Equipo 1
Materia:
tecnologías de la
información y
comunicación 2
Alumnos:
Catarino de
Jesús Verónica
Contreras Sánchez
estefany
Burgos Galicia john
brian
Ávila cruz karla
Angelica
• La violencia (del latín violentia)
es un comportamiento
deliberado, que provoca, o
puede provocar, daños físicos o
psicológicos a otros seres, y se
asocia, aunque no
necesariamente, con la
agresión física, ya que también
puede ser psicológica o
emocional, a través de
• Cuando uno de los integrantes de la pareja
acumula tensión, enojos y frustraciones derivados
de problemas escolares, laborales, económicos,
familiares de salud u otros, reacciona de manera
violenta bajo cualquier pretexto. Poco a poco la
violencia se convierte en una forma de vida, las
personas se acostumbran a ella y la viven como si
fuera algo natura, sin darse cuenta que tienen
una relación donde los episodios violentos son
cada vez más frecuentes e intensos.
• —Chiquita: no sé para qué te pones a opinar de
cosas que ni siquiera entiendes.
• —Mi amor... calladita te ves más bonita.
• —¿Qué tiene de malo que te toque ahí? ¿Es que no
me quieres? ¿No me tienes confianza?
• —¡Huy, qué delicada; si nada más fue un
empujoncito! No aguantas nada.
• —Es normal entre novios. Pero si no podemos
hacerlo... ahí muere, cortamos.
• —Sí, ya sé que te grité; pero es porque no
entiendes. Perdón y ya.
• —No te pegué tan fuerte; además tú me
provocaste, mi amor.
•
•
La violencia tiene más de un rostro. Evidente cuando hay
gritos y golpes, pero que puede también ocultarse en las
formas más sutiles: aquellas en las que hasta podría
parecer fuera de lugar nuestra sensación de malestar.
Pero no hay tal paranoia. La presión, el chantaje y las
amenazas también son violencia y no hay razón que las
justifique.
• De acuerdo con los resultados de la
Encuesta Nacional de Violencia en las
Relaciones de Noviazgo (ENVINOV) 2010,
elaborada por el Instituto Mexicano de la
Juventud (IMJ), 15.5 por ciento de los
mexicanos de entre 15 y 24 años con
relaciones de pareja ha sido víctima de
violencia física; 75.8 por ciento ha sufrido
agresiones psicológicas y 16.5 por ciento
ha vivido al menos una experiencia de
ataque sexual.
• En la clasificación por tipo de violencia
física se destaca que en la considerada
“leve” –empujones, arañazos, jalones de
cabello y mordidas – los hombres son los
más afectados, con 48 por ciento de los
casos, contra 32.1 de las mujeres, cifra
que se incrementa si se trata de violencia
física “media”, donde 61.4 por ciento de
los casos afecta a mujeres que sufren
bofetadas, golpes, agresiones con objetos
pesados, patadas o que rompan sus
objetos personales, a lo que se suma la
considerada “severa”, que incluye el riesgo
de quemaduras, intentos de
estrangulamiento y amenazas con cuchillo,
navaja u otras armas
•
Es una de las etapas más bonitas y disfrutables de la vida del
ser humano. Es una relación transitoria entre un hombre y una
mujer, la cual les brinda la oportunidad de conocerse más
afondo para decidir en un determinado momento pasar a la
siguiente fase que es el matrimonio. En el noviazgo se pasa de la
mera simpatía o del simple "gustarse" a una nueva relación de
mayor conocimiento y que a su vez debe estar inspirada por el
espíritu de entrega, de comprensión, de respeto, de delicadeza.
Existe muchos tipos de noviazgo, algunos se viven como un
juego, otros son más cercanos y profundos. La experiencia
demuestra que es mejor que el noviazgo sea breve, entre un año
a dos años y medio máximo; más no porque después ya se
vuelve una costumbre o se rebasan los limites establecidos,
convirtiéndolo en algo ya diferente y no tan satisfactorio como
al principio. Muchos adolescentes confunden sentimientos de
amistad y amor, queman etapas sin saborear bien lo que es una
auténtica amistad y no dan tiempo para que ésta dé frutos.
