Diócesis de Albacete. Nos
renovamos para Evangelizar
El gran mandato:
“Id y predicad”
Parroquia Evangelizadoramisionera
«Id por todo el mundo
y proclamad el
Evangelio
a toda la creación»
(Jesús)
(Mc 16,15)
Nuestras Parroquias
Una Parroquia Misionera (o Parroquia en estado permanente de misión) es aquella
que:
1.- Es profundamente consciente de que “la tarea de la evangelización de todos los
hombres constituye la misión esencial de la Iglesia”, que “evangelizar constituye la
dicha y vocación propia de la Iglesia, su identidad más profunda” y que “ella existe
para evangelizar” (EN 14).
2.- Está convencida de que la Parroquia es para todos los que integran su
jurisdicción, tanto para los ya bautizados, como para los que todavía ignoran,
prescinden o rechazan a Jesucristo, y que la Iglesia no debe quedarse tranquila
solamente con los que la aceptan y siguen con mayor facilidad. En este sentido:
- Entiende que la evangelización se hace más urgente respecto a aquellos que
aún no conocen el nombre de Jesús. Por ello, su acción evangelizadora no se limita
a revitalizar la fe de los creyentes habituales, sino que busca también anunciar a
Cristo a todos aquellos que no lo conocen, dirigiendo hacia ellos acciones concretas
de primera evangelización.
-Comprende que una importante parte de las personas que viven en su jurisdicción
parroquial, aún siendo bautizados, han perdido el sentido vivo de la fe o incluso no se
reconocen ya como miembros de la Iglesia, llevando una existencia alejada de Cristo y de su
Evangelio. Por ello, la nueva evangelización de los alejados, ocupa también un lugar
preferencial en su acción pastoral , promoviendo un nuevo impulso misionero hacia estos
fieles, saliendo a su encuentro.
3.- Sabe que la misión es obra de todo el pueblo de Dios y es tarea de todos los fieles, que
tienen la obligación general, y gozan del derecho, tanto personal como asociadamente, de
trabajar para que el mensaje divino de salvación sea conocido y recibido por todos los
hombres en todo el mundo.
4.- No se contenta con esperar a los que vienen: Por lo tanto, imitando al Buen Pastor que
fue a buscar a la oveja perdida, se siente movida continuamente a expandir su presencia
misionera en todo el territorio confiado a su cuidado pastoral. Esto lo hace mediante
misiones populares y misioneros de manzana, creación de comunidades de base y de grupos
de oración en las casas, instaurando “células-grupos parroquiales de evangelización”,
catequesis, etc. Por ello, sin descuidar la atención de los cercanos, sale al encuentro de los
que están alejados.
5.- Incluye la animación misionera en su acción pastoral, que tiende a despertar numerosas
vocaciones misioneras entre sus fieles.
6.- Cultiva la comunión con la Iglesia universal, “de la que la parroquia es una parte”. Más
aún, para responder a las necesidades de las ciudades y de los sectores rurales, no limita su
cooperación dentro de los límites de la parroquia o de la diócesis, sino que procura más bien
extenderla a campos interparroquiales, zonales, interdiocesanos, nacionales o
internacionales. Por tanto, vive preocupada por las necesidades del pueblo de Dios, disperso
en toda la tierra y hace sobre todo labor misionera, prestando auxilios materiales e incluso
personales,
7.- Se sabe permanentemente necesitada de ser ella misma evangelizada, si quiere conservar
su frescor, su impulso y su fuerza para anunciar el Evangelio.
8.- Procura la formación permanente de sus agentes pastorales para el apostolado: sabe que
“el apostolado solamente puede conseguir plena eficacia con una formación multiforme y
completa”.
Nuestras Parroquias
7 Criterios sugerentes, de que una parroquia va por buen camino:
Obispo de Toulon, Dominique Rey
1) El pastor tiene capacidad de delegar: cuenta con colaboradores formados y recurre a
ellos... No intenta ser un hombre-orquesta que lo realiza todo en persona. Eso significa que
dedica esfuerzo y recursos a formar a sus colaboradores.
