ESCUELA DE PADRES Y MADRES
“LA IMPORTANCIA DE LAS NORMAS Y LÍMITES”
¿Te resulta familiar?
• ¿Me habré pasado?, ¿es correcto gritar así?, ¿estará mi hijo
traumatizándose?, ¿hasta dónde puedo llegar?, ¿es malo
castigar? éstas, entre otras dudas, son preguntas a las que
muchas veces las madres y padres no sabemos contestar.
• Cada vez son mas numerosos los padres de niños muy
pequeños (de 3 a 5 años) que se quejan que no saben qué
hacer para controlarles, que sus hijos no les obedecen, y que
se enfrentan a muchas situaciones en las que los niños se
comportan como pequeños tiranos que mandan sobre sus
propios padres. Y se preguntan: ‘Si hacen esto ahora, ¿qué no
harán cuando tengan 15 años?’
¿Por qué son tan necesarios los límites y normas?
• Son necesarios porque unas normas claras y unos límites
firmes les ofrecen seguridad y les ayudan a tener claros los
criterios sobre las consecuencias de sus conductas. Son una
referencia clara que les permite predecir la reacción de los
adultos ante determinadas situaciones, controlar sus
impulsos, a un mejor desarrollo emocional y personal,
mejorar su adaptación al medio escolar, a relacionarse mejor
con sus iguales…
“Reflexiones de un juez de menores”
Emilio Calatayud
• Emilio Calatayud es un famoso juez de menores conocido por
sus curiosas pero efectivas sentencias
• Tras largos años de experiencias escribió varios libros y en uno
de ellos publicó una especie de normas sagradas de los
buenos padres pero en clave irónica, muy adecuado para
reflexionar sobre el estilo educativo que sin darnos cuenta
muchas veces seguimos con nuestros hijos y sus terribles
consecuencias
DECÁLOGO PARA FORMAR A UN
DELINCUENTE
1)
2)
3)
4)
5)
Comience desde la infancia dando a su hijo todo lo que
pida; así crecerá convencido de que el mundo entero le
pertenece
No se preocupe de su educación ética, espere a que cumpla
18 años para que decida libremente sus valores
Cuando diga palabrotas ríaselas. Esto lo animará a hacer
cosas más graciosas.
No le regañe ni le diga que está mal algo de lo que hace.
Podría crearle complejos de culpabilidad.
Recoja todo lo que él deja tirado: libros, zapatos, ropa,
juguetes… Así se acostumbrará a cargar la responsabilidad
sobre los demás
DECÁLOGO PARA FORMAR A UN
DELINCUENTE
6)
Déjele leer y ver todo lo que caiga en sus manos. Cuide de
que sus platos, cubiertos y vasos estén esterilizados, pero
no de que su mente se llene de basura
7) Riña a menudo con su pareja delante del niño, así no le
dolerá demasiado el día en que la familia, quizá por su
propia conducta, quede destrozada para siempre
8) Dele todo el dinero que quiera gastar. No vaya a sospechar
el niño que para tener dinero es necesario trabajar y
esforzarse.
9) Satisfaga todos sus deseos, apetitos y comodidades. El
sacrificio y la austeridad podrían producirle frustraciones.
10) Póngase de parte del niño en cualquier conflicto que tenga
con sus profesores, vecinos… realmente todos quieren
fastidiarlo y él nunca hace nada.
Emilio Calatayud
LIMITES BLANDOS - LÍMITES FIRMES
•
MacKenzie en su obra “Poner Límites. Cómo
educar a niños responsables e independientes con
límites claros”define LIMITES BLANDOS como la
siguiente situación:
“Cuando NO significa SI, A VECES , o QUIZÁ”. Es
decir, le estamos diciendo ‘No’ al niño, pero al no
hacerlo con firmeza, el resultado es que el niño
sigue portándose mal, no obedece, discute, etc.
