LA SIMULACIÓN DEL
ACTO JURÍDICO
DECIMA CLASE
LA SIMULACIÓN DEL ACTO
JURIDICO
ASPECTOS GENERALES
• Se trata del estudio de ciertas situaciones
en las que existen discrepancias entre lo
que en realidad se quiere y lo que se
declara o exterioriza por alguna de las
partes o por ambas.
CONCEPTO DE SIMULACIÓN
• Se dice que un acto jurídico se ha
realizado bajo simulación cuando este se
ha celebrado sin que se deseen los
efectos jurídicos propios del mismo, es
decir, en realidad es un acto fingido.
• La simulación es la declaración sólo
aparente, que se emite de acuerdo con la
otra parte para engañar a terceros.
• Se trata de un acuerdo de los sujetos
que intervienen en el acto jurídico
para emitir una falsa declaración de
voluntad, con el ánimo de que los
terceros crean en lo aparente y no
conozcan la realidad.
• Ejemplo, el deudor para impedir una medida
cautelar como el embargo, simula haber
vendido la totalidad de su patrimonio a otra
persona que acepta participar en el acto
simulado. El acreedor que cree que es cierto ya
no podrá ordenar ejecución sobre esos bienes.
Pero al margen de esta apariencia, el supuesto
vendedor y comprador saben que tal
circunstancia sólo es aparente, en la medida
que en la realidad el desplazamiento no se ha
producido. El acreedor cree en el cuento porque
desconoce la realidad.
CARACTERISTICAS DE LA
SIMULACIÓN
Son las siguientes:
a) Una divergencia deliberadamente producida entre
la voluntad y su manifestación.
b) Un acuerdo simulatorio entre las partes si es
recepticio o entre el declarante y el destinatario si
es unilateral, a través del cual los sujetos
establecen de manera vinculante que la
declaración o declaraciones no son queridas en
realidad.
c) Una finalidad de engaño a los terceros ajenos al
acto, lo que no debe confundirse con la intención
de dañar o causar perjuicio a otros mediante la
celebración del acto simulado, o sea, este debe
tener una finalidad licita.
LAS CLASES DE SIMULACION
• Simulación absoluta.- Cuando las partes
realizan un acto fingido que no corresponde a
un acto real. El acto aparente se le denomina
acto simulado.
• Ejemplo El deudor ante la inminente ejecución
de sus bienes por el acreedor, se pone de
acuerdo con otra persona para vendérselo
fingidamente, pero en realidad no se transfiere
la propiedad del bien, ni se paga el precio
• El art. 190 del Código Civil nos
proporciona un perfil de lo que debemos
entender por simulación absoluta, en los
términos siguientes :” Por la simulación
absoluta se aparenta celebrar un acto
jurídico cuando no existe realmente
voluntad para celebrarlo”.
• Nos señala el dispositivo y es muy claro al
aseverar que sólo se aparenta celebrar un
acto jurídico, en vista que los celebrantes
tienen la voluntad real de no hacerlo.
• Por el acuerdo simulatorio el vendedor
manifiesta
vender
aunque
ambos,
comprador y vendedor saben de
antemano que eso no se producirá. Se
trata sólo de aparentar el contrato con la
finalidad de engañar a terceros. Estos
actos jurídicos adolecen de nulidad
absoluta. Pues nunca existieron por
voluntad de las partes. Por eso el art. 219
inc. 5 del CC señala que la simulación
absoluta es causal de nulidad absoluta.
• Simulación RelativaCuando el acto declarado no responde a
la verdadera determinación de la voluntad,
pero ésta última existe, pero no se
declara. En este caso existen dos actos :
uno aparente que es ficticio y el otro
oculto o secreto que es real. De manera
que este último se halla disimulado por el
primero. Esto nos señala el Profesor León
Barandiarán.
• El Código Civil vigente se ocupa de esta
clase de simulación en su art. 191.
Sostiene que “cuando las partes han
querido concluir un acto distinto del
aparente, tiene efecto entre ellas el acto
ocultado, siempre que concurran los
requisitos de sustancia y forma y no
perjudique el derecho de tercero”
• De acuerdo al Art. 191 del CC, el acto
simulado no da origen a la verdadera
voluntad de las partes por lo que no tiene
existencia jurídica y por tanto carece de
eficacia, más allá de los efectos que se
busquen con el engaño. De manera que la
validez corresponde al acto ocultado y es
de este acto que emerge la verdadera
relación jurídica entre las partes.
• El Art. 191 del CC termina señalando “que
no perjudique el derecho de tercero”. Esto
quiere decir que el tercero puede
impugnar el acto ocultado, mediante la
nulidad, a fin que tenga prevalencia el
acto aparente, por el cual se orientó el
tercero para celebrar el negocio o acto
jurídico.