2) El pastor discierne los dones de los demás y les hace dar fruto. En vez de buscar cómo
rellenar tal o cual puesto, se pregunta "¿qué dones y carismas tiene cada persona?" y se va
reorganizando la comunidad (grupo, parroquia, diócesis) de acuerdo a esos dones, es decir,
de acuerdo a la gente y sus capacidades.
3) La comunidad es gozosa y se nota. El grupo mantiene el entusiasmo. Tiene capacidad de
expresión alegre.
4) La comunidad cambia sus estructuras para adaptarlas al régimen de "Nueva
Evangelización".
5) La comunidad cuida la belleza y dignidad de las celebraciones, sobre todo de la
eucarística. La Iglesia no puede ganar al mundo en el terreno del mero espectáculo o la
diversión, pero puede ofrecer sacralidad, y mucha gente está buscando sacralidad,
reverencia y misterio.
6) La comunidad se organiza en grupos pequeños, células y grupos de "iglesia en casas".
"Son la clave del crecimiento". A un recién convertido no le puedes invitar directamente a
la Misa del domingo, donde será un número anónimo, no entenderá aún la liturgia y le
aburrirá. Le has de invitar al grupo pequeño que se reúne en tu casa para rezar, empezar a
recibir enseñanzas, charlar, y escuchar sus inquietudes. El Obispo alabó el sistema de
células de evangelización parroquial, iniciadas en la parroquia italiana de San Eustorgio,
Milán, hoy extendidas por varios países.
7) La comunidad irradia caridad hacia fuera y entre sus miembros. No basta con el servicio
de Cáritas. Debe ser una relación entre los miembros de la comunidad que se conocen y
ayudan mutuamente, y eso se ve desde fuera. Los feligreses no van a la iglesia (o a su
ropero, Cáritas o comedor social) como consumidores de servicios, sino como un miembro
con lazos afectivos.
Proceso Evangelizador
"Se entiende por evangelización el proceso total, mediante el cual la Iglesia, Pueblo
de Dios, movida por el Espíritu Santo:
- anuncia al mundo el Evangelio del Reino de Dios...
- da testimonio ante los hombres de nueva manera de ser y vivir...
- educa en la fe a los que se convierten a El...
- celebra (mediante los sacramentos) en comunidad, la presencia del Señor Jesús y
el don del Espíritu...
- impregna y transforma con toda su fuerza el orden temporal".
Y tiene varios momentos o etapas:
* Nos lanzamos primero a hacer público un anuncio misionero, una oferta.
* Después, acompañamos a las personas según su edad y circunstancias para que
acepten el mensaje y los capacita básicamente, para entender, celebrar y vivir, el
Evangelio del Reino.
* Y luego, ayudamos a vivir los compromisos cristianos.
Células-grupos parroquiales de Evangelización
Vamos a explicar, ahora, un instrumento, medio,
método,… que puede servir para iniciar este Proceso
Evangelizador: Y del primer anuncio
--- ¿QUÉ SON? Serían una pequeña comunidad de cristianos que mantienen entre sí
relaciones naturales (primarias) y que quieren evangelizar en su entorno (familia, vecinos,
amigos, compañeros de trabajo, estudio y ocio). Con ellos es con quienes, en las relaciones
naturales de cada día, estoy llamado por Dios a vivir y compartir la fe.
--- OBJETIVO: La EVANGELIZACIÓN en el propio medio ambiente de cada uno.
--- LO QUE ESTAMOS HACIENDO: En la Parroquia de la Asunción de Albacete, desde
hace dos años, estamos recopilando material – escrito y de internet- y dando los primeros
pasos para iniciar esta experiencia. El camino lo estamos haciendo, creemos, lo más
parecido al método original, pero quizá con algunas variaciones o adaptaciones. Por eso,
hablamos de “Grupos-Células parroquiales de evangelización”.