“LA TEORÍA ES MUY BONITA PERO LLEVARLA A LA PRÁCTICA
ES MUY COMPLICADO POR NO DECIR IMPOSIBLE”
• Esta frase nos suena a todos y lleva parte de razón porque
nadie dijo que educar a un hijo fuese fácil pero todos estamos
de acuerdo en que no por ello hay que dejar de educarles
porque esto sólo empeoraría la situación
• Como última reflexión antes de explicar algunos conceptos:
“Educar a un niño es como sostener en la mano una pastilla de jabón. Si
aprietas mucho sale disparada, si la sujetas con indecisión se te escurre
entre los dedos, una presión suave pero firme la mantiene sujeta”. Isabel
Orjales
LIMITES Y NORMAS
• No existen fórmulas mágicas en la educación. Cada
niño es un mundo, lo que para uno le viene bien
para otro es negativo (un premio, un castigo, etc.)
pero algo en común para todos es que al igual que
nos ocurre a nosotros, al niño le resulta más fácil
portarse bien si tiene límites claros y si tiene
incentivos que le animen a hacerlo.
• Establecer límites firmes no significa emplear
castigos u otros métodos punitivos sino, al contrario,
actuar con serenidad pero con firmeza y de manera
consistente.
IDEAS GENERALES SOBRE LÍMITES Y NORMAS
1. El mensaje o la norma debe centrarse sobre la
conducta
Si queremos que un niño haga o deje de hacer algo hay que
decírselo con claridad, centrándonos en lo que queremos que
haga o deje de hacer, es decir, en la conducta en cuestión, no
en la actitud o en la valía del niño. Por ejemplo, si el niño nos
interrumpe cuando estamos hablando con otra persona
habría que decirle “Espera a que termine de hablar” o “No
me interrumpas cuando hablo con otra persona”, en vez de
“No seas pesado” o “Compórtate como un niño mayor”.
IDEAS GENERALES SOBRE LÍMITES Y NORMAS
2. Ser lo más concretos posible, ir al grano
A la hora de establecer el horario de Televisión
o juego habría que concretar, por ejemplo:
‘Puedes ver la tele una hora’. No sería
adecuado el mensaje ‘Puedes ver la tele un
rato’ o ‘No te eches toda la tarde viendo la
tele’.
IDEAS GENERALES SOBRE LÍMITES Y NORMAS
3. Hablar con calma, no hace falta gritar:
Dar las órdenes o instrucciones en un tono de
voz normal puede trasmitir más firmeza que
dar un grito, que sólo significa que se empieza
a perder el control en uno mismo.
IDEAS GENERALES SOBRE LÍMITES Y NORMAS
4. A veces es necesario recordar la
consecuencia que traerá consigo el
incumplimiento de la norma o límite:
En el ejemplo anterior de la tele, si pensamos
que el niño puede saltarse la norma sería
bueno el recordarle la consecuencia: ‘Ya sabes
que si te pasas más de una hora viendo la
tele, mañana no iremos al parque”.
IDEAS GENERALES SOBRE LÍMITES Y NORMAS
5. Ser SIEMPRE consecuente y consistente
Un límite es firme si siempre lleva aparejada la
consecuencia. La consistencia es el punto más
importante del establecimiento de límites:
cuando el niño sabe que siempre sus padres
actúan como han acordado, tendrá en cuenta
la norma y la respetará
Y LO MÁS IMPORTANTE….
SIEMPRE significa SIEMPRE
•
•
•
•
•
•
aunque tenga un mal día en el trabajo
aunque esté cansado/a
aunque estén los primos de Ávila
aunque sea el cumpleaños del abuelo
aunque no tengamos ganas
aunque estemos en el supermercado o en la consulta del
médico
• aunque ayer el niño/a se portase muy bien y hoy vamos a
relajarnos un poco
• aunque esté malito/a
• aunque pasemos poco tiempo con él
IDEAS GENERALES SOBRE LÍMITES Y
NORMAS
• Es mejor proponer sólo unas pocas
normas, claras, precisas y concisas y de
fácil ejecución. El clima familiar será
más agradable
• Los límites deben ser respetados, así
como las normas. No olvidemos que los
niños nos ponen constantemente a
prueba.
IDEAS GENERALES SOBRE LÍMITES Y
NORMAS
• No pedir al niño/a algo que los padres no
somos capaces de llevar a cabo. Se aprende
mediante modelos de comportamiento. No
es creíble aquello que no es capaz de hacer
el adulto por ello el niño no lo cumple.
• Cuando algo nos agrada y nos elogian por
ello, tendemos a repetirlo. Si por el
contrario nos lo critican, nos insultan, nos
miran mal, nos perjudica, procuramos
dejarlo cuanto antes. Podemos aplicar esta
norma con los niños. Es mucho más efectivo
el refuerzo positivo que el negativo.
PREMIOS Y CASTIGOS
¿Qué es un premio?