Piensan que porque se entienden bien con su nueva amistad
inmediatamente tienen que ser novios
• Las conductas violentas en las relaciones
de pareja no formales no son percibidas
como tales ni por las víctimas ni por los
agresores, pues generalmente se
confunden maltrato y ofensas con amor e
interés por la pareja. A partir de los 15
años y hasta antes del matrimonio, los
adolescentes y jóvenes comienzan a
aprender y ensayar nuevas formas de
comportamiento acordes con su creciente
libertad e independencia de la familia de
origen, para adoptarlas en su vida futura.
Según la Organización Mundial de la Salud, 3 de cada 10 adolescentes
denuncian que sufren violencia en el noviazgo. Por otro lado muchas de las
mujeres que son maltratadas durante el matrimonio vivieron violencia en el
noviazgo.
En nuestro país el 76 por ciento de los mexicanos de entre 15 y 24 años con
relaciones de pareja, han sufrido agresiones psicológicas, 15% han sido víctima
de violencia física y 16 por ciento han vivido al menos una experiencia de ataque
sexual. (Datos obtenidos de la encuesta realizada por el Instituto Mexicano de la
Juventud).
Los estudios realizados indican:
- La edad en que son más vulnerables a la violencia es en la adolescencia.
- Es una situación que se mantiene en silencio porque la gran mayoría considera que
son conductas normales, que no aumentarán y no se atreven a denunciar.
- Es más común que la ejerzan los hombre, sin embargo las mujeres también utilizan
formas de control como la manipulación y el chantaje.
- Puede darse al poco tiempo de iniciar el noviazgo, después de algunos meses o
años y seguramente continuará en caso de que lleguen a casarse.
- Esta situación se da en todos los estratos sociales aunque es mayor en las áreas
urbanas.
- Una pareja violenta es muy probabale que tenga antecedentes de violencia en su
familia y su conducta no cambiará espontáneamente.
- Inicia con la violencia psicológica después se pasa a la física y luego a la sexual.
No te insulta o te golpea porque te ama
La violencia en una relación de pareja se refiere a toda acción u
omisión que daña tanto física, emocional como sexualmente, con
el fin de dominar y mantener el control sobre la otra persona. Para
ello se pueden utilizar distintas estrategias que van desde el
ataque a su autoestima, los insultos, el chantaje, la manipulación
sutil o los golpes.
Al principio algún comentario incómodo, un jaloneo o una bofetada
puede parecer como parte del juego entre los dos, pero luego
puede tomar dimensiones tan grandes que incluso se llega a la
hospitalización o la muerte.
La pareja no se da cuenta de la situación que
esta viviendo porque hay factores a su alrededor
que les impiden ver el rumbo que esta tomando la
relación; el estar enamorados no les permite
pensar objetivamente por lo que no se dan
cuenta que estan ejerciendo violencia sobre su
pareja o son víctimas de esta.
Cómo se manifiesta la violencia en el noviazgo
Para saber si tu relación es violenta simplemente debes analizar como
te sientes cuando estas a su lado; es decir te sientes libre de comentar
o hacer cualquier cosa, o tienes que cuidarte de tus comentarios y
comportamientos porque temes que en cualquier momento se enoje y
se poga agresivo(a).
Otra forma es analizar si en tu relación se encuentran ciertos
comportamientos que normalmente se repiten, por ejemplo:
1 etapa: Tu pareja se tensa constantemente, su tensión se acumula y crece
tanto que insulta y reprocha.
2 etapa: Te agrede física y/o emocionalmente sin poder controlarse.
3 etapa: Busca la reconciliación, dice arrepentirse, promete que va a cambiar
y te llena de obsequios y se muestra muy complaciente.
Cuando este ciclo sucede más de una vez en la relación o la pareja tiene
episodios de agresión que aparecen de la nada, se esta ante un caso de
violencia que debe ser detenido y atendido.
Actitudes violentas
Violencia emocional
Físicas
•Empujones.
•Arañazos.
•Puntapiés.
•Bofetadas.
•Puñetazos.
•Mordeduras.
•Estrangulamiento.
•Agresiones con armas.
•Insultos.
•Gritos
•Amenazas.