Historia
Don Pigi, párroco de San Eustorgio en Milán, en 1987, después de haber
visitado una parroquia en Florida, llamó a cuarenta fieles de su parroquia a
compartir el compromiso de formar en su parroquia una comunidad
animada por una fe ardiente, una gran experiencia de adoración eucarística
y una dedicación especial a la evangelización. Esta experiencia se ha ido
extendiendo, como por contagio, por todo el mundo.
El Pontificio Consejo para los Laicos, en mayo del 2009 ha reconocido la
experiencia de las células parroquiales de evangelización.
Queremos aprovechar este momento, para exponer algunas ideas, un tanto
adaptadas a nuestra situación, y colaborar para introducir este método de
evangelización en las parroquias que lo deseen, cuyo objetivo es contribuir a
la renovación de las parroquias, como medio para hacerlas más misioneras.
El carácter espiritual del método, sus fundamentos teológicos, su historia,
así como la manera de ponerlo en práctica, lo hacen atractivo.
Convicciones
1.- En la base de la evangelización: La adoración eucarística
Según este método de evangelización, la adoración eucarística es la base de
la evangelización. Se necesitan momentos fuertes de oración, para dar un
nuevo impulso a la fe y la esperanza de los católicos. Es necesario
incorporar a toda la comunidad cristiana de la parroquia. Por ejemplo: En
las Eucaristías, momentos de oración comunitaria, etc orar por esta
experiencia que se va a iniciar.
Iniciar la adoración eucarística es la primera iniciativa de una parroquia
que quiere llevar a cabo la aplicación del método de las células. Muchos
han tratado de prescindir de la adoración, pero el sistema de células no
duró mucho.
El primer efecto de esta iniciativa, según los que lo practican, es el
crecimiento de la caridad fraterna en la parroquia, así como el crecimiento
del espíritu de comunión. Es necesario que Jesús y nosotros, seamos un
cuerpo, Su Cuerpo, es decir, la Iglesia. Y esta unión con Cristo es lo que
nos une y nos impulsa a servir, a evangelizar.
Sigue, convicciones
2.- Una conciencia clara de que el Espíritu Santo es “el agente
principal” en la tarea evangelizadora.
Esto debe llevarnos a invocarle, confiar en Él, contar
con su impulso, …
3.- Una referencia necesaria a la exhortación apostólica de Pablo VI,
Evangelii Nuntiandi.
De hecho, hemos de estudiarla en varias reuniones.
Sigue, convicciones
4.- Incorporada en la comunidad Parroquial, y en relación con las
Iglesias, comunidades hermanas.
La célula es parte de un cuerpo, la parroquia, en la que cada recién
llegado encuentra naturalmente su lugar. Tan pronto como se dé
cuenta de los dones que el Señor le ha dado, él mismo se pondrá
también a servir y a evangelizar. Mientras tanto, le rogamos que
vaya haciendo su lista de “los más cercanos” para ir pasando poco a
poco, del papel de persona invitada a la de evangelizadora.
De esta manera, la célula se convierte en la experiencia de una
mediación comunitaria. De hecho, se encuentra entre una pequeña
comunidad: la familia y una gran comunidad: la parroquia, con
beneficios para todos.
Proceso
El ideograma que presentamos, con
apariencia como de una bomba, en un
primer momento espantó al Padre
Cantalamessa, predicador de la casa
pontificia, pero después de una detallada
explicación concluyó: verdaderamente se
trata de una bomba, que explota en el
interior, con una fuerza de amor que se
difunde en una reacción en cadena desde
un extremo de la tierra hasta el resto de la
humanidad diseminando amor, paz y
alegría. Tal es la fuerza del anuncio de
Jesús como Señor y Salvador que
promueve el paso de aquel que ha sido
evangelizado y lo convierte en
evangelizador. Los protagonistas son: el
Espíritu Santo, el evangelizador, y el
hermano a evangelizar.
