FUNCIONAMIENTO FAMILIAR
VECTOR 1:
COHESIÓN
Jaime Ernesto Vargas Mendoza
Ivanhoe Sánchez Vásquez
Asociación Oaxaqueña de Psicología A.C.
2009
DEFINICIÓN

Unión familiar
física y emocional
al enfrentar
diferentes
situaciones y en la
toma de decisiones
de las tareas
cotidianas.
EL DOMICILIO
Un aspecto que permite identificar a un grupo familiar, es el compartir un
espacio físico común. Éste es a lo que denominamos DOMICILIO.
Esta es un área donde confluyen los factores estructurales y funcionales de
la atmósfera familiar.
Siendo los seres humanos descendientes de monos territoriales y viviendo
en el macrosistema de una economía capitalista, es previsible la ocurrencia
de conflictos. Los cuales se ven favorecidos en un proporción de menor
espacio y mayor densidad de población (hacinamiento), incrementando con
esto su incidencia y severidad.
ÁREAS COMÚNES
USO DEL BAÑO:
El baño es común por que todos en el DOMICILIO lo usan. Sin embargo, el
que lo usa lo vuelve un área privada.
El que va al baño debe cerrar la puerta y ponerle llave. Los niños menores
de 5 años no deben ir al baño solos .
Nadie debe de encerrarse en el baño por más de 30 minutos, ni siquiera
para tomar una ducha.
Si se utiliza el WC deben jalar la cadena. Los hombre que van a orinar
deben levantar la tapa y no salpicarla.
El papel higiénico no debe tirarse a la taza, sino en un basurero con tapa
abatible. Despues de ir al baño hay que lavarse las manos.
Estas recomendaciones implican buenos hábitos de higiene y reducen
conflictos muy frecuentes.
USO DEL TELÉFONO
El teléfono sirve para comunicaciones importantes y/o urgentes. Nadie debe
acapararlo, se realizaran 5 llamadas diarias por persona, como máximo, es
un número razonable. Nadie debe sostener una llamada por más de 15
minutos.
El teléfono no debe ser utilizado para hacer bromas y si habla alguien
desconocido no debe proporcionársele datos personales o información que
comprometa nuestra seguridad.
Es conveniente ubicar el aparato telefónico en área común o en un punto
equidistante en las trayectorias urbanísticas de la casa. Ahora se cuenta con
dispositivos para elegir un tono agradable e inconfundible así como un
volumen adecuado.
El uso razonable de la tecnología compromete menos nuestro ambiente y
aumenta nuestra calidad de vida.
EL USO DE LA TELEVISIÓN
No es recomendable estar frente al televisor por más de una hora. Muchas
personas aprovechan las pausas comerciales para alternar con otra
actividades. Tampoco es conveniente ver la televisión con la luz apagada
(produce un efecto estroboscópico), ni a menos de 3 metros de distancia (es
una fuente de radiación).
Si hay varios observadores, el programa debe elegirse de común acuerdo.
Sino se logra un acuerdo, debe negociarse la decisión alternativa: hoy vemos
lo que uno escoja y la próxima vez le tocara escoger al otro.
El control remoto no debe ser acaparado ni motivo de pleito. Es mejor que lo
conserve en su poder un adulto responsable.
Los padres deben supervisar el tipo de programas que ven sus hijos, para
evitar modelos indeseables que puedan ser copiados (imitación). Si el adulto
ve la TV con sus hijos es recomendable que hable con ellos dando información
que contextualice las imágenes.
LA CONDUCTA EN EL COMEDOR
El comedor es recomendable usarlo solo para tomar los alimentos y esto
debería ocurrir en un horario fijo predeterminado. Los comensales de la
familia deberán contar con un asiento asignado. Sentarse correctamente (no
en flor de loto, ni con el respaldo al revés).