•Intimidaciones.
•Castigos.
•Sometimiento.
•Chantajes.
Violencia sexual
El tipo más frecuente de esta agresión es la llamada violación por
confianza, sucede cuando la pareja es presionada a tener actividad
sexual; luego de insinuaciones, chantajes y amenazas, finalmente la
pareja logra que acepte sostener relaciones sexuales con ella, aún en
contra de sus deseos.
Otros comportamientos que son signo de que tu pareja esta
siendo violenta son:
Controla todo lo que haces y exige explicaciones. Quiere saber
con lujo de detalles a dónde vas, dónde estuviste, con quiénes te
encontraste o a quiénes vas a ver, los horarios y el tiempo que
permaneciste en cada lugar, cuánto tiempo estarás fuera, el
horario de regreso, etc. Y para comprobar que dices la verdad te
llama constantemente.
Revisa tus pertenencias, tu diario, celular o correo electrónico para conocer "la
verdad".
Vigila, critica o pretende que cambies tu manera de vestir, de peinarte, de maquillarse
(para la mujer), de hablar o de comportarte.
Presiona para que hagas dietas o ejercicio.
Te hace sentir menos al compararte con otras personas.
Te prohíbe, amenaza o manipula con respecto a los estudios, el trabajo, las
costumbres, las actividades o las relaciones que desarrollas.
Limita y trata de acabar la relación que tienes con los parientes, los amigos, los
vecinos, los compañeros de estudio o trabajo; ya que no confía en que puedan ser una
buena influencia para tí.
Tu pareja decide cuando verse, a que hora, donde, tipos de salidas, etc.; todo de
acuerdo a su conveniencia.
Si le preguntas o le pides alguna explicación, se exalta, culpa a los demás por estar en
contra de su relación, pero jamás responde a su conducta.
Se niega a conversar o a discutir con franqueza acerca de los conflictos o los
desacuerdos de la pareja.
Coquetea con otras personas delante de tí o en secreto.
Es una persona agradable, simpática y respetuosa con los demás pero totalmente
diferente contigo.
Tiende a hacer escándalos en público o en privado por cualquier causa.
Se enoja y te hace la ley del hielo (no te habla) por mucho tiempo.
Te provoca miedo por sus reacciones.
Ha habido agresión física: Jalón de pelo, empujones, cachetadas, etc.
Te ha tocado, besado o acariciado sin consentimiento.
Te ha presión para tener relaciones sexuales.
Consecuencias
•Depresión que te puede llevar e pensar en el suicidio.
•Aislamiento.
•Fracaso escolar o deficiente rendimiento laboral.
•Trastornos en la alimentación.
•Trastorno en el sueño.
•Adicción.
•Embarazos no deseados.
•Infecciones de transmisión sexual.
•Agresiones físicas que pueden atentar contra tú salud física y emocional.
•
¿Qué hacer?
Si estas ante un caso de violencia en tu relación de pareja, debes
saber que el problema es estrictamente de la persona violenta, tiene
que ver con su historia y no con lo que hagas o dejes de hacer.
En el noviazgo la violencia es muy sutil y va creciendo poco a poco
con el tiempo, de hecho las personas sin darse cuenta y al vivir en
un entorno violento, frecuentemente aprenden a relacionarse de
esta manera. Siempre estas a tiempo, haz un alto y busca entender
lo que está pasando, toma las decisiones necesarias como alejarte,
pedir ayuda a un profesional especializado y denunciar
Que no se te olvide que las conductas que son violentas para nada enriquecen
ni estimulan tu relación, al contrario la enferman. No es válido pensar "sólo
estamos jugando", "me cela porque me quiere", "me dice cómo vestirme porque
se preocupa por mí", "Me vigila todo el tiempo, porque no quiere que me pase
nada" o "Me golpeó porque yo lo provoqué".
Y recuerda
- Da pero también exige respeto.
- El noviazgo es para conocerse y disfrutarse no para temer, manipular ni
lastimar.
- Tú tienes el poder para decidir sobre tu felicidad, sobre a quien debes amar y
sobre tu sexualidad, nadie debe obligarte ni someterte.
Descargar

Diapositiva 1 - losalcoholicos