El proceso se compone de 7 etapas:
Proceso
1.1.- Oración y planteamientos.
1.2.- Lista del “oikós”: 10 amigos,
etc
2.- Servicio
3.- Compartir a Jesús
4.- Explicación, respuesta a los
interrogantes
5.- Invitación a participar en una
célula o grupo
6.- Reuniones de la célula en una
casa
7.- Paso a la Comunidad-parroquia.
De evangelizada a evangelizadora.
Fase 1ª: 1.1.-Oración y planteamientos
1.- Presentación del proyecto al Consejo Parroquial de Pastoral, en el contexto
del nuevo Plan Diocesano de Pastoral: “Nos renovamos para Evangelizar”.
Se hará mención de la invitación a “Nuevos métodos de Evangelización”. En
esta reunión se podría dialogar sobre los pasos a ir dando para iniciar esta
experiencia en la parroquia.
2.- Elaborar y repartir una octavilla –y fijarse y hacer algunas llamas a título
personal- para que pueda empezar un grupo parroquial de evangelización
(De aquí saldría, posteriormente, el grupo de líderes o animadores de los
grupos en las casas, de las células).
3.- Tarea de búsqueda, formación de este primer grupo parroquial de
evangelización, Explicación del proyecto, etc Este grupo empezaría a
funcionar siguiendo los pasos que se indican en el apartado número 4. Se
reuniría semanalmente y elegirían una o dos personas coordinadorasresponsables de este grupo.
4.-Oración en todos los grupos y celebraciones litúrgicas y religiosas de la
parroquia, por este proyecto de evangelización en la parroquia.
Fase 1ª: 1.2.-Oikós
1.- Una vez conseguido este grupo, empieza a reunirse, todas las semanas.
En la reunión semanal iremos estudiando y dialogando sobre diversos
materiales, que servirán para ir tomando conciencia de lo que es una
parroquia misionera y evangelizadora. Se estudian, especialmente, unas
fichas que nos acercan al conocimiento de la Evangeli Nuntiandi, de Pablo
VI. También el manual de formación de líderes. Y, por supuesto, textos
bíblicos relacionados con la evangelización. Iremos madurando como
personas, como creyentes y discípulos de Jesús, así como posibles futuros
líderes o monitores. Al mismo tiempo, en la vida diaria y personal:
2.- Se les invita a tomar conciencia de las personas de su entorno (familia,
trabajo, amistades, etc), en especial de aquellas que están alejadas o un
tanto apartadas de la Iglesia, de la práctica de sacramentos, etc y escribir
sus nombres en un folio. Cada miembro del grupo va haciendo su propia
lista, con los nombres de diez personas.
3.- Se les anima a orar todos los días por esas personas y, en particular, por
aquellos que nos parezca que Dios nos llama a Evangelizar, especialmente.
Fase 2ª: Servicio
Hacerse próximo y construir puentes de amistad y de servicio.
-- De esa forma ofrecemos el testimonio de vida que se espera de los cristianos.
Al servir a los que no conocen la fe, construimos lazos de amistad que más
tarde podrán conducir al evangelio.
-- Es el gran secreto que hemos aprendido de Jesús mismo: "El Hijo del
Hombre, dice, no vino para ser servido, sino a servir y a dar a su vida en
rescate por muchos "(Mc 10:45).
Y agregó: "Os he dado ejemplo, para que también vosotros hagáis como yo
he hecho con vosotros" (Jn 13:15).
-- Es posible que estas personas (la lista de los 10), cuando vayan
comprobando nuestro servicio, entrega, se sientan receptores de un amor
sincero especial, una entrega sin cálculos y sin medida, y puedan preguntarse:
"¿Por qué y cuál es la razón que le impulsa a hacerlo?".
-- En nuestras reuniones semanales, además de la formación y oración,
seguimos poniendo en común cómo va nuestra oración y servicio a la lista de
cada uno.
