Si desea una copia de la presentación en
PowerPoint visite:
www.escuelasabatica2000.org
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Pero tú eres nuestro
padre, si bien Abraham
nos ignora, e Israel no nos
conoce; tú, oh Jehová,
eres nuestro padre;
nuestro Redentor
perpetuo es tu nombre.
Padre
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Pero tú eres nuestro
padre, si bien Abraham
nos ignora, e Israel no nos
conoce; tú, oh Jehová,
eres nuestro padre;
nuestro Redentor
perpetuo es tu nombre.
Padre
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Pero tú eres nuestro
padre, si bien Abraham
nos ignora, e Israel no nos
conoce; tú, oh Jehová,
eres nuestro padre;
nuestro Redentor
perpetuo es tu nombre.
Padre
Dijo Moisés a Dios: He
aquí que llego yo a los
hijos de Israel, y les digo:
El Dios de vuestros padres
me ha enviado a vosotros.
Si ellos me preguntaren:
¿Cuál es su nombre?,
¿qué les responderé?
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Pero tú eres nuestro
padre, si bien Abraham
nos ignora, e Israel no nos
conoce; tú, oh Jehová,
eres nuestro padre;
nuestro Redentor
perpetuo es tu nombre.
Padre
Dijo Moisés a Dios: He
aquí que llego yo a los
hijos de Israel, y les digo:
El Dios de vuestros padres
me ha enviado a vosotros.
Si ellos me preguntaren:
¿Cuál es su nombre?,
¿qué les responderé?
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Pero tú eres nuestro
padre, si bien Abraham
nos ignora, e Israel no nos
conoce; tú, oh Jehová,
eres nuestro padre;
nuestro Redentor
perpetuo es tu nombre.
Padre
Dijo Moisés a Dios: He
aquí que llego yo a los
hijos de Israel, y les digo:
El Dios de vuestros padres
me ha enviado a vosotros.
Si ellos me preguntaren:
¿Cuál es su nombre?,
¿qué les responderé?
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Pero tú eres nuestro
padre, si bien Abraham
nos ignora, e Israel no nos
conoce; tú, oh Jehová,
eres nuestro padre;
nuestro Redentor
perpetuo es tu nombre.
Padre
Dijo Moisés a Dios: He
aquí que llego yo a los
hijos de Israel, y les digo:
El Dios de vuestros padres
me ha enviado a vosotros.
Si ellos me preguntaren:
¿Cuál es su nombre?,
¿qué les responderé?
Y respondió Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY. Y dijo: Así
dirás a los hijos de Israel: YO SOY me envió a vosotros.
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Pero tú eres nuestro
padre, si bien Abraham
nos ignora, e Israel no nos
conoce; tú, oh Jehová,
eres nuestro padre;
nuestro Redentor
perpetuo es tu nombre.
Padre
Dijo Moisés a Dios: He
aquí que llego yo a los
hijos de Israel, y les digo:
El Dios de vuestros padres
me ha enviado a vosotros.
Si ellos me preguntaren:
¿Cuál es su nombre?,
¿qué les responderé?
Y respondió Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY. Y dijo: Así
dirás a los hijos de Israel: YO SOY me envió a vosotros.
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Pero tú eres nuestro
padre, si bien Abraham
nos ignora, e Israel no nos
conoce; tú, oh Jehová,
eres nuestro padre;
nuestro Redentor
perpetuo es tu nombre.
Padre
Dijo Moisés a Dios: He
aquí que llego yo a los
hijos de Israel, y les digo:
El Dios de vuestros padres
me ha enviado a vosotros.
Si ellos me preguntaren:
¿Cuál es su nombre?,
¿qué les responderé?
Y respondió Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY. Y dijo: Así
dirás a los hijos de Israel: YO SOY me envió a vosotros.
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Pero tú eres nuestro
padre, si bien Abraham
nos ignora, e Israel no nos
conoce; tú, oh Jehová,
eres nuestro padre;
nuestro Redentor
perpetuo es tu nombre.
Padre
Dijo Moisés a Dios: He
aquí que llego yo a los
hijos de Israel, y les digo:
El Dios de vuestros padres
me ha enviado a vosotros.
Si ellos me preguntaren:
¿Cuál es su nombre?,
¿qué les responderé?
Y respondió Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY. Y dijo: Así
dirás a los hijos de Israel: YO SOY me envió a vosotros.
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Pero tú eres nuestro
padre, si bien Abraham
nos ignora, e Israel no nos
conoce; tú, oh Jehová,
eres nuestro padre;
nuestro Redentor
perpetuo es tu nombre.
Dijo Moisés a Dios: He
aquí que llego yo a los
hijos de Israel, y les digo:
El Dios de vuestros padres
me ha enviado a vosotros.
Si ellos me preguntaren:
¿Cuál es su nombre?,
El Eterno
Padre
¿qué les responderé?
Y respondió Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY. Y dijo: Así
dirás a los hijos de Israel: YO SOY me envió a vosotros.
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Pero tú eres nuestro
padre, si bien Abraham
nos ignora, e Israel no nos
conoce; tú, oh Jehová,
eres nuestro padre;
nuestro Redentor
perpetuo es tu nombre.
Ahora pues, Jehová, tú
eres nuestro padre;
nosotros barro, y tú el
que nos formaste; así
que obra de tus manos
somos todos nosotros.
El Eterno
Padre
Y respondió Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY. Y dijo: Así
dirás a los hijos de Israel: YO SOY me envió a vosotros.
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Pero tú eres nuestro
padre, si bien Abraham
nos ignora, e Israel no nos
conoce; tú, oh Jehová,
eres nuestro padre;
nuestro Redentor
perpetuo es tu nombre.
Ahora pues, Jehová, tú
eres nuestro padre;
nosotros barro, y tú el
que nos formaste; así
que obra de tus manos
somos todos nosotros.
El Eterno
Padre
Y respondió Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY. Y dijo: Así
dirás a los hijos de Israel: YO SOY me envió a vosotros.
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Pero tú eres nuestro
padre, si bien Abraham
nos ignora, e Israel no nos
conoce; tú, oh Jehová,
eres nuestro padre;
El Creador
nuestro Redentor
El Eterno
perpetuo es tu nombre.
