.
• El eco-turismo se basa en el respeto a los valores
de los propios turistas, sin cuya aplicación no
tendría razón de existir, pero también es un
comportamiento racional para las mismas
poblaciones locales, que con la gestión sostenible
de su proprio patrimonio natural y cultural,
aseguran la actividad económica a largo plazo.
• La filosofía y el modelo de negocio del
ecoturismo se basa esencialmente en los
siguientes elementos:
- La participación de la población local en las
actividades turísticas
- Compatibilidad del Turismo con el medio
ambiente y la sociedad del lugar.
- Desarrollo Económico Local.
- Gestión racional y protección de los recursos
naturales
- Beneficio de la actividade económica.
Elija un destino italiano:
nuestro país es maravilloso y ofrece algo para todos
los gustos y todas las edades. Mar, montaña, campo,
lagos y ciudades, donde se puede encontrar hoteles
ecológicos y paquetes para unas vacaciones
ecológicas. EL turismo sostenible en Italia también
ofrece muchos lugares cercanos a la ciudad, para
evitar largos desplazamientos y la contaminación
resultante.
• Disfrute de los productos alimenticios locales y compre
artículos autóctonos. Así que usted pueda apreciar y
aprender acerca de las tradiciones locales.
• Utilizar vehículos ecológicos para desplazarse, cuando sea
posible, en bicicleta y a pie: de vacaciones ¿qué podría ser
mejor que utilizar estos medios para disfrutar la belleza del
lugar?
.
• Deshecharse de la basura adecuadamente
• Activar la recogida y no tirar nada al suelo, en el mar o en el
bosque. Es un pequeño gesto que no cuesta nada y se añade
a la de los otros turistas que realmente hará la diferencia
para un planeta más limpio.
Use platos, vasos y cubiertos reciclables.
• Para su picnic en la playa o en los bosques utilizar vasos y
platos de papel o reciclables y tirar todos los escombros en
los contenedores.
• La demanda turística en España, tanto nacional como
extranjera, ha optado desde hace décadas por la opción del
llamado turismo de “sol y playa” que lleva aparejado un
importante impacto socioeconómico y ambiental,
especialmente en las zonas del litoral mediterráneo.
• En la última década, los hábitos de consumo de ocio han ido
variando y por tanto, también la demanda turistica. Los
destinos turísticos son más diversos y esta diversificación ha
potenciado el auge del llamado turismo de interior.
• El turismo interior está asociado al turismo cultural y,
especialmente, al turismo asociado al uso y disfrute de
naturaleza.
Conviven en España varios tipos de turismo:
 El turismo de “sol y playa” (que se mantiene y
moderniza);
 El turismo de interior (en sus distintas
modalidades);
 El turismo de calidad, de naturaleza rural o
agroturística (que permite de generar empleo y
beneficios económicos).
•
Este tipo de turismo suele ejercerse directamente sobre
el atractivo que representan los recursos naturales o el
patrimonio cultural o paisajístico, que si bien puede
dañarse de manera irreversible en ocasiones, en muchos
otros casos puede servir como estimulante para potenciar
su gestión, cuidado y protección, generando empleo y
valorándo la cooperación entre los turistas y la población
nativa. Por todo ello, este tipo de turismo se postula
como una alternativa real para el desarrollo rural
sostenible, compatible con las actividades económicas que
tradicionalmente acontecen en el mundo rural
(agricultura, ganadería y selvicultura).
•
Una gestión inadecuada del sector turístico tiene
repercusiones en las áreas turísticas a todos los niveles:
sobre las condiciones sociales de la población local, sobre el
medio ambiente, en general, y los recursos naturales del lugar,
sobre la economía y la cultura del área.
La industria turística que se ha venido desarrollando hasta
ahora en España tiene presiones ambientales claras. Ejerce
presión sobre ecosistemas interiores (actividades en la
naturaleza) y costeros (segundas residencias en el litoral), el
consumo de agua, las emisiones, la generación de residuos,
etc.
Este modelo de turismo en España, masificado y sin
planificación, está afectando principalmente las zonas
litorales, además de los crecientes impactos en las zonas de
montaña, donde se lleva produciendo en los últimos años un
crecimiento acusado del número de segundas residencias,
con implícitos procesos de urbanización y de construcción de
infraestructuras de transporte, que deberían tener un control
más riguroso a efectos de garantizar el adecuado suministro
de recursos con una ocupación sostenible del territorio.
• El riesgo de insostenibilidad en las zonas litorales e insulares
se reafirma debido al auge inmobiliario y provoca una
masificación de las zonas litorales, con y el aumento parejo
de las externalidades, la pérdida de calidad ambiental y la
insatisfacción de los turistas.
• Resulta inprescindible la diversificación del turismo
español,, centrado en un turismo de sol y playa hacia un
modelo de desarrollo más diversificado
• . El turismo interior hacia zonas de alto valor natural y
cultural, hacia espacios naturales y rurales tiene una
implicación directa con las zonas en las que se desarrolla
tanto a nivel económico, social, como ambiental y
cultural.
• Frente a esta situación aparecen también oportunidades
de futuro ligadas al turismo sostenible.
Descargar

Diapositiva 1