Es de “buena educación” no hacer ruido mientras se come. Masticar con los
labios unidos. No sorber del vaso o de la cuchara. Procurar no golpear el
plato con los cubiertos ni la superficie de la mesa con vasos o tazas.
No se debe conversar mientras se mastica.
Es bueno solicitar con amabilidad lo que no alcancemos en la mesa, y dar las
gracias al terminar de alimentarnos. Podemos ayudar a recoger, si llevamos
nuestros “trastes” al fregadero.
TODOS COLABORAN EN EL QUE HACER DE LA CASA
Es conveniente y justo que todos colaboren en el que hacer de la
casa. Los padres pueden asignar(se) tareas fijas para cada uno. Los
trabajos más pesados podrían alternarse entre todos bajo un rol
establecido.
Al levantarse, en la mañana cada quien pondrá su cama, la regla que
dice “un lugar para cada cosa y cada cosa en su lugar” ayuda a evitar
el desorden.
Cada dos semanas, cada quien acomodara su ropero. Sacar cada
prenda, sacudirla, volverla a acomodarla, habiendo previamente
sacudido cada cajón conforme queda vacío. En este proceso,
podemos separar las prendas que no nos sirvan, así como las que
requieran de zurcidos o composturas.
ÁREAS PRIVADAS
LA RECÁMARA
La recamara sirve para dormir y cambiarnos la ropa. Es un mal hábito leer
o hacer la tarea sobre la cama. Como lo es, también recostarse a ver la
televisión.
Cuando se tienen hijos en edad escolar, es conveniente que se duerman
todos los días a una buena hora, sin desvelarse. Los padres deben dormir
en una habitación aparte.
Cuando uno se desviste no avienta la ropa. Se la quita, la endereza, la dobla
y la coloca en un lugar conveniente. La ropa sucia ha de depositarse en un
cesto con tapadera que puede ubicarse dentro de la recamara o afuera en
un pasillo.
Los zapatos al quitárselos, se deben acomodar juntos, en una esquina o
parcialmente debajo de un mueble, donde no estorben. Es mejor, cuando
podemos, tener un mueble especial para zapatos, dentro del closet o ropero.
LAS PROPIEDADES PRIVADAS
“La ocasión hace al ladrón”
Las violaciones a la propiedad privada, en todo contexto social
son motivo de grandes conflictos, pleitos y agresiones.
Los padres no deben dejar dinero en cualquier lugar y deben de revisar
que sus hijos escolares, no traigan objetos que no sean suyos en la
mochila.
Todos en la casa, deben cuidar la cosas que no quieran que nadie
tome, poniéndolas en un lugar conveniente.
Los hijos mayores de 10 años, deben contar, al menos, con un cajón
con llave y ahí guardar sus pertenencias más preciadas.
Los padres no deben revisar ni tener llave de los cajones de los hijos y
todos deben respetar la propiedad privada de los otros.
TOMA DE
DECISIONES
¿QUIEN DEBE MANDAR EN CASA?
Al vivir en una sociedad “machista” y en el
marco judeo-cristiano de la familia patriarcal
monogámica es fácil pensar y frecuente de ver,
que en la casa manda el padre.
Muchas veces manda el padre por que éste
ejerce su fuerza física o su capacidad
económica como proveedor. Hay que recordar
que la palabara “familia” proviene del latín
“famulus”, que quiere decir “empleado
domestico”. Así que, un padre dominante y
todos los demás dominados, reproducen un
esquema despótico, capitalista y confirma la
aseveración de W. Reich: “la familia es una
fabrica de ideología”.
En otras ocasiones manda la mamá,
posiblemente por que ella administra
el dinero y la sexualidad. Pero, el
controlar a los otros por medios
coercitivos (“si no haces lo que yo digo
no te doy nada” o “¡ya vas a ver cuando
venga tu papá!”), es igualmente
agresivo como en el caso del padre
dominante. Entonces, genera
contraagresión y resentimientos.
Hay familias aún más
disfuncionales, en donde no
manda el padre ni la madre.