Ahora pues, Jehová, tú
eres nuestro padre;
nosotros barro, y tú el
que nos formaste; así
que obra de tus manos
somos todos nosotros.
Padre
Y respondió Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY. Y dijo: Así
dirás a los hijos de Israel: YO SOY me envió a vosotros.
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Pero tú eres nuestro
padre, si bien Abraham
nos ignora, e Israel no nos
conoce; tú, oh Jehová,
El Redentor
eres nuestro padre;
El Creador
nuestro Redentor
El Eterno
perpetuo es tu nombre.
Ahora pues, Jehová, tú
eres nuestro padre;
nosotros barro, y tú el
que nos formaste; así
que obra de tus manos
somos todos nosotros.
Padre
Y respondió Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY. Y dijo: Así
dirás a los hijos de Israel: YO SOY me envió a vosotros.
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Pero tú eres nuestro
padre, si bien Abraham
nos ignora, e Israel no nos
conoce; tú, oh Jehová,
El Redentor
eres nuestro padre;
El Creador
nuestro Redentor
El Eterno
perpetuo es tu nombre.
Así dijo Jehová: No se
alabe el sabio en su
sabiduría, ni en su
valentía se alabe el
valiente, ni el rico se
alabe en sus riquezas.
Padre
Y respondió Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY. Y dijo: Así
dirás a los hijos de Israel: YO SOY me envió a vosotros.
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Pero tú eres nuestro
padre, si bien Abraham
nos ignora, e Israel no nos
conoce; tú, oh Jehová,
El Redentor
eres nuestro padre;
El Creador
nuestro Redentor
El Eterno
perpetuo es tu nombre.
Así dijo Jehová: No se
alabe el sabio en su
sabiduría, ni en su
valentía se alabe el
valiente, ni el rico se
alabe en sus riquezas.
Padre
Y respondió Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY. Y dijo: Así
dirás a los hijos de Israel: YO SOY me envió a vosotros.
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Pero tú eres nuestro
padre, si bien Abraham
nos ignora, e Israel no nos
conoce; tú, oh Jehová,
El Redentor
eres nuestro padre;
El Creador
nuestro Redentor
El Eterno
perpetuo es tu nombre.
Así dijo Jehová: No se
alabe el sabio en su
sabiduría, ni en su
valentía se alabe el
valiente, ni el rico se
alabe en sus riquezas.
Padre
Y respondió Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY. Y dijo: Así
dirás a los hijos de Israel: YO SOY me envió a vosotros.
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Pero tú eres nuestro
padre, si bien Abraham
nos ignora, e Israel no nos
conoce; tú, oh Jehová,
El Redentor
eres nuestro padre;
El Creador
nuestro Redentor
El Eterno
perpetuo es tu nombre.
Así dijo Jehová: No se
alabe el sabio en su
sabiduría, ni en su
valentía se alabe el
valiente, ni el rico se
alabe en sus riquezas.
Padre
Y respondió Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY. Y dijo: Así
dirás a los hijos de Israel: YO SOY me envió a vosotros.
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Pero tú eres nuestro
padre, si bien Abraham
nos ignora, e Israel no nos
conoce; tú, oh Jehová,
El Redentor
eres nuestro padre;
El Creador
nuestro Redentor
El Eterno
perpetuo es tu nombre.
Así dijo Jehová: No se
alabe el sabio en su
sabiduría, ni en su
valentía se alabe el
valiente, ni el rico se
alabe en sus riquezas.
Padre
Y respondió Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY. Y dijo: Así
dirás a los hijos de Israel: YO SOY me envió a vosotros.
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Mas alábese en esto el
que se hubiere de alabar:
en entenderme y
conocerme, que yo soy
Jehová, que hago
misericordia, juicio y
justicia en la tierra;
porque estas cosas
quiero, dice Jehová.
El Redentor
El Creador
El Eterno
Padre
Así dijo Jehová: No se
alabe el sabio en su
sabiduría, ni en su
valentía se alabe el
valiente, ni el rico se
alabe en sus riquezas.
Y respondió Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY. Y dijo: Así
dirás a los hijos de Israel: YO SOY me envió a vosotros.
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Mas alábese en esto el
que se hubiere de alabar:
en entenderme y
conocerme, que yo soy
Jehová, que hago
misericordia, juicio y
justicia en la tierra;
porque estas cosas
quiero, dice Jehová.
El Redentor
El Creador
El Eterno
Padre
Así dijo Jehová: No se
alabe el sabio en su
sabiduría, ni en su
valentía se alabe el
valiente, ni el rico se
alabe en sus riquezas.
Y respondió Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY. Y dijo: Así
dirás a los hijos de Israel: YO SOY me envió a vosotros.
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Mas alábese en esto el
que se hubiere de alabar:
en entenderme y
conocerme, que yo soy
Jehová, que hago
misericordia, juicio y
justicia en la tierra;
porque estas cosas
quiero, dice Jehová.
El Redentor
El Creador
El Eterno
Padre
Así dijo Jehová: No se
alabe el sabio en su
sabiduría, ni en su
valentía se alabe el
valiente, ni el rico se
alabe en sus riquezas.
Y respondió Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY. Y dijo: Así
dirás a los hijos de Israel: YO SOY me envió a vosotros.
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Mas alábese en esto el
que se hubiere de alabar:
en entenderme y
conocerme, que yo soy
Jehová, que hago
misericordia, juicio y
justicia en la tierra;
porque estas cosas
quiero, dice Jehová.
El Redentor
El Creador
El Eterno
Padre
Si alguien ha de gloriarse,
que se gloríe de
conocerme y de
comprender que yo soy el
SEÑOR, que actúo en la
tierra con amor, con
derecho y justicia, pues
es lo que a mí me agrada
—afirma el SEÑOR—(NVI).
Y respondió Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY. Y dijo: Así
dirás a los hijos de Israel: YO SOY me envió a vosotros.
