SUSPIRÉ SIN CESAR POR JESÚS CON LA ESPERANZA
DE UNIRME MÁS ESTRECHAMENTE CON ÉL Y ESTE
TIERNO Y DIVINO DUEÑO, SE DIGNÓ ENSEÑARME QUE
PARA UNIRSE CONMIGO, EL NECESITA LA INTIMIDAD
DE MI CORAZÓN.
Descargar

Diapositiva 1