Fase 3ª: Compartir
Testificar al Jesús que conozco.
-- Cuando llegue el momento oportuno, se procurará ir facilitando
pequeños encuentros con cada una de las personas de mi lista de 10,
individualmente. En esos encuentros, se buscará la forma de poder
compartir con ellos, la propia experiencia de fe.
-- Cada uno de esos hermanos con los que estamos haciendo amistad
y servicio, podrán ir familiarizándose con el evangelio, a través del
puente de la amistad que hemos construido con el servicio. En esta
etapa, podemos compartir con él nuestra propia experiencia de fe y
testimonio, y decirle qué lugar ocupa Jesús en nuestra propia vida y
cómo influye en todo nuestro ser.
Fase 4ª: Explicación
Aportar las razones de mi esperanza
--Esta fase requiere de una gran sensibilidad, paciencia y amor para
ayudar al hermano a superar los prejuicios, las dudas y temores.
-- En esos breves encuentros, y si esas personas le hacen preguntas, se
interesan por su vida y sus creencias, etc los acompañará en los
primeros pasos de la fe, respondiendo a sus preguntas, a sus
objeciones, a sus temores etc.
Fase 5ª: Invitación a una célula-grupo
Favorecer una relación personal con Cristo
-- Cuando llegue el momento oportuno, les ayudará y animará a un
conocimiento y conversión-aproximación, muy incipiente, a Jesús.
Para ello les invitará a formar- con otros como él- de un pequeño
grupo que se reuniría en las casas una vez a la semana, a hablar de
estas cosas y leer un poco el Evangelio. Este grupo le permitirá
caminar con otros y profundizar poco a poco en su vida espiritual.
Será una transición entre su vida fuera de la Iglesia y la comunidad
Eucarística, en la que podrá integrarse más tarde, cuando esté
preparado.
Fase 6ª: Reuniones de la célula
Acoger un nuevo hermano. Abrirse a una experiencia espiritual.
Testimoniar un camino de fe y curación. Cuando un hermano se incorpora a
la célula, se da cuenta de lo esperado y deseado que es. Durante la reunión con
la célula, el hermano sentirá la necesidad de profundizar en su propio
compromiso, para conocer la parroquia, y también a su sacerdote.
-- Cuando un miembro del grupo inicial (que hemos llamado de líderes,
monitores o coordinadores) tiene ya unos pocos que le han dicho que quieren
formar un grupo, empieza a reunirse con ellos, semanalmente, en una casa, lo
más normal es que sea en la suya. A este grupo se podrá ir incorporando, poco
a poco, otras personas, pues estas personas del grupo, a lo largo de las
reuniones, también tendrán que ir haciendo su propia lista de diez amigos o
cercanos y seguir con ellos los mismos pasos que acabamos de señalar:
oración, servicio, etc
-- Si llega un momento en que el grupo se hace muy numeroso, se divide en
dos grupos.
-- En seguida, indicaremos qué hacer en esas reuniones de grupo en las casas.
Fase 7ª: Paso a la Comunidad-Parroquia
-- El último paso de cada uno de estos grupos y de estas personas, no es
quedarse siempre en esos grupos que se reúnen en las casas. Estas
reuniones en las casas, han sido un paso intermedio, para pasar – en su
momento- a la gran familia que es la Parroquia.
-- Cada lider o monitor irá viendo cuándo llega el momento de que el
grupo o algunos del grupo, puedan pasar a un grupo parroquial, por
ejemplo, de catecumenado de adultos e iniciar un camino de crecimiento
y maduración en la fe: lo que creemos, lo que celebramos, lo que
vivimos, lo que oramos.
-- Sería conveniente que, antes de pasar al grupo parroquial, tengan
una experiencia fuerte de fin de semana (Cursillos de cristiandad,
encuentro espiritual, etc)
Los 7 momentos de la
Reunión de la célula-grupo
1.- Canto y oración de Alabanza.
2.- Compartir.