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Si alguien ha de gloriarse,
Mas alábese en esto el
que se gloríe de
que se hubiere de alabar:
conocerme y de
en entenderme y
comprender que yo soy el
Dios
Justo
conocerme, que yo soy
SEÑOR, que actúo en la
Dios de Amor
tierra con amor, con
Jehová, que hago
El Redentor
derecho y justicia, pues
misericordia, juicio y
El Creador
es lo que a mí me agrada
justicia en la tierra;
El Eterno
—afirma el SEÑOR—(NVI).
porque estas cosas
Padre
quiero, dice Jehová.
Pero los que desean jactarse que lo hagan solamente en esto:
de conocerme verdaderamente y entender que yo soy el SEÑOR —
quien demuestra amor inagotable y trae justicia y rectitud a la
tierra—y que me deleito en estas cosas. ¡Yo, el SEÑOR, he hablado!
(NTV)
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Mas alábese en esto el
Pero vuestras
que se hubiere de alabar:
iniquidades han hecho
en entenderme y
división entre vosotros y
Dios Justo
conocerme, que yo soy
Dios de Amor vuestro Dios, y vuestros
Jehová, que hago
El Redentor
pecados han hecho
misericordia, juicio y
El Creador
ocultar de vosotros su
justicia en la tierra;
El Eterno
rostro para no oír.
porque estas cosas
Padre
quiero, dice Jehová.
Y respondió Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY. Y dijo: Así
dirás a los hijos de Israel: YO SOY me envió a vosotros.
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Mas alábese en esto el
Pero vuestras
que se hubiere de alabar:
iniquidades han hecho
en entenderme y
división entre vosotros y
Dios Justo
conocerme, que yo soy
Dios de Amor vuestro Dios, y vuestros
Jehová, que hago
El Redentor
pecados han hecho
misericordia, juicio y
El Creador
ocultar de vosotros su
justicia en la tierra;
El Eterno
rostro para no oír.
porque estas cosas
Padre
quiero, dice Jehová.
Y respondió Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY. Y dijo: Así
dirás a los hijos de Israel: YO SOY me envió a vosotros.
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Mas alábese en esto el
Pero vuestras
que se hubiere de alabar:
iniquidades han hecho
en entenderme y
división entre vosotros y
Dios Justo
conocerme, que yo soy
Dios de Amor vuestro Dios, y vuestros
Jehová, que hago
El Redentor
pecados han hecho
misericordia, juicio y
El Creador
ocultar de vosotros su
justicia en la tierra;
El Eterno
rostro para no oír.
porque estas cosas
Padre
quiero, dice Jehová.
Y respondió Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY. Y dijo: Así
dirás a los hijos de Israel: YO SOY me envió a vosotros.
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Mas alábese en esto el
Pero vuestras
que se hubiere de alabar:
iniquidades han hecho
en entenderme y
división entre vosotros y
Dios Justo
conocerme, que yo soy
Dios de Amor vuestro Dios, y vuestros
Jehová, que hago
El Redentor
pecados han hecho
misericordia, juicio y
El Creador
ocultar de vosotros su
justicia en la tierra;
El Eterno
rostro para no oír.
porque estas cosas
Padre
quiero, dice Jehová.
Y respondió Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY. Y dijo: Así
dirás a los hijos de Israel: YO SOY me envió a vosotros.
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Mas alábese en esto el
Pero vuestras
que se hubiere de alabar:
iniquidades han hecho
en entenderme y
división entre vosotros y
Dios Justo
conocerme, que yo soy
Dios de Amor vuestro Dios, y vuestros
Jehová, que hago
El Redentor
pecados han hecho
misericordia, juicio y
El Creador
ocultar de vosotros su
justicia en la tierra;
El Eterno
rostro para no oír.
porque estas cosas
Padre
quiero, dice Jehová.
Y respondió Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY. Y dijo: Así
dirás a los hijos de Israel: YO SOY me envió a vosotros.
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Pero vuestras
Dijo más: No podrás ver
iniquidades han hecho
mi rostro; porque no me Dios Justo división entre vosotros y
verá hombre, y vivirá. Dios de Amor vuestro Dios, y vuestros
El Redentor
pecados han hecho
El Creador
ocultar de vosotros su
El Eterno
rostro para no oír.
Padre
Y respondió Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY. Y dijo: Así
dirás a los hijos de Israel: YO SOY me envió a vosotros.
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Pero vuestras
Dijo más: No podrás ver
iniquidades han hecho
mi rostro; porque no me Dios Justo división entre vosotros y
verá hombre, y vivirá. Dios de Amor vuestro Dios, y vuestros
El Redentor
pecados han hecho
El Creador
ocultar de vosotros su
El Eterno
rostro para no oír.
Padre
Y respondió Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY. Y dijo: Así
dirás a los hijos de Israel: YO SOY me envió a vosotros.
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Pero vuestras
Dijo más: No podrás ver
iniquidades han hecho
mi rostro; porque no me Dios Justo división entre vosotros y
verá hombre, y vivirá. Dios de Amor vuestro Dios, y vuestros
El Redentor
pecados han hecho
El Creador
ocultar de vosotros su
El Eterno
rostro para no oír.
Padre
Y respondió Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY. Y dijo: Así
dirás a los hijos de Israel: YO SOY me envió a vosotros.
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Pero vuestras
Dijo más: No podrás ver
iniquidades han hecho
mi rostro; porque no me Dios Justo división entre vosotros y
verá hombre, y vivirá. Dios de Amor vuestro Dios, y vuestros
El Redentor
pecados han hecho
El Creador
ocultar de vosotros su
El Eterno
rostro para no oír.
Padre
A Dios nadie le vio jamás; el unigénito Hijo, que está en
el seno del Padre, él le ha dado a conocer.
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Pero vuestras
Dijo más: No podrás ver
iniquidades han hecho
mi rostro; porque no me Dios Justo división entre vosotros y
verá hombre, y vivirá. Dios de Amor vuestro Dios, y vuestros
El Redentor
pecados han hecho
El Creador
ocultar de vosotros su
El Eterno
rostro para no oír.
Padre
A Dios nadie le vio jamás; el unigénito Hijo, que está en
el seno del Padre, él le ha dado a conocer.