• A modo de conclusión señalaremos que
en la simulación absoluta no existe acto
jurídico por tratarse de una apariencia.
• En cambio en la simulación relativa , hay
un acto oculto, verdadero y un acto
aparente.
• En la
simulación absoluta
el acto
aparente flota en el vacío; en la
simulación relativa, el aparente se
sostienen en un acto ocultado y real.
• SIMULACIÓN PARCIAL
Al hablar de una simulación parcial es
porque es posible la simulación completa
o total, en la que lo aparente o engañosos
abarca todo el negocio. En tanto que en la
parcial solo una parte. Como ejemplo de
la simulación relativa total o completa se
puede señalar el caso de la persona que
aparenta vender un bien cuando, en
realidad está donando.
• En la simulación parcial, un aspecto del
acto es aparente, pues puede haber
cláusulas verdaderas, como puede ser la
extensión del bien, objeto del contrato, sin
embargo puede existir otro aspecto que es
engañoso, como puede ser el precio del
bien.
• El art. 192 del CC establece que “La norma del
art. 191 es de aplicación cuando en el acto se
hace referencia a datos inexactos o interviene
interpósita persona”.
• En la simulación parcial puede tratarse del
precio de un bien, consignándose uno más alto
o más bajo respecto del realmente pagado.
Igualmente se puede señalar fecha distinta a la
que se celebra el acto jurídico. Cuando el
Código señala datos inexactos, significa que
tiene que ver con los datos aparentes, porque
los exactos se encuentran ocultos, y sólo lo
conocen los celebrantes del acto jurídico.
• SIMULACIÓN POR INTERPÓSITA PERSONA
Se trata de la utilización de una persona a
nombre de quien se declara que se
transmiten bienes o derechos pero que no
es el verdadero destinatario de esta
transmisión sino que actúa permitiendo
que se utilice su nombre, manteniendo
oculto el nombre del que en realidad
recibe como parte el bien o derecho. Es
por eso que también suele denominarse
prestanombre, testaferro.
• La simulación por interpósita persona es
una de las modalidades de la simulación
relativa, que se presenta cuando una
persona aparece como celebrante del acto
y destinatario de sus efectos. Pero en
realidad, es otra la persona con la que se
celebra el acto jurídico y que no aparece
en la declaración.
LA ACCION PARA SOLICITAR LA
NULIDAD DEL ACTO SIMULADO
• El art. 193 del CC dispone que “La acción para
solicitar la nulidad del acto simulado puede ser
ejercitada por cualquiera de las partes o por el
tercero perjudicado, según el caso”.
• La acción no es sino el derecho que tiene una
persona para acudir ante la autoridad judicial,
cuando requiere de su intervención para que
administre justicia y de esa manera solucione
los conflictos.
• La acción de nulidad puede ejercitarla los
propios simulantes del acto, es decir el
uno contra el otro indistintamente;
igualmente los terceros pueden accionar
contra los simulantes.
• La acción de nulidad cabe tanto en el caso
de la simulación absoluta como de la
relativa, precepto que nace del Art. 193
del CC.
• En el caso de la simulación absoluta, si
bien el acto no existe, pero la sentencia
establecerá al declarar el derecho, que el
acto simulado no generó efecto alguno.
• En el caso de la simulación relativa se
podrá declarar la nulidad del acto
aparente, haciendo ostensible el acto
oculto. De esta manera, el acto oculto
surte sus efectos entre las partes.
INOPONIBILIDAD DE LA
SIMULACIÓN
• En el art. 194 del CC., señala que “La
simulación no puede ser opuesta por las partes
ni por los terceros perjudicados a quien de
buena fe y a título oneroso haya adquirido
derechos del titular aparente”.
• En este caso el Código tutela y es muy preciso
al señalar que todo el que adquiere un derecho
de buena fe y a título oneroso está protegido
frente a los simulantes y demás terceros que no
ostenten la calidad de buena fe y la onerosidad
del acto.
• Aquí la buena fe consiste en ignorar el
acuerdo simulatorio y creer en la plena
eficacia vinculante del negocio simulado y
en la legitimación de quién alega ser el
poseedor del derecho, quién es sólo un
titular aparente.
• Pero esa apariencia está por otra parte,
consagrada por las formalidades
establecidas por el ordenamiento jurídico,
como puede ser la escritura Pública, la
inscripción en los registros Públicos que
los simulantes y terceros adoptan todo lo
cual contribuye al nacimiento de la buena
fe.
• Por lo tanto, la simulación es inoponible al
adquiriente de buena fe y a título oneroso.
En cambio, sí es oponible al adquiriente
de mala fe sea a título oneroso o gratuito.
Es decir, lo que se sanciona es la mala fe.
Descargar

LA SIMULACION DEL ACTO JURIDICO