Puede mandar un tío, la abuela,
el sacerdote de la parroquia más
cercana e, incluso, el novio de la
hija
EN LA CASA DEBE MANDAR UN
GRUPO DE REGLAS PROPUESTAS
POR LOS PADRES Y ACORDADAS POR
TODOS LOS MIEMBROS DEL GRUPO
FAMILIAR.
Si vemos que las reglas no se respetan
con cierta frecuencia y que se alega su
desconocimiento, es recomendable pegar
(por ejemplo, atrás de la puerta) un cartel
que especifique las reglas pertinentes a
cada área de la casa.
LA ASAMBLEA FAMILIAR
La mejor manera de mantener la cohesión familiar con una base sólida
consiste en convertir a la familia de un grupo informal (que no tiene
claro su objetivo, ni su estructura de mando) en un grupo formal
(cuyo objetivo es la educación de los hijos y que se rige por un grupo
de reglas razonables acordadas por un mayoría democrática).
La práctica de Asamblea Familiar educa a los hijos en la democracia,
la tolerancia, la conciliación, el debate y la negociación, además de
aumentar la productividad y disminuir el conflicto.
¿Qué se necesita para llevar acabo una Asamblea Familiar?
• Un Conductor: el padre puede fungir como conductor de la sesión, leer la
Orden del Día, seguir la secuencia, otorgar la palabra, presidir los debates
y conservar el orden.
• Una Secretaria: la madre puede tomar nota de los acuerdos y
promocionarle al conductor la orden del día que deberá seguir.
• Un Escrutador: contara los votos a favor o en contra de la propuestas
de la mesa.
• Un Supervisor: informara las infracciones al reglamento que hayan
cometido cada uno y que él haya constatado. Este es un puesto rotativo,
alternándose en él cada miembro de la familia, en un rol fijo previamente
establecido. El puesto durara una semana, pues se recomienda efectuar
la asamblea cada domingo después de la comida del medio día.
La Asamblea Familiar, en un principio puede permitir la redacción de un
Reglamento Familiar el cual estaría formado por un Capitulo por cada
situación problemática que haya que resolver (por ejemplo, el uso del
teléfono, la hora de llegada a la casa, etc.). Así, cada Capitulo describiría
la conducta correcta a seguir para cada circunstancia.
Con el Reglamento listo las siguientes Asambleas semanales serian breves
e interesantes. La parte sustantiva comprendería el informe del Supervisor
en turno, indicando quienes fueron los infractores del Reglamento y qué
reglas violentaron (por comisión u omisión), la Asamblea, enseguida,
impondría el castigo pertinente.
CASTIGOS TÉCNICOS RECOMENDABLES
• CASTIGO NEGATIVO O COSTO DE RESPUESTA: al infractor que hizo
algo inapropiado, se le priva inmediatamente de algunos satisfactores
(cosas que le gusten, permisos, acceso a la TV, a sus juguetes, al celular,
etc.).
• SOBRECORRECCIÓN: Al infractor que omitió alguna de sus
responsabilidades, se le impone una tarea para que haga lo que no hizo
y un poco más (si no puso su cama tendrá que ponerla y poner la de los
demás, si no puso sus zapatos acomodados, juntos y en el lugar correcto
tendrá que bolearlos y ponerlos de forma adecuada).
LECTURA RECOMENDADA
FERNÁNDEZ CALDERON Julieta-COHEN DEGOVIA Guillermo C.,
El grupo operativo,
México: Edit. Extemporaneos, 1983

En caso de citar este documento por favor utiliza la
siguiente referencia:

Vargas-Mendoza, J. E. y Sánchez-Vásquez I. (2009)
Funcionamiento Familiar: Cohesión. México:
Asociación Oaxaqueña de Psicología A.C. En
http://www.conductitlan.net/funcionamiento_familiar_cohesion.ppt
Descargar

FUNCIONAMIENTO FAMILIAR