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Pero vuestras
Dijo más: No podrás ver
iniquidades han hecho
mi rostro; porque no me Dios Justo división entre vosotros y
verá hombre, y vivirá. Dios de Amor vuestro Dios, y vuestros
El Redentor
pecados han hecho
El Creador
ocultar de vosotros su
El Eterno
rostro para no oír.
Padre
A Dios nadie le vio jamás; el unigénito Hijo, que está en
el seno del Padre, él le ha dado a conocer.
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Pero vuestras
Dijo más: No podrás ver
iniquidades han hecho
mi rostro; porque no me Dios Justo división entre vosotros y
verá hombre, y vivirá. Dios de Amor vuestro Dios, y vuestros
El Redentor
pecados han hecho
El Creador
ocultar de vosotros su
El Eterno
rostro para no oír.
Padre
A Dios nadie le vio jamás; el unigénito Hijo, que está en
el seno del Padre, él le ha dado a conocer.
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Y esta es la vida eterna:
que te conozcan a ti, el
Dios Justo
único Dios verdadero, y a Dios de Amor
Jesucristo, a quien has El Redentor
enviado.
El Creador
El Eterno
Padre
A Dios nadie le vio jamás; el unigénito Hijo, que está en
el seno del Padre, él le ha dado a conocer.
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Y esta es la vida eterna:
que te conozcan a ti, el
Dios Justo
único Dios verdadero, y a Dios de Amor
Jesucristo, a quien has El Redentor
enviado.
El Creador
El Eterno
Padre
A Dios nadie le vio jamás; el unigénito Hijo, que está en
el seno del Padre, él le ha dado a conocer.
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Y esta es la vida eterna:
que te conozcan a ti, el
Dios Justo
único Dios verdadero, y a Dios de Amor
Jesucristo, a quien has El Redentor
enviado.
El Creador
El Eterno
Padre
A Dios nadie le vio jamás; el unigénito Hijo, que está en
el seno del Padre, él le ha dado a conocer.
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Porque de tal manera
amó Dios al mundo, que
ha dado a su Hijo
Y esta es la vida eterna:
Hijo
unigénito, para que todo
que te conozcan a ti, el
Dios Justo
único Dios verdadero, y a Dios de Amor aquel que en él cree, no
se pierda, mas tenga
Jesucristo, a quien has El Redentor
vida eterna. Porque no
enviado.
El Creador
envió Dios a su Hijo al
El Eterno
mundo para condenar al
Padre
mundo, sino para que el
mundo sea salvo por él.
A Dios nadie le vio jamás; el unigénito Hijo, que está en
el seno del Padre, él le ha dado a conocer.
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Porque de tal manera
amó Dios al mundo, que
ha dado a su Hijo
Y esta es la vida eterna:
Hijo
unigénito, para que todo
que te conozcan a ti, el
Dios Justo
único Dios verdadero, y a Dios de Amor aquel que en él cree, no
se pierda, mas tenga
Jesucristo, a quien has El Redentor
vida eterna. Porque no
enviado.
El Creador
envió Dios a su Hijo al
El Eterno
mundo para condenar al
Padre
mundo, sino para que el
mundo sea salvo por él.
A Dios nadie le vio jamás; el unigénito Hijo, que está en
el seno del Padre, él le ha dado a conocer.
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Porque de tal manera
amó Dios al mundo, que
ha dado a su Hijo
Y esta es la vida eterna:
Hijo
unigénito, para que todo
que te conozcan a ti, el
Dios Justo
único Dios verdadero, y a Dios de Amor aquel que en él cree, no
se pierda, mas tenga
Jesucristo, a quien has El Redentor
vida eterna. Porque no
enviado.
El Creador
envió Dios a su Hijo al
El Eterno
mundo para condenar al
Padre
mundo, sino para que el
mundo sea salvo por él.
A Dios nadie le vio jamás; el unigénito Hijo, que está en
el seno del Padre, él le ha dado a conocer.
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Porque de tal manera
amó Dios al mundo, que
ha dado a su Hijo
Y esta es la vida eterna:
Hijo
unigénito, para que todo
que te conozcan a ti, el
Dios Justo
único Dios verdadero, y a Dios de Amor aquel que en él cree, no
se pierda, mas tenga
Jesucristo, a quien has El Redentor
vida eterna. Porque no
enviado.
El Creador
envió Dios a su Hijo al
El Eterno
mundo para condenar al
Padre
mundo, sino para que el
mundo sea salvo por él.
A Dios nadie le vio jamás; el unigénito Hijo, que está en
el seno del Padre, él le ha dado a conocer.
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Porque de tal manera
amó Dios al mundo, que
Y esta es la vida eterna:
ha dado a su Hijo
Hijo
unigénito, para que todo
que te conozcan a ti, el
Dios Justo
único Dios verdadero, y a Dios de Amor aquel que en él cree, no
se pierda, mas tenga
Jesucristo, a quien has El Redentor
vida eterna. Porque no
enviado.
El Creador
envió Dios a su Hijo al
El Eterno
mundo para condenar al
Padre
mundo, sino para que el
mundo sea salvo por él.
A Dios nadie le vio jamás; el unigénito Hijo, que está en
el seno del Padre, él le ha dado a conocer.
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Porque de tal manera
amó Dios al mundo, que
Y esta es la vida eterna:
ha dado a su Hijo
Hijo
unigénito, para que todo
que te conozcan a ti, el
Dios Justo
único Dios verdadero, y a Dios de Amor aquel que en él cree, no
se pierda, mas tenga
Jesucristo, a quien has El Redentor
vida eterna. Porque no
enviado.
El Creador
envió Dios a su Hijo al
El Eterno
mundo para condenar al
Padre
mundo, sino para que el
mundo sea salvo por él.
Jehová se manifestó a mí hace ya mucho tiempo, diciendo: Con
amor eterno te he amado; por tanto, te prolongué mi misericordia.
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Porque de tal manera
amó Dios al mundo, que
Y esta es la vida eterna:
ha dado a su Hijo
Hijo
unigénito, para que todo
que te conozcan a ti, el
Dios Justo
único Dios verdadero, y a Dios de Amor aquel que en él cree, no
se pierda, mas tenga
Jesucristo, a quien has El Redentor
vida eterna. Porque no
enviado.
