…OS HARÉ PESCADORES DE HOMBRES…
Mateo
La Llamada
A lo largo de la historia, Dios siempre llama a hombres
y los envía para realizar sus planes.
Las Lecturas bíblicas de hoy nos hablan de TRES LLAMADAS:
En la 1ª Lectura, tenemos la llamado de ISAÍAS. (Is 6,1-8)
- Dios se reveló a él, cuando estaba en oración en el templo.
- Inicialmente, él se siente pequeño e indigno.
Prefiere continuar en su cómodo rincón, sin comprometerse.
- Un ángel le toca los labios con una brasa,
purificándolo para la misión.
- Dios pregunta: “¿A quién enviaré?"
Isaías, sensible a la llamada de Dios, acepta:
“Aquí estoy, mándame".
* Vemos aquí los
PASOS DE LA
VOCACACIÓN:
- La iniciativa
es siempre de Dios
- La primera reacción
es siempre la misma:
"no soy capaz".
“no soy digno".
-Mas cuando nos
colocamos en una actitud
de disponibilidad,
Dios nos purifica y fortalece,
y acabamos aceptando la
misión.
En la 2ª Lectura, PABLO cuenta su Vocación. (1 Co. 15,1-11)
Él se considera el "último" de los apóstoles... como un "abortivo".
Pero en el encuentro con Cristo en el camino de Damasco,
responde: "Señor, ¿qué quieres que haga?"
En el Evangelio tenemos la Llamada de los Primeros APÓSTOLES.
(Lc 5,1-11)
- Jesús en la Barca de Pedro habla al pueblo.. después los invita a pescar..
- Pedro confía en su palabra y acontece la pesca milagrosa...
- Pedro también se siente indigno...
- Jesús le propone: "Desde ahora serás pescador de hombres."
- Y ellos aceptan la propuesta: “Dejándolo todo lo siguieron..."
El texto presenta
una Catequesis
sobre:
QUÉ ES SER
CRISTIANO
- Es ESTAR con Jesús “en la misma barca".
Y de esa barca (la comunidad cristiana), Jesús habla al mundo.
-Es ESCUCHAR la invitación de Jesús, hacer lo que Él dice,
aun cuando sus propuestas puedan parecer ilógicas e incoherentes.
"Por tu palabra, echaré las redes".
- Es RECONOCER a Jesús como “el SEÑOR": es lo que Pedro hace,
al percibir que la propuesta de Jesús lleva vida y fecundidad.
- Es ACEPTAR la misión que Jesús propone: Ser pescador de hombres:
Significa continuar la obra liberadora de Jesús.
- Es DEJAR todo y seguir a Jesús. La generosidad y el don total
deben ser signos distintivos de los que lo siguen.
El texto es rico
en otros detalles:
- Jesús proclama la Palabra
desde la Barca de Pedro:
Esa barca representa
a la comunidad cristiana.
(Jesús expulsado de la sinagoga)
Ahora ocupada por
pecadores, y de esa barca que
escuchó la voz de Dios.
- El Anuncio de la Palabra
acontece en un día ordinario
de la semana:
En un ambiente de trabajo,
que no era en un sábado...
La Palabra de Dios debe ser
anunciada siempre y en todos
los lugares...
- “Rema mar adentro"...
¡Es la invitación a los nuevos pescadores a superar la rutina de la ----acción pastoral, siempre amarrada a unas orillas que ya no dan
--más pesca!
Siempre se debe buscar una manera nueva de “pescar".
- Es Pedro quien conduce la barca al lugar indicado...
y a él le dice Jesús: "Serás pescador de hombres..."
A él se le confía un ministerio especial en la Iglesia,
que navega por los mares de la historia...
- La Pesca milagrosa
no es el resultado
de la habilidad de Pedro,
sino de la fuerza
de la Palabra de Dios.
¿Por qué muchos
trabajos no producen
fruto?
¿En nombre de quién
estamos pescando?
- La Misión es ser
pescadores de hombres:
Jesús escoge personas
simples para una misión
tan importante...
Dios no se fija en las
cualidades humanas...
sino en la generosidad...
- Esa Misión está confiada
a toda la Comunidad, a
pesar de sus limitaciones.
Dios solo espera
la disponibilidad para acoger
su invitación y dejarlo todo...
* Todos estamos llamados
por Dios a que seamos
profetas como Isaías,
y pescadores de hombres
como Pedro.
- La llamada puede llegar a
nosotros a través del
sacerdote... de la
comunidad...
¡No se puede imaginar
lo difícil que resulta esa
misión de invitar!...
“¡Quien podría, no acepta,
y quien aceptaría, la
comunidad no lo aprueba!..."
¿Cuál es
nuestra
respuesta?
¿Acogemos con la generosidad...
- de Isaías: “Aquí estoy, mándame..."
- de Pablo: "Señor, qué quieres que haga"
- de los primeros Apóstoles: “Dejándolo todo, le siguieron?"
- A veces, olvidando que somos pecadores,
podemos confiar demasiado en nosotros mismos,
o mejor, no confiar en nosotros y sí en la acción de Dios en
nosotros.
Si confiamos en la fuerza de la Palabra de Dios y tenemos el valor
de dejarlo todo, la pesca milagrosa continuará aconteciendo...
Cristo también hoy necesita pescadores de hombres.
¿Puede Él contar contigo?
P. Antonio Geraldo Dalla Costa CS
10.02.2013
Sugerencias para la Profesión de fe:

Demos nuestra respuesta,
renovando nuestro compromiso misionero:
PROFESIÓN DE FE
(Invitar a la comunidad a renovar su compromiso
con la misión de evangelizar, extendiendo la mano
en dirección a la Biblia)
D. El Señor pregunta hoy, como en el tiempo del profeta Isaías:
¿A quién mandaré?¿Quién irá por mí?
Canto: Aquí me tienes, Señor.
D. Para animar a los grupos de reflexión, de catequesis, liturgia
y otros que ayudan a alimentar la fe y a encontrar razones
para vivir y luchar,
¿A quién mandaré?¿Quién irá por mí?
Canto: Aquí me tienes, Señor.
D. Para anunciar la Palabra de esperanza a los pobres,
a los niños, a los jóvenes, a los excluidos y a las ancianos
abandonados,
¿A quién mandaré?¿Quién irá por mí?
Canto: Aquí me tienes, Señor.
D. Para defender los derechos de los trabajadores, de los
pobres y oprimidos en el campo y en la ciudad,
¿A quién mandaré?¿Quién irá por mí?
Canto: Aquí me tienes, Señor.
D. Para consolar a los afligidos, animar a los enfermos, a los
presos y a los desanimados,
¿A quién mandaré?¿Quién irá por mí?
Canto: Aquí me tienes, Señor.
D. Para ayudar a los hermanos a crecer en la fe, en la
esperanza y en el amor fraterno y construir un mundo de paz,
¿A quién mandaré?¿Quién irá por mí?
Canto: Aquí me tienes.
D. Cristo nos invita a subir a su barca, avanzar hacia aguas
más profundas, para promover a la persona humana,
para renovar la comunidad y para construir una sociedad más
justa y solidaria...
Canto: Aquí me tienes, Señor.
Canto final: Tú has venido a mi orilla…
me has mirado a los ojos…
junto a Ti, buscaré otro mar
MI DOMINGO
Con la Palabra de Dios
Meditada por: P. Antonio Geraldo Dalla Costa CS
Ilustración: Nelso Geraldo Ferronatto
Traducción: P. José Luis Uranga, CMF
Música: O Profeta
Luiz de Carvalho
Busca la dirección: http://www.buscandonovasaguas.com