3.- Enseñanzas del sacerdote.
4.- Profundización. (Diálogo, etc)
5.- Problemas o cuestiones prácticas.
6.- Oración de intercesión.
7.- Oración para sanar, por los enfermos, etc
Momento 1º: Canto y Oración
( La reunión se hará en el salón de la casa elegida. Pueden ponerse
alrededor de una mesa de centro. Encima de la mesa, o de la mesita, puede
ponerse una Biblia, una Cruz y una vela encendida. Lo que ponemos a
continuación puede ser el esquema general de todos los encuentros, con
variaciones que pueden hacerse según las circunstancias. El primer
encuentro, si no se conocen e incluso aunque se conozcan, puede ser un
poco más amplio)
1.- Una vez que se han saludado, puede entonarse un canto o hacer una
oración. Esta oración puede ser para invocar al Espíritu Santo, o una
oración de alabanza a Dios,…
Momento 2º: Compartir
Pueden dedicarse unos minutos a compartir. En un primer momento, este
compartir puede ser para poner en común algunos hechos, sucesos,
pensamientos, sentimientos, etc que cada uno ha tenido durante la
semana y que le han hecho “sentirse alegre, ilusionado, motivado,
esperanzado,… o desanimado, triste, preocupado, etc”
En un segundo momento, este compartir puede centrarse en algo así,
como: Durante esta semana, ¿qué ha hecho el Señor por mí, en mí y en
otras personas, a través de mí? Y una vez se ha puesto en común todo
esto, se puede continuar con esta otra pregunta: ¿Y qué he hecho yo por
el Señor? ¿Cómo he tratado de servir a mis hermanos, durante esta
semana?
Momento 3º: Enseñanzas
Se escucha una charla en MP3, escrita o con audio CD, descargado desde
Internet, o del párroco.
También puede hacerse Lectura de la Palabra de Dios “lectura orante,
Lectio Divina”. Se leerá un texto del Evangelio. Pasos:
-- Lectura del texto
-- Lectio y explicación del texto leído
(Nota:- Para este momento y el siguiente, tenemos elaborado un
bloc con 40 reuniones, lectio divina del evangelio de Lucas).
Momento 4º: Profundización
Se continuarían con los siguientes pasos de la Lectio Divina:
-- Meditación del texto leído y aplicación a nuestra vida.
-- Oración.
-- Breve momento contemplativo
-- Compromiso para la semana.
Momento 5º: Cuestiones prácticas
Se puede pasar a dar algunos avisos o cuestiones prácticas, si los hay.
También será el momento – cuando lleven ya algunas reuniones del grupocélula, de ir planteando y revisando todo lo relacionado con “la lista de los
10 cercanos” y sus pasos sucesivos.
Momento 6º: Oración de intercesión
Se puede terminar con una oración de intercesión, orando unos por
otros, pidiendo unos por las intenciones de los otros, por necesidades
de la Iglesia y del mundo, …
Momento 7º: Oración para sanar
Y con una oración de sanación, pidiendo por los que sufren, pidiendo
por los enfermos de cualquier clase de enfermedad, …
Conclusión
Sostenido por esta visión de crecimiento, el sacerdote – y los seglaresdedicados a la Célula Parroquial de Evangelización, podrán
experimentar cómo se derrama la gracia del Señor. Gracia que ellos
recibirán con gratitud, para emprender el mandato misionero. Esta
visión experiencia, trasciende y estimula. Ella da coraje, entusiasmo y
pasión. El ministerio del sacerdote y la tarea de los seglares que se
comprometen y viven esta experiencia de “las Células Parroquiales
de Evangelización” no tiene otro objetivo que no sea aquel de
actualizar y aplicar lo que Pablo dijo a los cristianos presos de
Colosas: “anunciar cumplidamente la palabra de Dios” (Col 1,25)
porque el Evangelio “da fruto y crece en todo el mundo” (Col 1,6).
Descargar

Presentazione di PowerPoint