El Creador
envió Dios a su Hijo al
El Eterno
mundo para condenar al
Padre
mundo, sino para que el
mundo sea salvo por él.
Jehová se manifestó a mí hace ya mucho tiempo, diciendo: Con
amor eterno te he amado; por tanto, te prolongué mi misericordia.
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Porque de tal manera
amó Dios al mundo, que
Y esta es la vida eterna:
ha dado a su Hijo
Hijo
unigénito, para que todo
que te conozcan a ti, el
Dios Justo
único Dios verdadero, y a Dios de Amor aquel que en él cree, no
se pierda, mas tenga
Jesucristo, a quien has El Redentor
vida eterna. Porque no
enviado.
El Creador
envió Dios a su Hijo al
El Eterno
mundo para condenar al
Padre
mundo, sino para que el
mundo sea salvo por él.
Jehová se manifestó a mí hace ya mucho tiempo, diciendo: Con
amor eterno te he amado; por tanto, te prolongué mi misericordia.
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Como el padre se
compadece de los hijos,
Se compadece Jehová
de los que le temen.
Porque de tal manera
amó Dios al mundo, que
ha dado a su Hijo
Hijo
unigénito, para que todo
Dios Justo
aquel que en él cree, no
Dios de Amor
se pierda, mas tenga
El Redentor
vida eterna. Porque no
El Creador
envió Dios a su Hijo al
El Eterno
mundo para condenar al
Padre
mundo, sino para que el
mundo sea salvo por él.
Jehová se manifestó a mí hace ya mucho tiempo, diciendo: Con
amor eterno te he amado; por tanto, te prolongué mi misericordia.
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Como el padre se
compadece de los hijos,
Se compadece Jehová
de los que le temen.
Porque de tal manera
amó Dios al mundo, que
ha dado a su Hijo
Hijo
unigénito, para que todo
Dios Justo
aquel que en él cree, no
Dios de Amor
se pierda, mas tenga
El Redentor
vida eterna. Porque no
El Creador
envió Dios a su Hijo al
El Eterno
mundo para condenar al
Padre
mundo, sino para que el
mundo sea salvo por él.
Jehová se manifestó a mí hace ya mucho tiempo, diciendo: Con
amor eterno te he amado; por tanto, te prolongué mi misericordia.
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Como el padre se
compadece de los hijos,
Se compadece Jehová
de los que le temen.
Porque de tal manera
amó Dios al mundo, que
ha dado a su Hijo
Hijo
unigénito, para que todo
Dios Justo
aquel que en él cree, no
Dios de Amor
se pierda, mas tenga
El Redentor
vida eterna. Porque no
El Creador
envió Dios a su Hijo al
El Eterno
mundo para condenar al
Padre
mundo, sino para que el
mundo sea salvo por él.
Jehová se manifestó a mí hace ya mucho tiempo, diciendo: Con
amor eterno te he amado; por tanto, te prolongué mi misericordia.
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Como el padre se
compadece de los hijos,
Se compadece Jehová
de los que le temen.
Porque de tal manera
amó Dios al mundo, que
ha dado a su Hijo
Hijo
unigénito, para que todo
Dios Justo
aquel que en él cree, no
Dios de Amor
se pierda, mas tenga
El Redentor
vida eterna. Porque no
El Creador
envió Dios a su Hijo al
El Eterno
mundo para condenar al
Padre
mundo, sino para que el
mundo sea salvo por él.
¿Qué hombre hay de vosotros, que si su hijo le pide pan, le dará
una piedra? ¿O si le pide un pescado, le dará una serpiente?
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Como el padre se
compadece de los hijos,
Se compadece Jehová
de los que le temen.
Porque de tal manera
amó Dios al mundo, que
ha dado a su Hijo
Hijo
unigénito, para que todo
Dios Justo
aquel que en él cree, no
Dios de Amor
se pierda, mas tenga
El Redentor
vida eterna. Porque no
El Creador
envió Dios a su Hijo al
El Eterno
mundo para condenar al
Padre
mundo, sino para que el
mundo sea salvo por él.
¿Qué hombre hay de vosotros, que si su hijo le pide pan, le dará
una piedra? ¿O si le pide un pescado, le dará una serpiente?
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Como el padre se
compadece de los hijos,
Se compadece Jehová
de los que le temen.
Porque de tal manera
amó Dios al mundo, que
ha dado a su Hijo
Hijo
unigénito, para que todo
Dios Justo
aquel que en él cree, no
Dios de Amor
se pierda, mas tenga
El Redentor
vida eterna. Porque no
El Creador
envió Dios a su Hijo al
El Eterno
mundo para condenar al
Padre
mundo, sino para que el
mundo sea salvo por él.
¿Qué hombre hay de vosotros, que si su hijo le pide pan, le dará
una piedra? ¿O si le pide un pescado, le dará una serpiente?
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Como el padre se
compadece de los hijos,
Se compadece Jehová
de los que le temen.
Porque de tal manera
amó Dios al mundo, que
ha dado a su Hijo
Hijo
unigénito, para que todo
Dios Justo
aquel que en él cree, no
Dios de Amor
se pierda, mas tenga
El Redentor
vida eterna. Porque no
El Creador
envió Dios a su Hijo al
El Eterno
mundo para condenar al
Padre
mundo, sino para que el
mundo sea salvo por él.
¿Qué hombre hay de vosotros, que si su hijo le pide pan, le dará
una piedra? ¿O si le pide un pescado, le dará una serpiente?
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Como el padre se
compadece de los hijos,
Se compadece Jehová
de los que le temen.
Porque de tal manera
amó Dios al mundo, que
ha dado a su Hijo
Hijo
unigénito, para que todo
Dios Justo
aquel que en él cree, no
Dios de Amor
se pierda, mas tenga
El Redentor
vida eterna. Porque no
El Creador
envió Dios a su Hijo al
El Eterno
mundo para condenar al
Padre
mundo, sino para que el
mundo sea salvo por él.
¿Qué hombre hay de vosotros, que si su hijo le pide pan, le dará
una piedra? ¿O si le pide un pescado, le dará una serpiente?
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Como el padre se
compadece de los hijos,
Se compadece Jehová
de los que le temen.
