Estás viendo el camino
recurrido?
Entre caídas y tropiezos,
subidas y descendidas,
momentos buenos y malos,
llegamos hasta aquí.
Vivimos historias que no
pertenecen a nadie más.
Guardamos en la memoria
hechos que máquina
ninguna en el mundo
conseguirá revelar: hacen
parte de nuestros recuerdos,
nuestros pasos y de la
persona única que somos.
Pero, lamentablemente,
tenemos el hábito de
guardar cicatrices de lo
que nos hizo infelices y
mirar como un recuerdo
distante y borrado lo que
nos dio alegría. Es posible
sentir de nuevo un gran
dolor con gran intensidad,
trayendo a la superficie las
mismas emociones vividas,
pero cómo es difícil sentir
otra vez de la misma
manera una felicidad que
un día nos hizo vibrar!
El ideal seria invertir las
situaciones. Guardar en la
piel y en alma cicatrices
que nos hacen bien y
recordar el mal sin mucha
nitidez. Guardar de las
personas el lado bueno, el
bien que nos hicieron y lo
que de bueno vivimos
juntos. Tal vez debiera
constar con más
frecuencia las palabras
“perdón” y “comprensión”
en nuestro diccionario.
De cuando em cuando,
digo, mira hacia tras! Pero
no te vuelvas
completamente. Mira sólo
el suficiente para
recordarte de tus lecciones
para que estas te sirvan en
el presente. No lamentes lo
que quedó, lo que hiciste o
dejó de hacer. Lo
importante es lo que tu
corazón carga.
Mira delante de ti! Hay ese
velo encubriendo lo que
vendrá, dejando entrever
sólo lo que tus sueños
permiten. Pero existe
dentro de ti una sabiduría
de alguien que desbravó
algunos años de la historia.
Existe dentro de ti una
fuerza que te hace capaz!
El día llega insistente como
las mareas del océano. A
veces tranquilo, otras
turbulento, pero presente,
siempre. Vivo siempre.
Cada noche dormida es
una victoria, cada mañana,
un nuevo desafío. Y nunca
estarás sólo, aunque te
sientas solitario. Todo tu
pasado está grabado en ti,
como grabadas estás las
personas que amaste.
Levanta ese velo poco a
poco a cada amanecer, sin
prisa, saboreando la vida
como una aventura, ni
siempre como un mar
calmo y tranquilo, pero
posible, muy posiblemente
victoriosa. Construye hoy
tus marcas de mañana.
Créditos:
Texto: Letícia Thompson – Olhe para trás!
www.leticiathompson.net
Traducción al español: Dorcila Garcia
Imágenes: Internet
Música: Enya – Dances with wolves
Formatación: Beth Norling
E-mail: [email protected]
Descargar

Mira_hacia_atras