Poemas
Maritza Barreto
Noticia Uno
Serían las seis
cuando los árboles
hicieron sonar sus alarmas
de pájaros tempranos
avisando que la Noche se escapaba
llevándose la última estrella...
...Se le quedó la
Luna enredada en la copa
de un Abeto Viejo.
Pálida y trasnochada,
la sorprendió el día.
Matinal
Heridas por la luz de la alborada,
las insomnes pupilas
febriles
palpitan.
amanece
Tras la noche de insomnio
los sueños deshojan
sus pétalos
ya sin esperanza
y amanece
El clamor acuciante
de mi voz inaudible
se atasca en la garganta
afilando el dolor
que en el párpado anida
y amanece
La vida es una fiesta
a la que no estoy invitada y
a este cuerpo, existir,
le duele ya cada mañana.
y amanece
Supongo
Supongo que estás ahí, a la vuelta del universo.
Supongo que te fuiste porque ya estabas cansado.
Supongo que desde allí vigilas nuestras tristezas
Supongo que ahora supones ¡cuánto te he amado!
A mi padre, julio 2006, Viña
Jirones de amor
Sucede que son como hilachas
que quedan de sentimientos
de los jirones de amor
ya raído
¿Quién repara la trama
de este telar tan herido?
Noticia Dos
Serían las cinco
o las seis de árboles tempranos
y de luna rota contra un árbol
o de noches callejeras
¡qué importa!
cuando una estrella de plata
anunció que volvía.
Cuando mis ojos sean
sólo unas cuencas vacías
y nadie ya recuerde
el negro abismo de mis pupilas
tal vez, una libélula generosa
o quizás una simple mariposa
me preste sus alas
para cubrir, de la oquedad,
sus impudicias.
Anidarán en mi frente ya fría
y quizás alguien pregunte interesado
Los iris que habitaban estas cuencas
¿qué colores tenían?
Esperanza
Entonces,
dos pétalos caerán livianos,
se posarán sobre mis globos oculares
y nuevos párpados crecerán sutiles
para ojos nuevos
de una nueva mirada
Esperándote
Se quebró el sol
detrás del cristal
Un dedo resbala
siguiendo una gota de invierno
Árboles desnudos
observan
el frío aburrimiento
de la tarde naranja.
La frente cansada
se arruga contra el vidrio
Detrás,
el silencio,
el vacío.
La tarde morirá con la noche;
la noche con el alba.
El hastío ¿cuándo?
¡Contigo!
Hoy te soñé, Océano.
Quiero abrazar tu azul y contenerte en mi vientre,
dejar que tu espuma nácar bese y resbale mi cuello
...hasta mis senos.
Tengo sed de tu abrazo marino,
más azul y más Pacífico en mi sueño.
Océano
Desde mi onírico cerro te deseo
y salto
a tu encuentro salino.
La roca Esperanza rasga mi piel
... y la sangra.
ruedo ... caigo ... muero
Como una caracola,
arredondada en mi lecho de madreperla,
muerta de sed,
sucia de algas y arena,
emerjo.
Océano... hoy te soñé
Noticia Tres
Y sería muy tarde de noche
cuando la Luna
se destrabó del Abeto
y voló.
Y volando
recuperó a la Noche
y a la Estrella
Aún el sol no despierta a las aves
y en el musgo que lame el muro
persiste la nocturna humedad
Aún duermes y yo he de salir
a encontrar mi destino
tan temprano
tan temprano y tanto frío
Nota
Entre tus tibias sábanas
permanece mi deseo
bajo tu almohada,
mi cariño
tantos besos
tantos nudos
tan desnudos
tanta noche amparada en tu ser
tan masculino
Amor
Aún duermes,
Y no quiero...
no quiero que despiertes al olvido
A un amor ya gastado
Cayeron los otoños en las hojas
Se empaparon de neblina tus palabras
Llegó el gris a tu mirada tan querida
Y no advertí que tu amor se me escapaba.
Cayó el lápiz que escribió mi poesía
La rutina encaneció los sentimientos
Y yo sigo intentando, cada día,
Intentando revivir lo que está muerto
Regresaron los brotes en las ramas
Anunciando primaveras en el alma
Y yo espero tus besos todavía,
Todavía, el milagro que me salva.
Regresaron los brotes en las almas
Anunciando primaveras en las camas
Y yo espero cada día, cada día
tu calor, tu calor para mi calma.
Perdón si perturbo
Perdón si perturbo tus sentidos
con mis ojos asustados.
No he querido alterar
los cuadrados marcos de tu vida.
Pero,
si por las noches de tedio, a tu costado
yace tu fémina aburrida,
recuérdame en su cuerpo,
llámame en su mirada,
escúchame en su gemido
yo siempre estaré contigo
Descargar

Poemas