El calor interno de la tierra y
sus manifestaciones.
Las capas de la Tierra
sólidas
fundidas
Un volcán, en esencia, es una comunicación temporal o permanentemente entre el
manto y la superficie terrestre. Un volcán es también una estructura geológica, por la cual
emergen el magma (roca fundida) y los gases del interior de un planeta. El ascenso
ocurre generalmente en episodios de actividad violenta denominados «erupciones». Al
acumularse el material arrastrado desde el interior se forma una estructura cónica en la
superficie que puede alcanzar una altura variable desde unas centenas de metros hasta
varios kilómetros. El conducto que comunica el reservorio de magma o cámara
magmática en profundidad con la superficie se denomina chimenea. Esta termina en la
cima del edificio volcánico, el cual está rematado por una depresión o cráter.
El volcán Etna
(Sicilia) desde la
Estación Espacial
Internacional
Volcanes
Un volcán constituye el único
conducto que pone en
comunicación directa la
superficie terrestre con los
niveles profundos de la
corteza terrestre. La palabra
volcán se derivó del nombre
del dios mitológico Vulcano.
Tipos de erupciones
La temperatura, composición, viscosidad y elementos disueltos de los magmas son los
factores fundamentales de los cuales depende el tipo de explosividad y la cantidad de
productos volátiles que acompañan a la erupción volcánica.
Hawaiano
Sus lavas son bastante fluidas, sin que tengan lugar desprendimientos gaseosos explosivos; estas
lavas se desbordan cuando rebasan el cráter y se deslizan con facilidad por la ladera del volcán,
formando verdaderas corrientes que recorren grandes distancias. Por esta razón, los volcanes de tipo
hawaiano son de pendiente suave.
Vulcaniano
Se desprenden grandes cantidades de gases de un magma poco fluido, que se consolida con
rapidez; por ello las explosiones son muy fuertes y pulverizan la lava, produciendo mucha ceniza,
lanzada al aire acompañadas de otros materiales fragmentarios.
Estromboliano
Se originan cuando hay alternancia de los materiales en erupción, formándose un cono estratificado
en capas de lavas fluidas y materiales sólidos. La lava es fluida, desprendiendo gases abundantes y
violentos, con proyecciones de escorias, bombas y lapilli.
Peleano
La lava es extremadamente viscosa y se consolida con gran rapidez, llegando a tapar por completo el
cráter; la enorme presión de los gases, sin salida, provoca una enorme explosión que levanta este tapón
que se eleva formando una gran aguja.
Seísmos.
Un Seismo o terremoto es el movimiento
brusco de la corteza terrestre originado por causas
generalmente tectónicas.
Los más importantes y frecuentes se
producen cuando se libera energía potencial elástica
acumulada en la deformación gradual de las rocas
contiguas al plano de una falla activa, pero también
pueden ocurrir por otras causas, por ejemplo en torno
a procesos volcánicos, por hundimiento de cavidades
cársticas o por movimientos de ladera.
Aunque las actividades tectónica y
volcánica son las principales causas por las que se
generan los terremotos, existen otros muchos factores
que pueden originarlos: desprendimientos de rocas en
las laderas de las montañas y el hundimiento de
cavernas e incluso la actividad humana. Estos
mecanismos generan eventos de baja magnitud que
generalmente caen en el rango de microsismos,
temblores que sólo pueden ser detectados por
sismógrafos.
En un sismo se distinguen dos puntos de especial importancia:
•El hipocentro (2) es el lugar donde se produce la liberación de energía. Se
encuentra en el subsuelo a una profundidad variable.
•El epicentro (1), que es el punto de la superficie más próximo al hipocentro, y
que es habitualmente el punto que resulta más afectado.
Sismógrafos.
Sismógrafo vertical.
http://www.juntadeandalucia.es/averroes/manuales/tectonica_a
nimada/tect_swf_files/39[1].swf
Sismógrafo horizontal.
http://www.juntadeandalucia.es/averroes/manuales/tectonica_animada/t
ect_swf_files/40[1].swf
La teoría de la deriva continental
La teoría de la deriva continental fue
propuesta originalmente por Alfred
Wegener en 1912, quien la formuló
basándose, entre otras cosas, en la
manera en que parecen encajar las
formas de los continentes a cada
lado del Océano Atlántico, como
África y Sudamérica (de lo que ya se
habían percatado anteriormente
Benjamin Franklin y otros). También
tuvo en cuenta el parecido de la
fauna fósil de los continentes
septentrionales y ciertas formaciones
geológicas. Más en general, Wegener conjeturó que el conjunto de los continentes
actuales estuvieron unidos en el pasado remoto de la Tierra, formando un
supercontinente, denominado Pangea, que significa "toda la tierra". Este
planteamiento fue inicialmente descartado por la mayoría de sus compañeros, ya
que su teoría carecía de un mecanismo para explicar la deriva de los continentes.
Placas de la corteza.
http://www.edumedia-sciences.com/es/a399-conveccion-en-el-manto
Corrientes de convección en el manto.
Descargar

Diapositiva 1