-
Creo en Dios Padre
Todopoderoso, Creador del cielo y
de la tierra y en Jesucristo, su
único Hijo, Señor nuestro; que fue
concebido del Espíritu Santo,
nació de la virgen María, padeció
bajo el poder de Poncio Pilato;
-
Fue crucificado, muerto y
sepultado; descendió a los
infiernos; al tercer día resucitó de
entre los muertos; subió al cielo, y
está sentado a la diestra de Dios
Padre Todopoderoso; y desde allí
vendrá al fin del mundo a juzgar a
los vivos y a los muertos.
-
Creo en el Espíritu Santo, la
Santa Iglesia Universal, la
comunión de los santos, el perdón
de los pecados, la resurrección de
la carne y la vida perdurable.
Amén.
-
(Job 19:25-26) Yo sé que mi
Redentor vive,
Y al fin se levantará sobre el
polvo; Y después de deshecha
esta mi piel, En mi carne he de
ver a Dios;
-
Creados a imagen de Dios como
unidad (Gen.2:7) Entonces
Jehová Dios formó al hombre del
polvo de la tierra, y sopló en su
nariz aliento de vida, y fue el
hombre un ser viviente.
-
No puedes separar el cuerpo y
el alma. (I Tes.5:23) Y el mismo
Dios de paz os santifique por
completo; y todo vuestro ser,
espíritu, alma y cuerpo, sea
guardado irreprensible para la
venida de nuestro Señor
Jesucristo.
(NVI)
Que Dios mismo, el Dios de
paz, los santifique por completo, y
conserve todo su ser espíritu,
alma y cuerpo irreprochable para
la venida de nuestro Señor
Jesucristo.
-
Al creer con el corazón, el alma es
salva, y el cuerpo viene a ser el
templo de Dios.
(I Cor.6:19) (NVI) ¿Acaso no saben
que su cuerpo es templo del Espíritu
Santo, quien está en ustedes y al
que han recibido de parte de Dios?
Ustedes no son sus propios dueños;
-
Una resurrección completa. (I
Cor.15:52) en un momento, en un
abrir y cerrar de ojos, a la final
trompeta; porque se tocará la
trompeta, y los muertos serán
resucitados incorruptibles, y
nosotros seremos transformados.
-
Si el cuerpo no resucita, ¿cómo
puede el pecado o las buenas
obras del cuerpo ser sancionado /
recompensado?
- Un cuerpo “espiritual" es
necesario para que Dios puede
castigar o recompensar lo que
hicimos en nuestra cuerpo.
 a.
Es mortal. Este cuerpo morirá.
(Rom.8:11) Y si el Espíritu de aquel que
levantó de los muertos a Jesús mora en
vosotros, el que levantó de los muertos a
Cristo Jesús vivificará también vuestros
cuerpos mortales por su Espíritu que mora
en vosotros.
 b.
Nuestros cuerpos pueden ser
pecaminosos. (Rom.6:6) sabiendo esto,
que nuestro viejo hombre fue crucificado
juntamente con él, para que el cuerpo del
pecado sea destruido, a fin de que no
sirvamos más al pecado.

- No permitamos que el pecado reine (Rom.6:11-14)
(NVI) De la misma manera, también ustedes
considérense muertos al pecado, pero vivos para Dios
en Cristo Jesús. Por lo tanto, no permitan ustedes que
el pecado reine en su cuerpo mortal, ni obedezcan a
sus malos deseos. No ofrezcan los miembros de su
cuerpo al pecado como instrumentos de injusticia; al
contrario, ofrézcanse más bien a Dios como quienes
han vuelto de la muerte a la vida, presentando los
miembros de su cuerpo como instrumentos de justicia.
Así el pecado no tendrá dominio sobre ustedes,
porque ya no están bajo la ley sino bajo la gracia.
 c.
Podemos contaminar nuestros
cuerpos. (Rom.1:23-24) (NVI) y
cambiaron la gloria del Dios inmortal por
imágenes que eran réplicas del hombre
mortal, de las aves, de los cuadrúpedos y
de los reptiles. Por eso Dios los entregó a
los malos deseos de sus corazones, que
conducen a la impureza sexual, de modo
que degradaron sus cuerpos los unos con
los otros.
 d.
Dios llega a tu cuerpo atreves de la
salvación (I Cor.3:16) ¿No sabéis que sois
templo de Dios, y que el Espíritu de Dios
mora en vosotros?

