guarden todas las cosas que
os he mandado; y he aquí yo estoy
con vosotros todos los días,
hasta el fin del mundo”
Mateo 28:19,20.
LA PUERTA DE LA CASA
BENDICIÓN
Dios desea
bendecirme en lo
secreto de mi
corazón.
“Bendito sea el Dios y Padre de
nuestro Señor Jesucristo,
que nos bendijo con toda bendición
espiritual en los lugares celestiales
en Cristo, según nos escogió en él
antes de la fundación del mundo,
para que fuésemos santos
y sin mancha delante de él”
Efesios 1:3,4.
LA PUERTA DE SAMARIA
BUENAS
NUEVAS
Si Dios te ha dado
la vida eterna,
debes compartirlo
con otros.
“Vete a tu casa, a los tuyos,
y cuéntales cuán grandes cosas
el Señor ha hecho contigo,
y cómo
ha tenido misericordia de ti”
Marcos 5:19.
LA PUERTA DE LA CASA DEL REY
PACTO
Para que Cristo viva en
mí y yo en él, se
requiere un compromiso
de mi parte.
“Porque la gracia de Dios se ha
manifestado para salvación a todos
los hombres, enseñándonos que,
renunciando a la impiedad y a los
deseos mundanos, vivamos en este
siglo sobria, justa y piadosamente,
aguardando la esperanza
bienaventurada y la manifestación
gloriosa de nuestro gran Dios y
Salvador Jesucristo”
Tito 2:11-13.
“Yo soy la puerta . . . ”
(Juan 10:9)
• La condición: “El que por mí entrare”.
Yo debo levantarme e ir a él.
• La promesa: “Será salvo”.
Válido, sólo si permanezco en él.
• La libertad: “Entrará, y saldrá”.
Pero para cumplir sus propósitos.
• La bendición: “Hallará pastos”.
Mis necesidades serán suplidas.
El Señor Jesús dijo:
“YO SOY LA PUERTA”
Descargar

Diapositiva 1