Porque de tal manera
amó Dios al mundo, que
ha dado a su Hijo
Hijo
unigénito, para que todo
Dios Justo
aquel que en él cree, no
Dios de Amor
se pierda, mas tenga
El Redentor
vida eterna. Porque no
El Creador
envió Dios a su Hijo al
El Eterno
mundo para condenar al
Padre
mundo, sino para que el
mundo sea salvo por él.
¿Qué hombre hay de vosotros, que si su hijo le pide pan, le dará
una piedra? ¿O si le pide un pescado, le dará una serpiente?
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Como el padre se
compadece de los hijos,
Se compadece Jehová
de los que le temen.
Pues si vosotros, siendo
malos, sabéis dar
Hijo
buenas dádivas a
Dios Justo
vuestros hijos, ¿cuánto
Dios de Amor
más vuestro Padre que
El Redentor
está en los cielos dará
El Creador
buenas cosas a los que
El Eterno
le pidan?
Padre
¿Qué hombre hay de vosotros, que si su hijo le pide pan, le dará
una piedra? ¿O si le pide un pescado, le dará una serpiente?
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Como el padre se
compadece de los hijos,
Se compadece Jehová
de los que le temen.
Pues si vosotros, siendo
malos, sabéis dar
Hijo
buenas dádivas a
Dios Justo
vuestros hijos, ¿cuánto
Dios de Amor
más vuestro Padre que
El Redentor
está en los cielos dará
El Creador
buenas cosas a los que
El Eterno
le pidan?
Padre
¿Qué hombre hay de vosotros, que si su hijo le pide pan, le dará
una piedra? ¿O si le pide un pescado, le dará una serpiente?
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Como el padre se
compadece de los hijos,
Se compadece Jehová
de los que le temen.
Pues si vosotros, siendo
malos, sabéis dar
Hijo
buenas dádivas a
Dios Justo
vuestros hijos, ¿cuánto
Dios de Amor
más vuestro Padre que
El Redentor
está en los cielos dará
El Creador
buenas cosas a los que
El Eterno
le pidan?
Padre
¿Qué hombre hay de vosotros, que si su hijo le pide pan, le dará
una piedra? ¿O si le pide un pescado, le dará una serpiente?
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Como el padre se
compadece de los hijos,
Se compadece Jehová
de los que le temen.
Pues si vosotros, siendo
malos, sabéis dar
Hijo
buenas dádivas a
Dios Justo
vuestros hijos, ¿cuánto
Dios de Amor
más vuestro Padre que
El Redentor
está en los cielos dará
El Creador
buenas cosas a los que
El Eterno
le pidan?
Padre
¿Qué hombre hay de vosotros, que si su hijo le pide pan, le dará
una piedra? ¿O si le pide un pescado, le dará una serpiente?
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Por tanto os digo: No os
Pues si vosotros, siendo
afanéis por vuestra vida,
malos, sabéis dar
Hijo
qué habéis de comer o
buenas dádivas a
Dios
Justo
qué habéis de beber; ni
vuestros hijos, ¿cuánto
Dios de Amor
por vuestro cuerpo, qué
más vuestro Padre que
El Redentor
está en los cielos dará
habéis de vestir. ¿No es
El Creador
buenas cosas a los que
la vida más que el
El Eterno
le pidan?
alimento, y el cuerpo
Padre
más que el vestido?
¿Qué hombre hay de vosotros, que si su hijo le pide pan, le dará
una piedra? ¿O si le pide un pescado, le dará una serpiente?
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Por tanto os digo: No os
Pues si vosotros, siendo
afanéis por vuestra vida,
malos, sabéis dar
Hijo
qué habéis de comer o
buenas dádivas a
Dios
Justo
qué habéis de beber; ni
vuestros hijos, ¿cuánto
Dios de Amor
por vuestro cuerpo, qué
más vuestro Padre que
El Redentor
está en los cielos dará
habéis de vestir. ¿No es
El Creador
buenas cosas a los que
la vida más que el
El Eterno
le pidan?
alimento, y el cuerpo
Padre
más que el vestido?
¿Qué hombre hay de vosotros, que si su hijo le pide pan, le dará
una piedra? ¿O si le pide un pescado, le dará una serpiente?
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Por tanto os digo: No os
Pues si vosotros, siendo
afanéis por vuestra vida,
malos, sabéis dar
Hijo
qué habéis de comer o
buenas dádivas a
Dios
Justo
qué habéis de beber; ni
vuestros hijos, ¿cuánto
Dios de Amor
por vuestro cuerpo, qué
más vuestro Padre que
El Redentor
está en los cielos dará
habéis de vestir. ¿No es
El Creador
buenas cosas a los que
la vida más que el
El Eterno
le pidan?
alimento, y el cuerpo
Padre
más que el vestido?
¿Qué hombre hay de vosotros, que si su hijo le pide pan, le dará
una piedra? ¿O si le pide un pescado, le dará una serpiente?
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Por tanto os digo: No os
Pues si vosotros, siendo
afanéis por vuestra vida,
malos, sabéis dar
Hijo
qué habéis de comer o
buenas dádivas a
Dios
Justo
qué habéis de beber; ni
vuestros hijos, ¿cuánto
Dios de Amor
por vuestro cuerpo, qué
más vuestro Padre que
El Redentor
está en los cielos dará
habéis de vestir. ¿No es
El Creador
buenas cosas a los que
la vida más que el
El Eterno
le pidan?
alimento, y el cuerpo
Padre
más que el vestido?
¿Qué hombre hay de vosotros, que si su hijo le pide pan, le dará
una piedra? ¿O si le pide un pescado, le dará una serpiente?
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Por tanto os digo: No os
Pues si vosotros, siendo
afanéis por vuestra vida,
malos, sabéis dar
Hijo
qué habéis de comer o
buenas dádivas a
Dios
Justo
qué habéis de beber; ni
vuestros hijos, ¿cuánto
Dios de Amor
por vuestro cuerpo, qué
más vuestro Padre que
El Redentor
está en los cielos dará
habéis de vestir. ¿No es
El Creador
buenas cosas a los que
la vida más que el
El Eterno
le pidan?
alimento, y el cuerpo
Padre
más que el vestido?
Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas
estas cosas os serán añadidas.
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Por tanto os digo: No os
Pues si vosotros, siendo
afanéis por vuestra vida,
malos, sabéis dar
Hijo
qué habéis de comer o
buenas dádivas a
Dios
Justo
qué habéis de beber; ni
vuestros hijos, ¿cuánto
Dios de Amor
por vuestro cuerpo, qué
más vuestro Padre que
El Redentor
está en los cielos dará
habéis de vestir. ¿No es
El Creador
buenas cosas a los que
la vida más que el
El Eterno
le pidan?
alimento, y el cuerpo
Padre
más que el vestido?
Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas
estas cosas os serán añadidas.
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Por tanto os digo: No os
Pues si vosotros, siendo
afanéis por vuestra vida,
malos, sabéis dar
Hijo
qué habéis de comer o
buenas dádivas a
Dios
Justo
qué habéis de beber; ni
vuestros hijos, ¿cuánto
Dios de Amor
por vuestro cuerpo, qué
más vuestro Padre que
El Redentor
está en los cielos dará
habéis de vestir. ¿No es
El Creador
buenas cosas a los que
la vida más que el
El Eterno
le pidan?
alimento, y el cuerpo
Padre
más que el vestido?
Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas
estas cosas os serán añadidas.
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Por tanto os digo: No os
afanéis por vuestra vida,
Hijo
qué habéis de comer o
Dios Justo
qué habéis de beber; ni
por vuestro cuerpo, qué Dios de Amor
El Redentor
habéis de vestir. ¿No es
El Creador
la vida más que el
El Eterno
alimento, y el cuerpo
Padre
más que el vestido?
Así que, no os afanéis
por el día de mañana,
porque el día de
mañana traerá su
afán. Basta a cada
día su propio mal.
Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas
estas cosas os serán añadidas.
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Por tanto os digo: No os
afanéis por vuestra vida,
Hijo
qué habéis de comer o
Dios Justo
qué habéis de beber; ni
por vuestro cuerpo, qué Dios de Amor
El Redentor
habéis de vestir. ¿No es
El Creador
la vida más que el
El Eterno
alimento, y el cuerpo
Padre
más que el vestido?
Así que, no os afanéis
por el día de mañana,
porque el día de
mañana traerá su
afán. Basta a cada
día su propio mal.
Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas
estas cosas os serán añadidas.
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Por tanto os digo: No os
afanéis por vuestra vida,
Hijo
qué habéis de comer o
Dios Justo
qué habéis de beber; ni
por vuestro cuerpo, qué Dios de Amor
El Redentor
habéis de vestir. ¿No es
El Creador
la vida más que el
El Eterno
alimento, y el cuerpo
Padre
más que el vestido?
Así que, no os afanéis
por el día de mañana,
porque el día de
mañana traerá su
afán. Basta a cada
día su propio mal.
Aunque ande en valle de sombra de muerte,
No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo;
Tu vara y tu cayado me infundirán aliento.
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Por tanto os digo: No os
afanéis por vuestra vida,
Hijo
qué habéis de comer o
Dios Justo
qué habéis de beber; ni
por vuestro cuerpo, qué Dios de Amor
El Redentor
habéis de vestir. ¿No es
El Creador
la vida más que el
El Eterno
alimento, y el cuerpo
Padre
más que el vestido?
Así que, no os afanéis
por el día de mañana,
porque el día de
mañana traerá su
afán. Basta a cada
día su propio mal.
Aunque ande en valle de sombra de muerte,
No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo;
Tu vara y tu cayado me infundirán aliento.
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Por tanto os digo: No os
afanéis por vuestra vida,
Hijo
qué habéis de comer o
Dios Justo
qué habéis de beber; ni
por vuestro cuerpo, qué Dios de Amor
El Redentor
habéis de vestir. ¿No es
El Creador
la vida más que el
El Eterno
alimento, y el cuerpo
Padre
más que el vestido?
Así que, no os afanéis
por el día de mañana,
porque el día de
mañana traerá su
afán. Basta a cada
día su propio mal.
Aunque ande en valle de sombra de muerte,
No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo;
Tu vara y tu cayado me infundirán aliento.
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Por tanto os digo: No os
afanéis por vuestra vida,
Hijo
qué habéis de comer o
Dios Justo
qué habéis de beber; ni
por vuestro cuerpo, qué Dios de Amor
El Redentor
habéis de vestir. ¿No es
El Creador
la vida más que el
El Eterno
alimento, y el cuerpo
Padre
más que el vestido?
Así que, no os afanéis
por el día de mañana,
porque el día de
mañana traerá su
afán. Basta a cada
día su propio mal.
Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté
con vosotros para siempre: el Espíritu de verdad, al cual el mundo
no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le
conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros.
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Por tanto os digo: No os
afanéis por vuestra vida,
Hijo
qué habéis de comer o
Dios Justo
qué habéis de beber; ni
por vuestro cuerpo, qué Dios de Amor
El Redentor
habéis de vestir. ¿No es
El Creador
la vida más que el
El Eterno
alimento, y el cuerpo
Padre
más que el vestido?
Así que, no os afanéis
por el día de mañana,
porque el día de
mañana traerá su
afán. Basta a cada
día su propio mal.
Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté
con vosotros para siempre: el Espíritu de verdad, al cual el mundo
no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le
conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros.
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Por tanto os digo: No os
afanéis por vuestra vida,
Hijo
qué habéis de comer o
Dios Justo
qué habéis de beber; ni
por vuestro cuerpo, qué Dios de Amor
El Redentor
habéis de vestir. ¿No es
El Creador
la vida más que el
El Eterno
alimento, y el cuerpo
Padre
más que el vestido?
Así que, no os afanéis
por el día de mañana,
porque el día de
mañana traerá su
afán. Basta a cada
día su propio mal.
Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté
con vosotros para siempre: el Espíritu de verdad, al cual el mundo
no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le
conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros.
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Por tanto os digo: No os
afanéis por vuestra vida,
Hijo
qué habéis de comer o
Dios Justo
qué habéis de beber; ni
por vuestro cuerpo, qué Dios de Amor
El Redentor
habéis de vestir. ¿No es
El Creador
la vida más que el
El Eterno
alimento, y el cuerpo
Padre
más que el vestido?