 e.
Debes entregar cuerpo a Cristo.
(Rom.12:1) Así que, hermanos, os ruego por
las misericordias de Dios, que presentéis
vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo,
agradable a Dios, que es vuestro culto
racional.
 f.
Tu cuerpo es miembro de Cristo (I
Cor.6:15a) ¿No sabéis que vuestros cuerpos
son miembros de Cristo?
(NVI) ¿No saben que sus cuerpos son
miembros de Cristo mismo?

 g.
Cristo puede ser glorificado en nuestro
cuerpo (Fil.1:20) (NVI) Mi ardiente anhelo y
esperanza es que en nada seré
avergonzado, sino que con toda libertad, ya
sea que yo viva o muera, ahora como
siempre, Cristo será exaltado en mi cuerpo.
 h.
La encarnación de Cristo en un cuerpo
humano. (Jn.1:14) Y aquel Verbo fue hecho
carne, y habitó entre nosotros (y vimos su
gloria, gloria como del unigénito del Padre),
lleno de gracia y de verdad.

 i.
El creyente sobrevive a la muerte del
cuerpo.
 (2Cor.5:8). Pero confiamos, y más
quisiéramos estar ausentes del cuerpo, y
presentes al Señor.

 j.
El cuerpo duerme en la tierra hasta que
Jesús regrese. (I Tes.4:14). Porque si
creemos que Jesús murió y resucitó, así
también traerá Dios con Jesús a los que
durmieron en él.

 k.
El cuerpo y el alma serán re-unidos en
el arrebatamiento. (I Tes.4:16). Porque el
Señor mismo con voz de mando, con voz de
arcángel, y con trompeta de Dios,
descenderá del cielo; y los muertos en Cristo
resucitarán primero.
 ¿Cómo
resucitaran los muertos? Y con
qué cuerpo vendrán? " (I Cor.15:35). Pero
dirá alguno: ¿Cómo resucitarán los
muertos? ¿Con qué cuerpo vendrán?





a. Una ilustración de la naturaleza (I Cor.15:37).
Y lo que siembras no es el cuerpo que ha de salir,
sino el grano desnudo, ya sea de trigo o de otro
grano;
b. La semilla determina lo que será la planta.
c. La semilla debe morir antes de que la vida
provenga de la tierra. (Jn.12:24). De cierto, de
cierto os digo, que si el grano de trigo no cae en la
tierra y muere, queda solo; pero si muere, lleva
mucho fruto.
 a.
Los cultivos que se producen son muy
diferentes a la semilla que se siembre.
 (I Cor.15:37). Y lo que siembras no es el
cuerpo que ha de salir, sino el grano
desnudo, ya sea de trigo o de otro grano;
 (I Cor.15:42-43) Así también es la
resurrección de los muertos. Se siembra en
corrupción, resucitará en incorrupción. Se
siembra en deshonra, resucitará en gloria; se
siembra en debilidad, resucitará en poder.

b. Nuestros cuerpos son y serán diferentes del
resto del reino animal.
 (I Cor.15:39). No toda carne es la misma carne,
sino que una carne es la de los hombres, otra
carne la de las bestias, otra la de los peces, y otra
la de las aves.




c. Nuestros cuerpos serán semejantes a Cristo.
(I Jn.3:2). Amados, ahora somos hijos de Dios, y
aún no se ha manifestado lo que hemos de ser;
pero sabemos que cuando él se manifieste,
seremos semejantes a él, porque le veremos tal
como él es.
Descargar

Slide 1