• Desde pequeños aprendemos de forma intuitiva que
dos acontecimientos que se suceden uno detrás de otro
están relacionados, por ejemplo: “Si pego a un niño,
éste llora y me regañan”. Así asocia que a pegar le sigue
llorar y a llorar le sigue la regañina.
• Si el segundo acontecimiento es positivo y el niño lo
asocia con el primero, es probable que la conducta se
repita en el futuro. Si la consecuencia es negativa, la
probabilidad de que se repita la conducta disminuye. En
conclusión: una conducta se mantiene o se extingue
dependiendo de las consecuencias.
• PREMIO = todo acontecimiento que, seguido a una
conducta, aumenta la probabilidad de que esa conducta
se repita en el futuro.
PREMIOS Y CASTIGOS
HAGO LAS TAREAS
ESCOLARES
PREMIO
PAPA Y MAMA ME FELICITAN
MANTENIMIENTO DE LA CONDUCTA
LO CONTINÚO HACIENDO
AUSENCIA DE PREMIO
NADIE ME FELICITA
EXTINCIÓN DE LA CONDUCTA
DEJO DE HACERLO
PREMIOS Y CASTIGOS
LE PEGO A UN COMPAÑERO
DE CLASE
CASTIGO
LA PROFESORA ME DEJA SIN RECREO
EXTINCIÓN DE LA CONDUCTA
NO VUELVO A HACERLO
PAPA Y MAMA REPROCHAN EL CASTIGO A
LA PROFESORA Y SE PONEN DE MI PARTE
AUMENTO DE LA CONDUCTA Y DE
OTRAS CONDUCTAS INDESEABLES
AUSENCIA DE CASTIGO
NADIE ME DICE NADA
MANTENIMIENTO DE LA CONDUCTA
SIGO HACIÉNDOLO
IDEAS GENERALES SOBRE LÍMITES Y
NORMAS
1. El mensaje o la norma debe centrarse sobre
la conducta
Si queremos que un niño haga o deje de hacer algo
hay que decírselo con claridad, centrándonos en lo
que queremos que haga o deje de hacer, es decir, en
la conducta en cuestión, no en la actitud o en la valía
del niño. Por ejemplo, si el niño nos interrumpe
cuando estamos hablando con otra persona habría
que decirle “Espera a que termine de hablar” o “No
me interrumpas cuando hablo con otra persona”, en
vez de “No seas pesado” o “Compórtate como un
niño mayor”.
IDEAS GENERALES SOBRE LÍMITES Y
NORMAS
1. El mensaje o la norma debe centrarse sobre
la conducta
Si queremos que un niño haga o deje de hacer algo
hay que decírselo con claridad, centrándonos en lo
que queremos que haga o deje de hacer, es decir, en
la conducta en cuestión, no en la actitud o en la valía
del niño. Por ejemplo, si el niño nos interrumpe
cuando estamos hablando con otra persona habría
que decirle “Espera a que termine de hablar” o “No
me interrumpas cuando hablo con otra persona”, en
vez de “No seas pesado” o “Compórtate como un
niño mayor”.
IDEAS GENERALES SOBRE LÍMITES Y NORMAS
1. El mensaje o la norma debe centrarse sobre la
conducta
Si queremos que un niño haga o deje de hacer algo hay que
decírselo con claridad, centrándonos en lo que queremos que
haga o deje de hacer, es decir, en la conducta en cuestión, no
en la actitud o en la valía del niño. Por ejemplo, si el niño nos
interrumpe cuando estamos hablando con otra persona
habría que decirle “Espera a que termine de hablar” o “No
me interrumpas cuando hablo con otra persona”, en vez de
“No seas pesado” o “Compórtate como un niño mayor”.
IDEAS GENERALES SOBRE LÍMITES Y
NORMAS
1. El mensaje o la norma debe centrarse sobre
la conducta
Si queremos que un niño haga o deje de hacer algo
hay que decírselo con claridad, centrándonos en lo
que queremos que haga o deje de hacer, es decir, en
la conducta en cuestión, no en la actitud o en la valía
del niño. Por ejemplo, si el niño nos interrumpe
cuando estamos hablando con otra persona habría
que decirle “Espera a que termine de hablar” o “No
me interrumpas cuando hablo con otra persona”, en
vez de “No seas pesado” o “Compórtate como un
niño mayor”.
Descargar

ESCUELA DE PADRES Y MADRES