Así que, no os afanéis
por el día de mañana,
porque el día de
mañana traerá su
afán. Basta a cada
día su propio mal.
Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté
con vosotros para siempre: el Espíritu de verdad, al cual el mundo
no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le
conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros.
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Por tanto os digo: No os
afanéis por vuestra vida,
Hijo
qué habéis de comer o
Dios Justo
qué habéis de beber; ni
por vuestro cuerpo, qué Dios de Amor
El Redentor
habéis de vestir. ¿No es
El Creador
la vida más que el
El Eterno
alimento, y el cuerpo
Padre
más que el vestido?
Mas el Consolador, el
Espíritu Santo, a
quien el Padre enviará
en mi nombre, él os
enseñará todas las
cosas, y os recordará
todo lo que yo os he
dicho.
Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté
con vosotros para siempre: el Espíritu de verdad, al cual el mundo
no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le
conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros.
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Por tanto os digo: No os
afanéis por vuestra vida,
Hijo
qué habéis de comer o
Dios Justo
qué habéis de beber; ni
por vuestro cuerpo, qué Dios de Amor
El Redentor
habéis de vestir. ¿No es
El Creador
la vida más que el
El Eterno
alimento, y el cuerpo
Padre
más que el vestido?
Mas el Consolador, el
Espíritu Santo, a
quien el Padre enviará
en mi nombre, él os
enseñará todas las
cosas, y os recordará
todo lo que yo os he
dicho.
Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté
con vosotros para siempre: el Espíritu de verdad, al cual el mundo
no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le
conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros.
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Por tanto os digo: No os
afanéis por vuestra vida,
Hijo
qué habéis de comer o
Dios Justo
qué habéis de beber; ni
por vuestro cuerpo, qué Dios de Amor
El Redentor
habéis de vestir. ¿No es
El Creador
la vida más que el
El Eterno
alimento, y el cuerpo
Padre
más que el vestido?
Mas el Consolador, el
Espíritu Santo, a
quien el Padre enviará
en mi nombre, él os
enseñará todas las
cosas, y os recordará
todo lo que yo os he
dicho.
Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté
con vosotros para siempre: el Espíritu de verdad, al cual el mundo
no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le
conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros.
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Por tanto os digo: No os
afanéis por vuestra vida,
Hijo
qué habéis de comer o
Dios Justo
qué habéis de beber; ni
por vuestro cuerpo, qué Dios de Amor
El Redentor
habéis de vestir. ¿No es
El Creador
la vida más que el
El Eterno
alimento, y el cuerpo
Padre
más que el vestido?
Mas el Consolador, el
Espíritu Santo, a
quien el Padre enviará
en mi nombre, él os
enseñará todas las
cosas, y os recordará
todo lo que yo os he
dicho.
Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté
con vosotros para siempre: el Espíritu de verdad, al cual el mundo
no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le
conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros.
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Espíritu Santo
Por tanto os digo: No os
afanéis por vuestra vida,
Hijo
qué habéis de comer o
Dios Justo
qué habéis de beber; ni
por vuestro cuerpo, qué Dios de Amor
El Redentor
habéis de vestir. ¿No es
El Creador
la vida más que el
El Eterno
alimento, y el cuerpo
Padre
más que el vestido?
Mas el Consolador, el
Espíritu Santo, a
quien el Padre enviará
en mi nombre, él os
enseñará todas las
cosas, y os recordará
todo lo que yo os he
dicho.
Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté
con vosotros para siempre: el Espíritu de verdad, al cual el mundo
no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le
conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros.
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
La Deidad
Espíritu Santo
Por tanto os digo: No os
afanéis por vuestra vida,
Hijo
qué habéis de comer o
Dios Justo
qué habéis de beber; ni
por vuestro cuerpo, qué Dios de Amor
El Redentor
habéis de vestir. ¿No es
El Creador
la vida más que el
El Eterno
alimento, y el cuerpo
Padre
más que el vestido?
Mas el Consolador, el
Espíritu Santo, a
quien el Padre enviará
en mi nombre, él os
enseñará todas las
cosas, y os recordará
todo lo que yo os he
dicho.
Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté
con vosotros para siempre: el Espíritu de verdad, al cual el mundo
no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le
conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros.
Hijo
Dios Justo
Dios de Amor
El Redentor
El Creador
El Eterno
Padre
Espíritu Santo
Yo te he glorificado
en la tierra; he
acabado la obra que
me diste que
hiciese.
La Deidad
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Mas el Consolador, el
Espíritu Santo, a
quien el Padre enviará
en mi nombre, él os
enseñará todas las
cosas, y os recordará
todo lo que yo os he
dicho.
Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté
con vosotros para siempre: el Espíritu de verdad, al cual el mundo
no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le
conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros.
Hijo
Dios Justo
Dios de Amor
El Redentor
El Creador
El Eterno
Padre
Espíritu Santo
Yo te he glorificado
en la tierra; he
acabado la obra que
me diste que
hiciese.
La Deidad
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
El me glorificará;
porque tomará de lo
mío, y os lo hará
saber.
Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté
con vosotros para siempre: el Espíritu de verdad, al cual el mundo
no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le
conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros.
Hijo
Dios Justo
Dios de Amor
El Redentor
El Creador
El Eterno
Padre
Espíritu Santo
Yo te he glorificado
en la tierra; he
acabado la obra que
me diste que
hiciese.
La Deidad
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
El me glorificará;
porque tomará de lo
mío, y os lo hará
saber.
El Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob, el Dios de nuestros
padres, ha glorificado a su Hijo Jesús, a quien vosotros
entregasteis y negasteis delante de Pilato, cuando éste había
resuelto ponerle en libertad.
Hijo
Dios Justo
Dios de Amor
El Redentor
El Creador
El Eterno
Padre
Espíritu Santo
He aquí, yo estoy a la
puerta y llamo; si
alguno oye mi voz y
abre la puerta, entraré
a él, y cenaré con él, y
él conmigo.
La Deidad
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos
llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque
no le conoció a él.
Descargar

Document